1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

El Brexit obliga al Banco de Inglaterra a bajar los tipos

Mark J. Carney

Mark J. Carney, Gobernador del Banco de Inglaterra (Foto: wikimedia)

Y a ampliar el programa de estímulos

Hace unos días el FMI bajó las previsiones para la economía mundial por la salida del Reino Unido de la UE

Un mes después de la victoria del Brexit en las urnas, la economía británica empezó a dar síntomas de contracción similares a la experimentada en el 2009, en plena caída financiera.

Según el Índice General de Directores de Compras (PMI) elaborado por la consultora Markit a partir de la información recabada entre más de 650 compañías de servicios, desde el sector financiero al informático y de transporte, la actividad comercial ha caído hasta el punto de que podría provocar un descenso del PIB en un 0,4% en el tercer trimestre del año.

Esa caída preveía que las autoridades monetarias de Reino Unido tendrían que tomar medidas de apoyo a la economía. Y eso ha pasado. El Banco de Inglaterra se ha visto obligado a mitigar el frenazo económico que ha producido el Brexit.

Ayer su comité de política monetaria aprobó bajar los tipos de interés un cuarto de punto, hasta el 0,25% -la cifra más baja de la historia- y a ampliar en 60.000 millones de libras esterlinas su programa de compra de activos, que alcanza así un volumen de 435.000 millones.

Como lleva haciendo el Banco Central Europeo desde hace algunos meses, el Banco de Inglaterra destinará unos 10.000 millones de libras a la compra de deuda de empresas.

Asimismo, establecerá un mecanismo de financiación para el sector financiero con el objetivo de «reforzar la transmisión de la rebaja de los tipos de interés» cuyo impacto podría llegar a ser de 100.000 millones de libras.

Además de adoptar medidas para frenar la «relajación monetaria» provocada en los mercados por la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el Banco de Inglaterra actualizó sus proyecciones macroeconómicas. Según las previsiones de los expertos del organismo, para 2017 se espera que la economía británica crezca un 0,8%, frente al 2,3% estimado en mayo. Para 2018 el crecimiento será del 1,8%, medio punto menos que la anterior estimación.

En cuanto al paro, el Banco de Inglaterra cree que en 2018 el desempleo suba al 5,6% en 2018, frente al 4,9% augurado en mayo. En el caso de la inflación, las nuevas proyecciones apuntan a una subida del 2,4% para 2018.

Tags: , , , , ,