1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

EEUU sube más los aranceles a cientos de productos chinos

Donald Trump

Donald Trump sigue empeñado en hacer la guerra comercial a China (Foto: wh.gov)

La tasa de empleo de los Estados Unidos bajó en abril a su cota más baja desde 1969

Estados Unidos ha subido este viernes al 25% (desde el 10%) los aranceles a miles de importaciones chinas. La medida supone unos 200.000 millones de dólares en gravámenes.

Según las agencias, la medida adoptada por la Administración norteamericana anunciada el pasado domingo por el presidente, Donald Trump, enturbia las negociaciones con Pekín encaminadas a contener la guerra comercial entre las dos mayores economías mundiales.

No parece que eso sea un problema para Trump, que desde que llegó a la presidencia de los EEUU ha logrado bajar el paro a cotas históricas.

De hecho, a las 00:01 de hoy en la costa este de EEUU (4.01 GMT) ha entrado en vigor el aumento en los aranceles a más de 5.000 productos chinos que afectan afectan a más de un tercio de las exportaciones chinas anuales a EEUU, como cereales, textiles, material de construcción, productos químicos y combustibles.

Pekín ha intentado impedir durante unas negociaciones a contrarreloj en Washington el incremento de los aranceles pero una vez que han conocido la respuesta del presidente estadounidense han anunciado «contramedidas necesarias». Aunque no ha detallado cuáles son, su Ministerio de Comercio ha lamentado «profundamente» la decisión del presidente norteamericano.

A Trump parece importarle muy poco cómo reaccionan los «enemigos» de los EEUU. El pasado día 17 de enero, su Gobierno decidió suspender el Título III de la ley Helms-Burton (1996). Esto permite demandar ante los tribunales de los EEUU a empresas extranjeras que han «ocupado» bienes norteamericanos en Cuba con el beneplácito de la dictadura castrista.

La Unión Europea ha avanzado que protegerá «con todos los medios a su alcance» a los empresarios que apuestan «por crear riqueza y prosperidad en Cuba» frente a la amenaza del recién activado título III de la ley Helms-Burton.

Así lo aseguró ayer el embajador de la UE en Cuba, Alberto Navarro, quien recordó la posición unánime del bloque -primer inversor en Cuba- y sus veintiocho estados miembros, que consideran que la aplicación extraterritorial de esa legislación estadounidense «es ilegal y contraria al derecho internacional».

España también ha rechazado la decisión anunciada el pasado 17 de abril por el secretario de Estado de los Estados Unidos de América, Mike Pompeo, de no renovar la suspensión de la «Cuban Liberty and Democratic Solidarity Act o Libertad Act».

Para el actual Gobierno de España esto no «contribuye al objetivo común de seguir promoviendo la democracia, la apertura política y los derechos humanos en Cuba». Además, desde el gabinete de Josep Borrell, ministro de Exteriores, alertaron de que «atenta contra los intereses de España», que cuenta con algunas importantes empresas hoteleras muy asentadas en Cuba.

Más aún, considera que la aplicación de la Hels-Burton dará lugar a una espiral de demandas y contra-demandas que enturbiarán la relación económica transatlántica.

Habrá que esperar para ver cómo acaba todo esto pero no para entender que mientras el empleo siga creciendo con fuerza en los EEUU Donald J. Trump continuará con su defensa de «America first» que tan buenos resultados económicos le está dando.

El título III de la Ley Helms-Burton ha permanecido suspendido (waiver) de manera ininterrumpida desde la entrada en vigor de la ley, por períodos renovables de seis meses, como parte del entendimiento alcanzado entre la Unión Europea y los Estados Unidos en 1998.

Esta es una de las razones sobre las que se apoya la UE para hacer frente a EEUU. Suspender la ley supone  violar los compromisos asumidos por los Estados Unidos en los acuerdos UE-EEUU de 1997 y 1998, por los que EEUU se comprometió a renunciar a aplicar el Título III de la Ley Helms-Burton y la UE, entre otras medidas, a suspenderó su recurso ante la Organización Mundial de Comercio contra EEUU.

Por ello, en Bruselas están incluso dispuestos a usar el Estatuto de Bloqueo de la UE, que prohíbe ejecutar sentencias judiciales de los EEUU relacionadas con el Título III de la Ley Helms-Burton dentro de la UE, y permite a las empresas de la UE demandadas en los EEUU recuperar a través de tribunales europeos cualquier daño sufrido como consecuencia de procesos legales iniciados en los EEUU.

España mantiene un déficit comercial con China de más de 19.000 millones anuales

Recomiendan cautela a la hora de contata con empresas chinas

Tags: , , , , , ,