1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Bruselas eleva hasta el 3,1% el crecimiento de España en 2017

PIB UE

Porcentajes de Producto Interno Bruto en la UE

La Comisión Europea incrementa 5 décimas el crecimiento de la eurozona, hasta el 2,2%

La Comisión Europea (CE) prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) de España alcance el 3,1% este 2017 -tres décimas más que en mayo-.

Para 2018, y tras elevarlo también en una décima respecto a los cálculos de primavera, las previsiones de otoño estiman que el PIB subirá hasta el 2,5 por ciento.

Los datos reflejan que España “creció” entre 2008 y 2012 al -1,3%; en 2013, último año en que el PIB español acabó en negativo, concretamente en el -1,7%.

A partir de 2014 España comenzó a crecer de verdad. En 2014 el PIB español se elevó al 1,4%; en 2015 subió hasta el 3,4%. Al año siguiente, en 2016, aumentó hasta el 3,3%; para este año la Comisión estima que el crecimiento español llegue al 3,1% (la tasa a la que creció en el tercer trimestre del año). Y para 2018 las previsiones para España sitúan el crecimiento en un 2,5%; en 2019 el PIB nacional llegará al 2,1 por ciento.

Por lo que respecta al desempleo, las autoridades monetarias de la UE cree que este año España acabará con una cota de paro del 17,4%. Un paro que se reducirá hasta el 15,6 por ciento el año que viene para reducirse hasta el 14,3% en 2019. Puede leer aquí el documento sobre España elaborado por la Comisión (en inglés).

La UE parece no tener en cuenta el impacto de la crisis catalana en las previsiones de crecimiento de la economía española, aunque, según el comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, Pierre Moscovici, “existe el riesgo de que la evolución futura de la situación pueda tener un impacto, que será más bien limitado”. No obstante, el informe plantea la necesidad de un aumento de los salarios, que califica de “excepcionalmente bajos” para hacer más sólida la recuperación económica.

En general y a pesar del contexto político cambiante, la Comisión Europea sube el PIB de la Unión en su previsiones económicas de otoño.

Este año, la economía de la zona del euro está en vías de crecer a su ritmo más rápido en una década, con un crecimiento del PIB real del 2,2 %, una cifra es muy superior a la prevista en primavera, cuando las previsiones alcanzaban al 1,7 %.

La economía de la UE en su conjunto también va a superar las expectativas, con un fuerte crecimiento del 2,3 % este año (frente al 1,9 % en las previsiones de primavera).

Así, 2017 puede ser el primero en diez años en el que todos los países de la Unión Europea sin excepción registrarán crecimiento económico. Y 2018 también parece que será un año de crecimiento generalizado para todos los estados miembros. Entre los Estados miembros más grandes de la UE, se espera que el crecimiento del PIB en 2018 sea superior a la media de la UE del 2,1%: en Polonia, en el 3,8%, en los Países Bajos, en el 2%, 7% y España 2.5%.

Según sus previsiones de otoño publicadas hoy, la CE pronostica que el crecimiento se mantenga tanto en la zona del euro como en la UE a un ritmo del 2,1 % en 2018 y del 1,9 % en 2019 (previsiones de primavera: 2018: el 1,8 % en la zona del euro, el 1,9 % en la UE­).

Valdis Dombrovskis, vicepresidente responsable del Euro y el Diálogo Social, así como de la Estabilidad Financiera, los Servicios Financieros y la Unión de Mercados de Capitales, ha declarado que “la economía de la UE va bien en general. El crecimiento económico y la creación de empleo son sólidos, la inversión está repuntando y la deuda y el déficit públicos están disminuyendo gradualmente. También hay indicios de la reanudación de un proceso de convergencia de las rentas reales de los ciudadanos”.

Sin embargo, a juicio de Dombrovskis, “existen diferencias importantes entre los Estados miembros y algunos de ellos siguen adoleciendo de una atonía considerable en el mercado laboral”.

Para cambiar este “daño estructural” de la Unión, “nuestras políticas deben seguir estando enfocadas claramente a hacer que el crecimiento sea sostenible e inclusivo. Esto supone políticas macroeconómicas orientadas a la estabilidad y reformas encaminadas a fomentar la productividad y la adaptabilidad al cambio, y a garantizar que los beneficios del crecimiento se repartan ampliamente en nuestras sociedades”.

Por su parte, Pierre Moscovici, ha afirmado que “tras cinco años de recuperación moderada, el crecimiento europeo se ha acelerado ahora”. En este sentido, cree que hay buenas noticias en muchos frentes. “Se crean más puestos de trabajo creados, aumentan las inversiones y se consolidan las finanzas públicas”.

Pero no todo es estupendo. “Subsisten dificultades tales como niveles de endeudamiento elevados e incrementos salariales moderados”, señala Moscovici, que considera necesario “que los Estados miembros se esfuercen para garantizar que dure esta expansión y que sus resultados se repartan equitativamente”.

En general, la economía europea presenta resultados mucho mejores que los previstos para este año, impulsada por un consumo privado resiliente, un crecimiento más fuerte en el mundo y la reducción del desempleo. La inversión también se está recuperando en unas condiciones de financiación favorables y un clima económico mucho mejor, tras disiparse la incertidumbre. Las economías de todos los Estados miembros se están expandiendo y están mejorando sus mercados laborales, pero los salarios solo están aumentando con lentitud.

Aunque la recuperación cíclica lleva ya 18 trimestres ininterrumpidos, sigue siendo incompleta, ya que, por ejemplo, sigue habiendo bastante atonía en el mercado laboral y el aumento de los salarios es excepcionalmente bajo.

Por lo tanto, el crecimiento del PIB y la inflación siguen dependiendo de políticas de apoyo. El Banco Central Europeo ha mantenido muy flexible su política monetaria, mientras que otros bancos centrales del mundo han empezado a subir los tipos de interés. Se prevé que varios Estados miembros de la zona del euro adopten unas políticas presupuestarias expansionistas en 2018, pero se pronostica que la estrategia presupuestaria general de la zona del euro se mantendrá neutra en términos generales.

La creación de empleo se ha mantenido y las condiciones del mercado laboral se beneficiarán de la expansión impulsada por la demanda nacional, la moderación salarial y las reformas estructurales aplicadas en algunos Estados miembros.

Se prevé que el desempleo en la zona del euro este año ascienda al 9,1 % como media, su nivel más bajo desde 2009, ya que el número total de personas empleadas se eleva a una cifra récord. A lo largo de los dos próximos años, la tasa de desempleo disminuirá al 8,5 % en 2018 y al 7,9 % en 2019.

En la UE, la tasa de desempleo se situaría en el 7,8 % este año, el 7,3 % en 2018 y el 7,0 % en 2019. Se prevé que se modere la creación de empleo, ya que los incentivos presupuestarios temporales se diluyen en algunos países y se está produciendo una escasez de personal cualificado en otros.

La tasa global de inflación de los precios al consumo ha fluctuado durante los nueve primeros meses del año bajo la influencia del componente energético.

En cambio, la inflación subyacente, que excluye los precios de la energía y de los alimentos no transformados, ha ido en aumento, pero sigue siendo moderada, lo que refleja la repercusión de un período prolongado de inflación baja, el débil crecimiento de los salarios y la atonía restante del mercado laboral. En general, se prevé que la inflación media en la zona del euro ascienda al 1,5 % como media este año, que disminuya al 1,4 % en 2018 y que suba al 1,6 % en 2019.

Se prevé una mayor mejora de las finanzas públicas de la zona del euro que la pronosticada en primavera, gracias principalmente a la recuperación del crecimiento. El déficit global de las administraciones públicas se prevé que mejore en casi todos los Estados miembros. En un supuesto de política sin cambios, se prevé que la relación entre el PIB y el déficit de las administraciones públicas de la zona del euro disminuya hasta el 0,8 % en 2019 (el 1,1 % en 2017 y el 0,9 % en 2018), mientras que la relación entre el PIB y la deuda disminuirá previsiblemente al 85,2 % (el 89,3 % en 2017 y el 87,2 % en 2018).

Los riesgos de que la evolución económica sea mejor o peor de lo previsto están globalmente equilibrados. Los principales riesgos de revisión a la baja son externos y están relacionados con las elevadas tensiones geopolíticas (por ejemplo, en la península de Corea), posiblemente el endurecimiento de las condiciones financieras mundiales (por ejemplo, debido a un aumento de la aversión al riesgo), el ajuste económico en China o la propagación de las políticas proteccionistas.

En la Unión Europea, los riesgos de revisión a la baja están relacionados con el resultado de las negociaciones sobre la retirada del Reino Unido de la Unión Europea, una mayor apreciación del euro y una subida de los tipos de interés a largo plazo. En cambio, la disminución de la incertidumbre y la mejora de la confianza en Europa podrían dar lugar a un crecimiento mayor del previsto, y a un crecimiento más sólido en el resto del mundo.

La deuda pública seguirá disminuyendo como porcentaje del PIB y alcanzará alrededor del 87% en la zona del euro en 2017 y el 81% en la UE en 2018. Aún así el problema de la deuda no ha quedado atrás porque siete países están por encima de esta media. Es el caso de Bélgica, Grecia, España, Francia, Italia, Chipre y Portugal.

En el caso del Reino Unido, habida cuenta de la negociación en curso sobre las condiciones de la retirada del Reino Unido de la UE, nuestras proyecciones para 2019 se basan en una hipótesis puramente técnica de mantenimiento de las relaciones comerciales entre el Reino Unido y la UE de 27 Estados miembros. Se sigue este procedimiento únicamente a efectos de previsión y el mismo no guarda relación con las conversaciones en curso en el marco del artículo 50.

A partir de 2018, la Comisión Europea volverá a publicar dos previsiones completas (primavera y otoño) y otras dos intermedias (invierno y verano) cada año, en lugar de las tres previsiones globales de invierno, primavera y otoño presentadas cada año desde 2012.

Tags: , , , , ,