1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Así manipula Rusia la información pública

Vladimir Putin

El presidente ruso, Vladimir Putin, durante el encuentro que mantuvo ayer con el presidente de la República Islámica de Irán, Sayyid Ebrahim Raisi (Foto: Kremlin)

Por la Oficina del portavoz de la Administración de los Estados Unidos

La Oficina del portavoz de la Administración Biden ha publicado una relación de técnicas usadas por Rusia para influir deliberadamente en la opinión pública internacional.

El régimen de Vladimir Putin, que ha invadido y se ha anexionado Crimea militarmente y envía espías para asesinar a sus opositores incluso a la Unión Europea (el 4 de marzo de 2018 intentó asesinar con un agente nervioso al militar ruso Sergei Skripal y a su hija en Salisbury, Inglaterra) intenta convencer al resto del mundo de su ‘bondad’.

Esto sigue un patrón de comportamiento. Putin quiere socavar la soberanía y la integridad territorial de los países de la región: invadió y ocupó partes de Georgia en 2008 y no cumplió con su compromiso de 1999 de retirar sus tropas y municiones de Moldavia, donde permanecen sin el consentimiento del gobierno. Moscú quiere impedir que la OTAN se expansione a Ucrania y actualmente destina unos 100.000 soldados cerca de la frontera con el país.

Durante muchos años Rusia ha fabricado un conjunto de narrativas falsas que su ecosistema de desinformación y propaganda inyecta persistentemente en el entorno de información global. Estas narrativas actúan como una plantilla, lo que le permite al Kremlin ajustar estas narrativas con consistencia y con un total desprecio por la verdad para respaldar sus objetivos políticos.

Las oficinas militar y de inteligencia rusas participan activamente en la desinformación y propaganda rusa con operaciones malignas en las redes sociales, usando medios de comunicación proxy en línea abiertos y encubiertos, inyectando desinformación en radios y televisiones, celebrando conferencias diseñadas para influir en los asistentes para que crean falsamente que Ucrania, no Rusia, tiene la culpa del aumento de las tensiones en la región, y aprovechando operaciones cibernéticas para influir en los medios de comunicación y realizar operaciones de pirateo.

Cinco son los temas de desinformación a los que el el Kremlin recurre actualmente en su intento de llenar el entorno de información con narraciones falsas sobre sus acciones en Ucrania.

Tema 1: ‘Rusia es una víctima inocente’

Los funcionarios del gobierno ruso presentan falsamente a Rusia como una víctima perpetua y sus acciones agresivas como una respuesta forzada a las supuestas acciones de los Estados Unidos y sus aliados y socios democráticos. Para promover estas afirmaciones, Rusia recurre a una de sus etiquetas favoritas: la ‘rusofobia’. Después de invadir Ucrania en 2014, el gobierno ruso y los medios de desinformación controlados por el Kremlim comenzaron a acusar a cualquiera que cuestionara las acciones de Rusia de ser rusófobos y xenófobos.

Por ejemplo, Rusia afirma que la reacción negativa de la comunidad internacional a su invasión de un país independiente se debió simplemente a que la gente temía y odiaba a Rusia. Un recurso nunca antes utilizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso o los medios de desinformación financiados por el Estado hasta que el ejército ruso invadió Ucrania. A partir de aquel momento la ‘rusofobia’ persiste en variedad de temas y se emplea cada vez que el gobierno de Putin quiere jugar a ser la víctima cuando en realidad es el agresor.

Tema 2: revisionismo histórico

Cuando la historia no se alinea con los objetivos políticos del Kremlin, los funcionarios del gobierno ruso y sus representantes niegan eventos históricos o distorsionan las narrativas históricas para tratar de presentar a Rusia bajo una luz más favorable y servir a su agenda nacional y geopolítica. Por ejemplo, el pacto de no agresión de 1939 entre la Unión Soviética y la Alemania nazi, también conocido como el Pacto Molotov-Ribbentrop, que ayudó a precipitar la Segunda Guerra Mundial, es políticamente inconveniente para el régimen de Vladimir Putin. En 2020, en un intento por minimizar y racionalizar la decisión de Stalin de alinearse con Hitler, Putin publicó una versión retorcida del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, minimizando el papel soviético y culpando a otros países de la guerra. Rusia a menudo lleva esto un paso más allá al etiquetar a quienes no están de acuerdo con su versión retorcida de la historia como nazis o simpatizantes de los nazis.

El Kremlin también aplica esta fórmula a la historia de la condición de Estado de Ucrania, la conducta de la OTAN durante el colapso de la Unión Soviética, su sistema penitenciario GULAG, la hambruna en Ucrania conocida como Holodomor y muchos otros acontecimientos hiostóricos en los que las acciones del Kremlin no sirven a sus objetivos políticos actuales.

Tema 3: ‘El colapso de la Civilización Occidental es inminente’

Rusia promueve la falsa afirmación de que la civilización occidental se está derrumbando y se ha desviado de los ‘valores tradicionales’ porque trabaja para garantizar la seguridad y la igualdad de las personas LGBTQI+ y promueve conceptos como la igualdad femenina y el multiculturalismo. La desaparición de la civilización occidental es uno de los tropos de desinformación más antiguos de Rusia, con reclamos de ‘occidente en descomposición’ documentados desde el siglo XIX.

Esta narrativa de desinformación basada en ‘valores’ evoca conceptos mal definidos que incluyen ‘tradición’, ‘valores familiares’ y ‘espiritualidad’. Rusia argumenta que es el bastión de los llamados ‘valores tradicionales’ y roles de género y sirve como contrapeso moral a la ‘decadencia’ de los Estados Unidos y los países occidentales. Por ejemplo, el presidente Putin ha afirmado que Occidente prácticamente ha cancelado los conceptos de ‘madre’ y ‘padre’, y en su lugar los ha reemplazado con ‘padre 1 y 2’, mientras que el ministro de Relaciones Exteriores Lavrov escribió que los estudiantes occidentales ‘aprenden en la escuela que Jesús Cristo era bisexual’.

Tema 4: ‘Los movimientos populares son revoluciones de color’ patrocinadas por Estados Unidos’

El Kremlin tiene dificultades para aceptar que todas las personas deben tener el derecho humano a la libertad de expresión y que el gobierno debe rendir cuentas a su pueblo. Rusia ha acusado a Estados Unidos de instigar levantamientos o tramar ‘revoluciones de color’ en Georgia, Kazajstán, la República Kirguisa, Moldavia, Ucrania y en todo el Medio Oriente y África. Si un movimiento popular está a favor de la democracia y la reforma y no se considera que esté en los intereses geopolíticos de Rusia, el Kremlin a menudo atacará su legitimidad y afirmará que Estados Unidos está detrás de él en secreto. A menudo estas acusaciones sin fundamento se dirigen a organizaciones de la sociedad civil locales e internacionales, así como a medios independientes que denuncian los abusos contra los derechos humanos y la corrupción. El Kremlin busca negar que las personas de los países vecinos puedan tener agencia, dignidad y aspiraciones independientes para defenderse, al igual que niega estas cualidades al pueblo de Rusia.

Tema 5: La realidad es lo que el Kremlin quiera que sea

El Kremlin frecuentemente trata de crear múltiples realidades falsas e insertar confusiones en el entorno de la información cuando la verdad no está en sus intereses. A menudo intencionalmente confusos, los funcionarios rusos presentan argumentos diseñados para tratar de desviar la culpa del papel del gobierno ruso, incluso si algunas de las narrativas se contradicen entre sí. Sin embargo, con el tiempo, presentar múltiples narrativas en conflicto puede convertirse en una técnica destinada a generar confusión y desalentar la respuesta. Otros elementos en el ecosistema de desinformación y propaganda de Rusia, como el abuso de los medios de desinformación financiados por el estado y las redes sociales armadas, ayudan a impulsar múltiples narrativas falsas.

Está claro para el mundo, por ejemplo, que el régimen de Vladimir Putin intentó asesinar al ex oficial de inteligencia militar ruso Sergei Skripal y a su hija Yulia con el agente nervioso Novichok en Salisbury, Inglaterra, el 4 de marzo de 2018. En las cuatro semanas posteriores a ese incidente, los medios de comunicación dirigidos y financiados por el estado ruso RT y Sputnik difundieron 138 narrativas separadas y contradictorias a través de 735 artículos, según el Instituto de Política del King’s College de Londres.

Rusia ha utilizado la misma técnica de inundar el espacio de información con muchas afirmaciones falsas después de otros eventos, como el derribo del vuelo 17 de Malaysian Airlines y la invasión rusa de 2008 y la ocupación actual de Georgia, para distraer las conversaciones de su papel en los acontecimientos. Nuevamente, el propósito es confundir y distraer a otros y manipular la verdad para satisfacer sus intereses.

Tags: , , , , ,