- elpueblodigital.es - http://www.elpueblodigital.es -

Aprueban un rescate de 130.000 millones de euros para sacar a Grecia de la crisis

[1]

Una de las muchas reuniones que ha mantenido el Ecofin para solucionar el problema griego

(AGENCIAS).- Los ministros de Economía de la eurozona han aprobado, tras 13 horas de negociaciones, un segundo rescate de 130.000 millones de euros para Grecia con el fin de evitar así la quiebra del país y su salida de la eurozona

El segundo rescate «dará a Grecia el tiempo necesario para seguir una senda creíble de consolidación fiscal y reformas estructurales y permitirá su retorno al crecimiento sostenible y al empleo, al tiempo que preservará la estabilidad financiera en Grecia y en la eurozona en su conjunto», ha dicho el presidente luxemburgués, Jean-Claude Juncker, al término de la reunión.

El compromiso ha sido posible después de que la banca haya cedido a las presiones de la UE y haya aceptado asumir más pérdidas sobre los bonos helenos en su balance, de hasta el 53,5 por ciento del valor nominal en lugar del 50 por ciento que se había pactado inicialmente. Ello significa que el sector privado perdonará a Grecia alrededor de 106.000 millones de euros.

La quita real pasa así del 70 por ciento al 75 por ciento, según los cálculos de los analistas. Los acreedores privados han cedido tras las amenazas de Alemania y Países Bajos de una quiebra total de Grecia.

Atenas lanzará «en los próximos días» la oferta de canje de bonos para materializar esta quita y el Eurogrupo espera «una tasa de participación muy alta». Los nuevos bonos tendrán un interés del 2 por ciento hasta 2014, 3 por ciento entre 2015 y 2020 y 4,3 por ciento después.

El aumento de la contribución del sector privado al segundo rescate de Atenas permitirá cubrir la brecha de financiación que faltaba para lograr el objetivo de reducir la deuda helena del 160 por ciento actual al 120,5 por ciento en 2020, tal y como habían pedido los líderes europeos. Esto «reducirá sustancialmente la carga de la deuda de Grecia», ha destacado el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

Además, el Eurogrupo rebajará los tipos de interés que cobra a Grecia por el primer rescate de 110.000 millones de euros aprobado en  hasta dejarlos en un margen de 1,5 puntos, frente a 2 puntos en la actualidad.

El Banco Central Europeo (BCE) colabora con el rescate renunciando a los beneficios de los alrededor de 50.000 millones de euros en deuda griega en su balance, ya que los distribuirá entre los Estados miembros, que a su vez los repercutirán en Grecia. También los bancos centrales de la eurozona harán llegar a Grecia cualquier posible beneficio en su cartera de bonos helenos.

Para poder beneficiarse del nuevo plan de ayuda, Grecia acepta ceder soberanía a la UE en materia presupuestaria. Así, el dinero del rescate se ingresarán en una cuenta bloqueada para garantizar que se destinen de forma prioritaria al pago de la deuda. Y Atenas se compromete a inscribir en la Constitución el principio de dar prioridad al servicio de la deuda, como ha hecho España, según ha destacado Juncker.

Además, habrá una presencia «permanente» de la UE y del FMI en Atenas para supervisar que se apliquen las reformas. «En Grecia, subestimamos los desafíos derivados de la débil capacidad administrativa y la débil unidad política. Ahora hacemos frente a ambos retos: la débil capacidad administrativa, reforzando nuestra asistencia técnica y presencia permanente sobre el terreno junto con los Estados miembros y el FMI; y la cuestión de la unidad política, con el compromiso de los principales partidos de la coalición», ha explicado Rehn.

Además, el Gobierno de Atenas deberá poner en práctica una serie de «medidas previas» previstas en su plan de ajuste antes de que acabe el mes de febrero. La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ha expresado su satisfacción por el acuerdo, pero no ha aclarado si la contribución del Fondo al segundo rescate griego será del 30 por ciento como hasta ahora o menor como se ha especulado. La decisión se adoptará durante la segunda semana de marzo.

El Eurogrupo ha mostrado su satisfacción por la aprobación del acuerdo alcanzado con el Gobierno griego en el paquete de medidas políticas y también por la aprobación del paquete por el Parlamento griego. Según el Eurogrupo, el nuevo programa ofrece un plan integral para que las finanzas públicas y la economía griega vuelvan de nuevo a la senda de una base sostenible y por lo tanto, salvaguardar la estabilidad financiera en Grecia y en la zona del euro en su conjunto.

El acuerdo alcanzado entre el Eurogrupo y el Gobierno griego sobre el paquete de medidas políticas, constituye la base para el programa sucesor. Los objetivos principales de este nuevo programa son garantizar la sostenibilidad de la deuda y la restauración de la competitividad. En noviembre de 2011, el primer informe trimestral del Grupo de Trabajo de la Comisión para Grecia, mostraba que este país se acerca a la consolidación fiscal pero sigue siendo necesaria una reforma estructural profunda.

Esto implica que Grecia debe alcanzar objetivos fiscales ambiciosos pero realistas para la consolidación, como para volver al superávit primario a partir de 2013, llevar a cabo los planes de privatización y aplicar el programa de importante reformas estructurales, tanto en el mercado laboral y como en el mercado de bienes y servicios.

Para llevar a cabo todos los compromisos, Grecia tiene la intención de poner en marcha un mecanismo que permite un mejor seguimiento y supervisión de los fondos obtenidos oficialmente por el préstamo pero también de los generados internamente destinados al pago de la deuda griega a través del pago de un importe correspondiente al próximo trimestre directamente a una cuenta separada del agente pagador de Grecia. El Eurogrupo ha mostrado su satisfacción por este mecanismo, así como por la intención de las autoridades griegas de introducir en los próximos dos meses en el marco jurídico griego una disposición para garantizar que la prioridad se concede a los pagos de la deuda.

El Eurogrupo también ha destacado que es plenamente consciente de los importantes esfuerzos ya realizados por los ciudadanos griegos, pero también subraya que se necesitan esfuerzos más importantes para devolver el economía a una senda de crecimiento sostenible. Por tanto, ha mostrado su satisfacción por la identificación de los 325 millones de euros de gasto adicional estructural para cerrar la brecha fiscal en 2012 y por la prestación de garantías por los líderes de los dos partidos de la coalición.