1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Aprobados los proyectos de conexión energética entre Portugal, España y Francia

Moncloa

Los planes están comprometidos

Portugal, España, Francia y el resto de la Unión Europea estarán más conectadas energéticamente en 2020

Pedro Passos Coelho, Mariano Rajoy y Françoise Hollande han firmado junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, la Declaración de Madrid por la que se aprueban varias interconexiones entre la Península y el país galo.

Acabar con la dependencia del gas ruso y que la Península Ibérica deje de ser una «isla energética» son los objetivos. La reciente inauguración de la nueva línea de interconexión eléctrica entre España y Francia el pasado 20 de febrero, supone un avance muy positivo, pues duplica la capacidad del nivel de interconexión entre España y Francia hasta los 2.800 MW.

Pero aunque la línea (con una longitud de 64,5 km) es una tecnología mundial pionera en este nivel de tensión en corriente continua, no es suficiente. Para garantizar su aprovechamiento completo se construirá un transformador desfasador, previsto para 2017, en Arkale (España).

Además, se llevará a cabo la interconexión eléctrica de Portugal y España, entre Vila Fria-Vila do Conde-Recarei (Portugal) y Beariz-Fontefría (España), que, una vez concluida, permitirá a Portugal alcanzar un nivel de interconexión del 10%.

Para elevar la capacidad de intercambio eléctrico entre España y Francia hasta los 8.000 MW se desarrollará el proyecto de la Bahía de Vizcaya para la conexión de la Bahía de Vizcaya/Golfo de Gascuña en España con la zona de Aquitania en Francia, con un coste estimado actualmente en 1.900 millones de euros y que servirá para duplicar la capacidad de interconexión hasta los 5.000 MW. Este proyecto podría contribuir a reequilibrar el flujo de electricidad entre el este y el oeste de la frontera franco española.

Dos nuevos proyectos cruzarán los Pirineos para llevar el nivel de interconexión entre Francia y España a alrededor de 8.000 MW. Un primer proyecto se desarrollaría por Cantegrit y Navarra o el País Vasco, y el otro, por Marsillon y Aragón, con costes estimados actualmente para cada uno de ellos de 900 a 1.200 millones de euros.

Pero la electricidad no es la única fuente por la que apuestan Francia, España y Portugal y el resto de sus socios. El gas natural licuado (GNL) también es importante para la Unión. De hecho, la Comisión quiere diversificar el suministro de gas y acabar con la problemática geopolítica que cada cierto tiempo crea Rusia.

En este sentido, Hollande, Rajoy y Passos Coelho han acordado completar el eje oriental de gas entre Portugal, España y Francia, que posibilitará los flujos entre la Península Ibérica y Francia mediante un nuevo proyecto de interconexión, conocido actualmente como MIDCAT. Así, el proyecto “Val de Saône” garantizará el acceso de España y Portugal al mercado gasístico europeo mientras el MIBGAS (mercado organizado ibérico del gas) ofrecerá a la UE una mayor diversificación de suministro con mayor competencia en el sector energético. Con este objetivo continuará profundizándose en los excelentes resultados de MIBEL.

Con la declaración de Madrid, España, Francia y Portugal dan un impulso «real» a la creación de un nudo energético en la región mediterránea, que, como se encargó de recalcar Mariano Rajoy, será muy positivo para los ciudadanos «porque la energía podrá llegar a sus hogares a menor precio, incrementado su bienestar».

También el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, advirtió de que «si no se consigue que la energía pueda fluir libremente en Europa, habremos fracasado«. Por eso invitó, durante la rueda de prensa posterior a la firma de los proyectos, a otros países europeos a no presentar bloqueos en el ámbito energético.

En octubre del año pasado la Unión acordó aumentar hasta el 15% las conexiones energéticas

Tags: , , , , , ,