1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Lubitz era una «bomba de relojería» a punto de estallar

Lubitz

Lubitz tenía un cuadro psicológico espectacular (Foto: informacionsensible)

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado francesas continúan investigando las circunstancias del accidente aéreo del pasado martes en Los Alpes.

Las pesquisas se centran en averiguar por qué el copiloto Andreas Lubitz estrelló el Airbus A320 de Germanwings que cubría el trayecto Barcelona-Düsseldorf con 150 personas a bordo.

Según publicó ayer The New york Times citando fuentes de la investigación, Lubitz sufría problemas de visión que comprometían su futuro como piloto, lo que se añadiría al trastorno depresivo que al parecer también padecía y que había ocultado a la aerolínea para la que trabajaba. «Estaba siendo tratado por varios neurólogos y psiquiatras», aseguran otras fuentes al diario alemán Die Welt.

Además, el rotativo desvela en su edición digital que en el registro de su apartamento la policía encontró numerosos medicamentos indicados para enfermedades psicosomáticas. El día anterior, la Fiscalía de Düsseldorf ya informaba del hallazgo en su vivienda de «bajas médicas, actuales e incluso vigentes para el día de los hechos, hechas pedazos».

La prioridad en este momento de los equipos de rescate que trabajan en la zona del siniestro es hallar el cuerpo de Lubitz -parece que ya se han encontrado algunos de sus restos- para determinar si el día de la tragedia tomó medicamentos u otro tipo de sustancias que pudieran alterar sus condiciones físicas y psíquicas.

También continúan los interrogatorios a médicos, amigos, colegas y conocidos del copiloto. En una entrevista publicada en el diario alemán Bild, una antigua novia de Lubitz señalaba que cuando se enteró del trágico suceso recordó una frase que le dijo antes de romper su relación: «Un día haré algo que cambiará todo el sistema, y entonces todo el mundo sabrá mi nombre y lo recordará».

Esta auxiliar de vuelo dice que si efectivamente el copiloto provocó la tragedia, «es porque él entendía que, a causa de sus problemas de salud, su gran sueño de tener un empleo en Lufthansa como capitán y comandante de vuelos de larga distancia era prácticamente imposible».

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tuvo ayer palabras de recuerdo para las víctimas del accidente aéreo de los Alpes y sus familias, y elogió también la «extraordinaria colaboración» del Gobierno francés en la gestión de la catástrofe.

En la inauguración de la sede del Centro Pompidou en Málaga, donde coincidió con la ministra de Cultura francesa, Fleur Pellerin, Rajoy aseguró que todo el mundo sigue «conmovido» por el suceso. «No lo olvidaré, ni lo olvidarán otros representantes de mi Gobierno ni los funcionarios públicos que están intentando dar apoyo a las familias», dijo.

Por último, ayer se supo que el Gobierno alemán celebrará un funeral de Estado en memoria de las víctimas el próximo 17 de abril en la catedral de Colonia. Al acto asistirá una representación del Gobierno español, adelantaron fuentes del Ejecutivo, que barajan que días después se celebre otro acto similar en nuestro país, probablemente en Barcelona.

Tags: , , , , ,