1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (2 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

UGT rebate las cifras de Báñez sobre SS y pensiones

Pensiones

La subida del 0,25% se queda muy corta… (Foto: Google)

El sindicato exige a la Ministra de Empleo y Seguridad Social un mínimo de rigor al hablar de las pensiones

La Unión General de Trabajadores (UGT) rebate este jueves las afirmaciones que ayer hizo la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en el Congreso, donde afirmó con rotundidad que los pensionistas no han perdido poder adquisitivo en los últimos años a pesar del runrún que corre por la calle y que señala que las pensiones «dan» cada día para menos.

El Sindicato considera que la ministra fue imprecisa y poco respetuosa con los pensionistas porque ofreció datos que favorecían al Gobierno pero carecían del rigor y la seriedad exigibles en sede parlamentaria.

La Ministra defendió que en los últimos diez años, entre 2007 y 2017, las pensiones han mantenido su poder adquisitivo con una ganancia, según sus cálculos, del 0,03%. Y, a continuación, subrayó que desde la aplicación del índice de revalorización de pensiones (IRP) la pérdida de poder adquisitivo sólo ha sido de una décima.

Pero en UGT responden que, «independientemente de que la primera parte del periodo de esos cálculos no es atribuible a la gestión de su Gobierno y que corresponde incluso a un marco normativo diferente al aprobado por el Partido Popular en 2013, las pensiones llevan ya dos ejercicios perdiendo poder adquisitivo y, lo que es más grave, seguirán perdiendo, según todas las previsiones –incluidas las del propio cuadro macroeconómico del Gobierno– este año 2018″.

El sindicato dirigido por Pepe Álvarez considera «absolutamente inaceptable que la pérdida de poder de compra de las pensiones sea inevitable durante al menos los próximos veinte años, tal y como han corroborado incluso los organismos internacionales». Eso significa, ni más ni menos, que «empobreciendo progresivo de los actuales pensionistas y los de las próximas generaciones».

UGT resta rigor también a Fátima Báñez por afirmar que el déficit de la Seguridad Social «vuelve al camino del equilibrio en 2018» y que «que 2017 ha marcado un punto de inflexión hacia el equilibrio financiero».

Auguran los responsables del sindicato que «no se va reducir el saldo negativo de la Seguridad Social y que si esto ocurriera no sería más que de forma marginal y como respuesta a un impulso temporal que no podrá mantenerse en el tiempo». De hecho, de acuerdo con sus cálculos, «incluso puede que cuando se cierren las cuentas el desequilibrio sea mayor porque aunque el crecimiento de las cotizaciones fuera en porcentaje algo mayor que el de los gastos, las cifras de estos son mucho mayores que las de los ingresos».

«Igualmente -insisten- no se está camino del equilibrio porque este equilibrio solo se alcanzará si se cumplen dos condiciones: la derogación de la reforma laboral y que se establecen ingresos por impuestos». «De otra forma, diga lo que diga la ministra, resultará imposible, ya que el aumento del número de pensionistas se acelerará y será permanentemente creciente durante los próximos veinte años, y los ingresos nunca alcanzarán a los gastos si no se toman esas dos medidas».

Asimismo precisan que decir, como hizo la ministra, que la situación financiera de la Seguridad Social mejora porque en 2017 se va a reducir el déficit de la Seguridad Social en porcentaje del PIB «adolece de falta de rigor y seriedad ya que se pretende defender que bajará porque crece el PIB y no porque se reduzca ese déficit». Y eso «en modo alguno puede considerarse una mejora de la situación financiera de la Seguridad Social».

Para hablar en serio de las pensiones, UGT recomienda garantizar el poder adquisitivo de las pensiones con subidas iguales al IPC, «desechando el mísero 0,25% que los pensionistas consideran injusto e inaceptable; asegurar la situación financiera de la Seguridad Social evitando que esta pague lo que no debe y permitiendo que cobre lo que debe; y, por último, asegurar el sostenimiento futuro de las pensiones con empleo de calidad, derogando la reforma laboral de 2012, y con ingresos que procedan de impuestos como expresión de solidaridad con las generaciones de pensionistas que vienen, de la misma forma que ellas lo fueron con las anteriores».

De un tema muy relacionado con las pensiones habló ayer en Bruselas Ramón Luis Valcárcel, vicepresidente del Parlamento Europeo y eurodiputado del PP.

Valcárcel se refirió a la economía social como «la que mejor puede ayudarnos a salvaguardar las garantías laborales que el declive demográfico y los avances tecnológicos podrían poner en riesgo». El eurodiputado se refirió, en este sentido, a la disminución en la calidad del empleo, al aumento de la precariedad y a la profundización en la brecha de las desigualdades que podrían traer consigo fenómenos como la robotización, el trabajo a partir de plataformas digitales, etc.

«La economía social es, frente a la eventualidad, la estabilidad laboral; frente a la deslocalización industrial, el arraigo en municipios y regiones; y, frente a las desigualdades, la inclusión y promoción de las mujeres, los jóvenes, los trabajadores de mayor edad y las personas con discapacidad», explicó el político murciano.

El también co-presidente el Intergrupo de Economía Social del Parlamento Europeo advirtió de que «el futuro del trabajo no puede protagonizar la próxima crónica de una crisis avanzada».

Tags: , , , , ,