1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (2 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Temor a una hibernación económica por la caída de precios

INE

La bajada de los precios preocupa en algunos sectores

La tasa de variación anual del IPC en el mes de junio es del 0,4%, cuatro décimas inferior a la registrada el mes anterior

Definitivamente la tasa anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) general en el mes de junio ha sido del 0,4%, cuatro décimas inferior a la registrada en mayo.

Tal y como adelantó el Instituto Nacional de Estadística (INE) hace 15 días, la caída de los precios se debe, fundamentalmente, a la bajada de los gastos corrientes, como luz y transporte, que han provocado la rebaja de los precios del Transporte, que presenta una variación anual del 0,0%, casi dos puntos inferior a la del mes pasado y de la Vivienda, cuya tasa desciende más de un punto, situándose en el -1,5%, a causa de las bajadas de los precios de la electricidad y de los combustibles líquidos, que aumentaron en 2018.

En su evolución mensual, la tasa de junio del IPC ha sido al -0,1%. Transporte, Vestido y calzado y Vivienda otra vez han sido los grupos que más han influido en la bajada de los precios.

Por comunidades autónomas la tasa anual del IPC disminuye en todas respecto a mayo. Los mayores descensos se producen en Cantabria y Castilla y León, con bajadas de seis décimas. Por su parte, Canarias y País Vasco son las regiones cuya tasa anual registra el menor descenso, de dos décimas respecto al mes anterior.

Desde el sindicato USO muestran su preocupación por lo que llaman «hibernación económica». La inflación ha roto su tendencia tras el aviso de mayo y ha vuelto a reducirse a la mitad: del 1,5% pasó al 0,8% y junio ha cerrado en el 0,4%. No cabe duda de que hablamos de un alivio para los hogares pero nos preocupa haber entrado en un nuevo período de inflación cero en que los precios no suban», avisa Sara García, secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral.

García argumenta su explicación diciendo que «en un país que ha demostrado no tener mecanismos de protección para proteger a las familias de los ataques del mercado, la única forma de garantizar que no hay pérdida de poder adquisitivo es que, o bien suban los salarios, o que no suban los precios. Sin embargo, una economía plana acabará por repercutir en el empleo y son muchas las estadísticas que están avisando de que estamos estancados, paralizados, en un contexto de bloqueo político que no ayuda».

Para García la mejor noticia es la contención de precios de productos de uso diario, como la energía o los combustibles, que revierten en el transporte. «Estaban en valores insostenibles que no se correspondían con la vida diaria de los españoles», señala la sindicalista, que pide que esos precios de la energía se mantengan durante las olas de calor y en invierno, cuando más necesarios resultan».

En Funcas se fijan también en los precios de los productos energéticos, que se redujeron un 2,8% tanto por los combustibles como por la energía y el gas y en los de los alimentos elaborados, que aumentaron su tasa de inflación menos de lo esperado por la fuerte caída del precio del aceite de oliva, que cayó un 3%, hasta el nivel más bajo desde principios de 2015.

El descenso del barril de crudo y la inflación de junio han llevado a Funcas a rebajar las previsiones para este año. La tasa media anual pasa del 1% al 0,8% y la interanual de diciembre del 1,5% al 1,3%. Para 2020, ambas tasas quedarían en el 1,1%.

Finalizan su análisis señalando que la tasa subyacente subió dos décimas, hasta el 0,9%, situándose por encima de la general por primera vez desde enero de 2018.

La CEOE achaca este aumento de la inflación subyacente al avance de los precios de los servicios turísticos. Analizando sus componentes, se observa que el resto de ellos continúan registrando incrementos muy moderados. Así, los precios de los Servicios aumentan su tasa de variación en dos décimas hasta el 1,4%. Los precios de los Bienes industriales sin productos energéticos mantienen su variación en el 0,2% y los de los Alimentos con elaboración, bebidas y tabaco también aumentan una décima hasta el 0,4%.

Sobre los precios energéticos concretan que en junio el precio del petróleo rompió su tendencia alcista de los últimos seis meses, situándose el crudo Brent en 65,7 $/barril de media, un 8,7% inferior al de mayo y un 11% menor que un año atrás. En euros, la caída interanual es del 7,9%, debido a la mayor fortaleza actual del dólar.

El descenso del precio del petróleo se debe principalmente a las cada vez mayores perspectivas de desaceleración para la economía mundial, a pesar de que otros factores como las tensiones en Oriente Próximo, entre Irán y Estados Unidos, o el acuerdo alcanzado por los países de la OPEP+ para extender los recortes de producción durante nueve meses más, hasta marzo de 2020, debieran presionar los precios al alza.

Explican el aumento de seis décimas del diferencial del Índice de Precios de Consumo Armonizado a la mayor dependencia energética de España. Y vaticinan que de cara a los próximos meses, la inflación se mantendrá por debajo del 1%, para lo que contará con la ayuda de la inflación subyacente, en un entorno de menor dinamismo económico y siempre que no se produzcan shocks externos negativos.

Para terminar advierten desde la Confederación de que la mejora de la competitividad-precio de la economía española, vía moderación de la inflación, solo será sostenible en el tiempo si va acompañada de la contención de otros costes (fiscales, laborales…).

Tags: , , , , , ,