1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Seis años de cárcel para Correa por contratos con AENA

Francisco Correa

Francisco Correa en una imagen tomada por RTVE

La Audiencia Nacional condena a penas de entre tres años y tres meses a seis años y nueve meses a cuatro acusados por los contratos del gestor aeroportuario con empresas del Grupo Correa

Francisco Correa es condenado por delito continuado de prevaricación, fraude a las administraciones públicas, cohecho activo continuado y falsedad en documento mercantil

La Audiencia Nacional ha condenado a seis años y nueve meses de cárcel a Francisco Correa, a tres años y tres meses a su contable, José Luis Izquierdo, y a cinco años de prisión al ex director de Comunicación de AENA Angel López de la Mota y a su subordinado José María Gavari por las irregularidades en la adjudicación de contratos del gestor aeroportuario a las empresas de Correa entre los años 2000 y 2002.

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal condena a Correa en esta pieza del caso Gürtel por delito continuado de prevaricación, fraude a las administraciones públicas, cohecho activo continuado y falsedad en documento mercantil y acuerda el comiso del beneficio obtenido por los contratos irregularmente adjudicados por AENA a sus empresas y que ascendió a 2.283.033,78 euros.

En el caso de José Luis Izquierdo, los jueces le condenan por delito continuado de cohecho activo y falsedad documental, le imponen una multa de 654.000 euros y le absuelven de prevaricación y fraude a las administraciones públicas de los que también estaba acusado.

Además, el fallo condena a Angel López de la Mota y a José María Gavari por delito continuado de prevaricación administrativa, fraude a las administraciones públicas y delito continuado de cohecho pasivo. En el caso del primero, el Tribunal acuerda el decomiso de los regalos recibidos por valor de 95.363 euros y en el del segundo por un total de 168.119 euros. A ambos, les absuelve del delito de falsedad documental.

La sentencia, en sus hechos probados, relata cómo Francisco Correa desplegó una actividad comercial dirigida a la organización de eventos relacionados con la prestación de determinados servicios, fundamentalmente dirigidos al Partido Popular, organizando actos y campañas electorales, así como a la contratación con las administraciones públicas.

Con motivo del nombramiento de Angel López de la Mota como director de Comunicación de AENA, continúa la Sala, Correa se puso en contacto con él «a fin de enriquecerse ilícitamente con cargo a fondos públicos, mediante contratos celebrados entre AENA y sus sociedades con vulneración de la normativa administrativa».

Así, explica la sentencia, López de la Mota y Gavari convinieron con Correa que se produjera la adjudicación irregular a las sociedades del Grupo Correa de distintos contratos del ente aeroportuario a fin de realizar distintos eventos o participar en ferias, «todo ello a cambio de entregarles distintas dádivas (dinero en efectivo o viajes para ellos y su familias, obras de reforma en la vivienda del primero, etc.)», que se abonaron durante dos años.

La Sala afirma que Izquierdo, contable de las empresas del Grupo Correa, fue el encargado por Correa de gestionar los importes en efectivo y servicios abonados a López de la Mota y Gavari, registrando, documentando y contabilizando los servicios pagados y las cantidades entregadas.

«De esta forma, actuando de forma concertada y prevaliéndose de las facultades que le otorgaba su cargo como director de Comunicación de AENA, López de la Mota, con la directa colaboración de José María Gavari, decidió adjudicar de forma iregular los contratos (…) a favor de las sociedades de Correa», indica la Sala.

Añade que durante el tiempo que el primero desempeñó el cargo de director de Comunicación de AENA las sociedades de Correa comenzaron a ser contratadas por dicha entidad, «siendo adjudicatarias, irregularmente, de un total de 22 contratos públicos, entre los años 2001 y 2002», entre los que menciona los relacionados con FITUR 2001 y 2002, Expo Ocio 2002 o el montaje de stands en ferias de Barcelona, Londres, Valladolid o Madrid.

La Sala señala que la numerosa documentación intervenida en los registros ha demostrado el pago por parte de Correa de viajes a Eurodisney, a Menorca o a Tenerife, obras de re forma en un domicilio particular y entregas de dinero en metálico.

Para cometer el fraude, evitar la publicidad de dichos expedientes y eludir el concurso, López de la Mota alegó «de forma indebida y torticera inexistentes razones de urgencia para proponer su contratación directa a pesar de que su presupuesto de licitación excedía de 150.000 euros». Esto le permitía «seleccionar y limitar las empresas que podían presentar ofertas para cada uno de los contratos al exigir la normativa únicamente la solicitud de al menos tres ofertas distintas».

Otra forma de manipular el expediente era incorporar criterios de adjudicación marcadamente subjetivos «conculcándose así los principios de objetividad en la elección del contratista, de igualdad de trato entre los licitadores y de transparencia en el procedimiento que han de regir toda contratación pública».

A pesar de que la instrucción se ha prolongado por un periodo de nueve años la Sala rechaza aplicar las atenuantes de dilaciones indebidas y de «confesión» de Correa. Sobre la atenuante analógica de confesión, la Sala asegura que «su aportación no ha supuesto ninguna aportación ni tenga relevancia. De ahí que más bien estemos ante una confesión interesada, incompleta e ineficaz».

Tags: , , , , , , ,