1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Sánchez rompe el bloque constitucionalista en Cataluña

Pedro Sánchez

Pedro Sánchez lo tiene claro…

El secretario general socialista anuncia que no apoyarán en Cataluña a «ninguna formación o candidato que abrace el independentismo» ni tampoco «opciones políticas de derechas» como Ciudadanos

Se confirman así las sospechas entre los partidos «constitucionalistas»

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, rompió ayer toda posibilidad de lograr un pacto entre partidos constitucionalistas para acabar de una vez por todas con la «mayoría independentista» en Cataluña.

Según Sánchez, el próximo 21 de diciembre «los catalanes tendrán que mirar cuáles son las opciones políticas y ver qué papeleta defiende la convivencia, la concordia y el autogobierno y qué otras papeletas defienden la imposición o el unilateralismo».

En una entrevista en TVE, Sánchez abogó por «superar la dinámica de bloques», porque después de estos años de secesionismo y debate identitario «hay mucha gente que está sufriendo las consecuencias del abandono de la sanidad, de la educación, de la dependencia y de los servicios sociales».

Sánchez subrayó que, tal y como ha señalado ya Miquel Iceta, los socialistas «no vamos a hacer presidente a ninguna formación o a ningún candidato candidata que abrace el secesionismo, el independentismo, la quiebra del orden constitucional y estatutario en Cataluña». «En segundo lugar- apuntó- somos una organización de izquierdas y Ciudadanos es la media naranja del PP. Por tanto, ni independentistas ni tampoco opciones políticas de derechas; lo que queremos es un gobierno que defienda la convivencia, la concordia, el autogobierno y que haga políticas de izquierdas».

A Sánchez le contesto Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos en Cataluña y quien, según algunas encuestas, podría situarse en el Parlament como líder de la Oposición como segunda fuerza política tras Esquerra Republicana.

La candidata de Ciudadanos (Cs) a la presidencia de la Generalitat y portavoz nacional del partido pidió ayer desde Bruselas «aprovechar la oportunidad» de las elecciones para «formar una alternativa al nacionalismo» con un nuevo gobierno que «deje atrás la confrontación, las ilegalidades y el inmovilismo y que tenga un proyecto inclusivo para todos los catalanes, sensato y que garantice nuestra pertenencia a España y a la UE».

Arrimadas instó a los socialistas a «dejar de pensar en sus sillas y pensar más en los ciudadanos». «Tendrán muy difícil explicar que prefieren seguir alargando el procés antes que apoyar a un partido de centro, limpio y constitucionalista», avisó la líder «naranja».

Arrimadas avanzó que si Ciudadanos «es la primera fuerza de gobierno en la Generalitat, Cataluña volverá a ser noticia por las inversiones y empresas que vienen y por la atracción de talento». Hay que recordar que en el último mes escaso han salido de Cataluña o cambiado su domicilio fiscal unas 2.700 empresas.

También desde el Partido Popular Catalán (PPC), su candidato a la Generalitat y presidente, Xavier García Albiol, advirtió de que «la ambigüedad» del líder socialista sobre los pactos postelectorales en Cataluña «podría posibilitar la investidura de un candidato independentista».

García Albiol acusó a Sánchez de rechazar en el Congreso de los Diputados iniciativas presentadas por el PP para frenar el boicot a los productos catalanes que se está produciendo a lo largo de toda España en respuesta al independentismo y le instó a mostrarse «más explícito y a no jugar a las ambigüedades».

«Que no juegue con lo que dice pero, sobre todo, con lo que no dice», incidió Albiol, que sospecha que Iceta «puede posibilitar la investidura de un candidato independentista», tras las elecciones. Algo que, según expuso, «no nos sorprende, porque el PSOE está gobernando en muchos ayuntamientos con los apoyos de ERC o la CUP», los partidos que han liderado el «golpe».

No es la primera vez que el PSOE vota en contra de recuperar la «normalidad» en Cataluña. El PP llevó a principios de esta semana al Congreso una proposición para reclamar que la Alta Inspección Educativa garantice la neutralidad ideológica y política de los colegios y acabar con el demostrado adoctrinamiento en las aulas y los socialistas votaron en contra. También lo hicieron en contra de una proposición parecida de Ciudadanos.

Por otra parte, el programa electoral con el que el PSC concurre a estas elecciones aboga por pactar un nuevo modelo de financiación que culmine en un «pacto fiscal» para Cataluña que incremente los recursos de la Generalitat y garantice la creación del Consorcio Tributario de Cataluña que prevé el Estatut.

Asimismo, el PSC reclama una reforma constitucional «que convierta España en un Estado federal, democrático y social que asuma plenamente su carácter plurinacional». La reforma constitucional culminaría en una doble votación en Cataluña: la de la nueva Constitución, que sería votada por todos los españoles, y la de un «nuevo Estatuto federal que mejore y amplíe el autogobierno».

Por último y como han recordado en innumerables ocasiones los candidatos de Ciudadanos y del PPC, los socialistas ya han facilitado dos tripartidos con formaciones independentistas en el pasado: una con Pascual Maragall entre 2003 y 2006 tras el famoso «pacto del Tinell» y otra con José Montilla tras los comicios anticipados de 2006.

Esta «deriva» continúa en la actualidad. El PSOE ha pactado con formaciones soberanistas (Més y Podemos) en el Gobierno de Baleares y en el de la Comunidad Valenciana, donde Ximo Puig tiene como vicepresidenta del gobierno regional a Mónica Oltra, de Compromís…

Tags: , , , , , , , ,