1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Sánchez e Iglesias cierran un principio de acuerdo para los Presupuestos

Moncloa

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una imagen de Moncloa

El presidente de la Generalitat ha amenazado al presidente del Gobierno con no apoyar los PGE de 2019 si no acuerdan antes un referéndum pactado

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, cerraron ayer un principio de acuerdo sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019, en una reunión a última hora de la tarde en La Moncloa.

Sánchez e Iglesias se vuelven a reunir hoy en el Palacio de la Moncloa para ultimar el acuerdo antes de la reunión del Consejo de Ministros que analizará los ejes del proyecto de ley de Presupuestos que el Gobierno tiene que remitir a Bruselas antes del 15 de octubre.

El acuerdo incluye la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), un aumento de presupuesto para el plan estatal de vivienda con mayor protección a los inquilinos y la posibilidad de que los ayuntamientos regulen los precios del alquiler. Asimismo, la aprobación de permisos de paternidad iguales e intransferibles y mejoras para las ayudas en dependencia. Subidas de las pensiones mínimas y no contributivas, la reforma del bono social eléctrico y la creación de un bono general, que incluirá el bono gasista. De igual modo, prevé un aumento de la financiación de becas y ayudas al estudio, así como la reducción de las tasas universitarias. Y un paquete de medidas fiscales con las que se pretende incrementar la recaudación en 5.678 millones.

Además, el pacto incluye el compromiso de impulsar la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana -conocida como ley mordaza- y modificar algunos artículos del Código Penal que afectan al ejercicio de la libertad de expresión, de reunión y de información. Entre ellos, aquellos que castigan las injurias a la Corona y la ofensa a los sentimientos religiosos.

La suerte de los PGE de 2019, que más bien parece un programa de Gobierno, no depende únicamente del apoyo de Podemos. También necesita Sánchez el apoyo de sus socios de moción de censura. Precisamente ayer, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, volvió a amenazar al presidente del Gobierno con no apoyar las cuentas públicas si no acuerdan antes un referéndum pactado.

Con quien seguro no podrá contar el Gobierno es con los votos del Partido Popular, que califica los acuerdos alcanzados entre PSOE y Podemos de “hachazo fiscal” y de “orgía de gasto Frente-Populista”, que estiman en 10.287 millones de euros.

El portavoz de Presupuestos del Partido Popular (PP) en el Senado, Juan Antonio de las Heras, dijo el martes en la Cámara Alta que “los paganos” de esto “no pueden ser los millones de españoles usuarios del mundo digital, o aquellos millones de españoles que tenemos un vehículo diésel, o también los millones de españoles que diariamente realizan transacciones financieras, o los miles de empresarios que generan el empleo”, en referencia a las subida de impuestos y a la creación de otros nuevos que contempla el pacto PSOE-Podemos.

El senador popular por Guadalajara advirtió que el “mix” de aumento del gasto y subida de impuestos que encierran los PGE no permite reducir el déficit público mientras acentúa la desaceleración de la Economía. De las Heras alertó de que el Gobierno del PSOE va a hacer todo lo contrario a las directrices del Fondo Monetario Internacional (FMI), que hace unos días informó de que no es el momento de incrementar el gasto, sino de llevar a cabo un ajuste fiscal de unos 6.000 millones de euros para reducir la deuda.

Estos 6.000 millones de euros son justo la misma cantidad en la que el Gobierno quiere incrementar el gasto. “En definitiva, 12.000 millones de euros de desajuste, a los que habría que añadir una relajación de 5.000 millones de euros en el objetivo de reducción del déficit público”, calculó el portavoz presupuestario del PP.

Juan Antonio de las Heras aclaró que aumentar la imposición sobre las rentas del trabajo y el ahorro “es negativo para reducir el déficit y mantener el crecimiento”. En este sentido, considera que “subir el gasto público e incrementar impuestos nos hará perder el tren tecnológico del futuro”; lo razonable -explicó- sería ir reduciendo el tipo máximo del IRPF hasta dejarlo en el entorno de la media europea (39%).

En este sentido, señaló que lo prudente es no incidir en la imposición sobre el capital, para poder atraerlo. “Lo inteligente en el impuesto de Sucesiones, que grava fundamentalmente a las clases medias y tal como hacen en Europa, sería eliminarlo”. “Lo armonizado es implementar nuevos impuestos a las transacciones financieras y tecnológicas cuando se haga en toda Europa, de lo contrario se reducirá el acceso al crédito y perderemos el futuro tecnológico”, terminó.

Tags: , , , , ,