- elpueblodigital.es - http://www.elpueblodigital.es -

Sánchez disuelve las Cortes y convoca elecciones el 28 de abril

Moncloa

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en La Moncloa (Foto: Borja Puig)

El presidente del Gobierno no supera el rechazo a los Presupuestos Generales en el Congreso [1]

Casado advierte de que el 28-A se decide «entre un modelo que negocie con Torra o un partido que lidere la aplicación del 155» en Cataluña

Pedro Sánchez ha decidido disolver las Cortes Generales y convocar elecciones generales para el próximo 28 de abril.

El abandono de sus socios independentistas de moción de censura a la hora de aprobar los Presupuestos Generales del Estado para 2019, la ley más importante de la Legislatura, ha arrastrado al presidente del Gobierno a tomar esta decisión.

«Les anuncio que en el ejercicio de las facultades que ostento como presidente del Gobierno he propuesto la disolución de las Cortes Generales y la convocatoria de eleciones generales para el día 28 de abril», ha dicho Sánchez, que ha «elegido» convocar elecciones antes que seguir gobernando sin cuentas públicas.

Porque «ante el rechazo de los PGE más sociales de la historia de nuestro país [2]«, España necesita «avanzar» y «progresar» desde «la tolerancia, el respeto, la moderación y el sentido común, redistribuyendo la riqueza y fortaleciendo la cohesión territorial», ha afirmado.

El aún presidente ha comenzado su comparecencia en La Moncloa recordando cómo hace nueve meses ganó la «legítima» moción de censura [3] y por qué -«la condena del partido en el Gobierno por corrupción»-.

El jefe del Ejecutivo ha destacado el carácter «constructivo» de aquella moción de censura y que su Gobierno, «capaz, abierto, no partidista, dispuesto a consensuar, con vocación europeísta, de izquierdas y progresista, ofreció un nuevo horizonte a la sociedad española».

Ha aseverado que su objetivo era «unir a los españoles, consolidar el crecimiento económico y la creación de empleo». En este sentido ha valorado el trabajo de su gabinete, que, en poco más de ocho meses, «ha conseguido reorientar las políticas sociales aprobando 13 leyes y 25 reales decretos leyes que han mejorado España».

Ha glosado los avances en «empleo digno, el aumento del salario mínimo interprofesional [4], las mejoras para los trabajadores autónomos, los recursos movilizados para la ‘España vacía’, la derogación del ‘impuesto al sol’, o la dinamización de las infraestructuras». Además, ha continuado, «se han saneado las cuentas públicas [5], lo que ha hecho que el crecimiento económico español haya sido constante».

La «redistribución de la riqueza» también ha sido alabada por Sánchez durante su comparecencia. Y la regeneración democrática con un «gobierno ejemplar, garantizando una RTVE pública objetiva y plural [6]«. También «ha reforzado el Estado con la mayor oferta pública de empleo y la subida salarial de los funcionarios».

Y todo esto, ha enfatizado, con la voluntad «siempre de hablar dentro de la Constitución».

En este sentido, ha reprochado «la falta de lealtad del Partido Popular y de la oposición conservadora al Estado, no ya hacia el Gobierno». Por su culpa, ha recordado, se han «paralizado y bloqueado» leyes muy importantes para el bienestar de la ciudadanía».

Entre ellas, ha citado la ley de eutanasia, la derogación de la ley mordaza, la derogación de la reforma laboral, la reforma del voto rogado, la igualdad laboral o la lucha contra la brecha social, la pobreza energética y la sostenibilidad de las pensiones. Todo, ha reconocido, «porque PP y Ciudadanos, que contaban con mayoría en la Mesa del Congreso, se han alejado de la moderación y no han antepuesto el interés general a los intereses partidistas».

Antes de acabar su alocución, Sánchez ha garantizado que, pese a que no hay Presupuestos Generales del Estado, se revalorizarán las pensiones, se subirá el SMI, y se aumentará el sueldo de los empleados públicos. «Vamos a cumplir con ese compromiso», ha afirmado.

Uno de los aludidos por Sánchez, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha achacado el adelanto electoral a que «le han pillado negociando con Torra [7]«. Y sobre por qué el presidente del Gobierno no ha hecho coincidir las generales con los comicios europeos, autonómicos y municipales del próximo 26 de mayo, considera que es porque «los barones socialistas no quieren que coincida con las autonómicas porque saben que Sánchez es un lastre para sus expectativas electorales».

Para Casado el 28-A los ciudadanos tendrán que elegir «entre un modelo que negocie con Torra o un partido que lidere la aplicación del 155» en Cataluña. Porque, según el líder popular, ese día «se decide si España va a seguir siendo rehén de los partidos que quieren destruirla o un liderazgo del PP para parar el desafío independentista».

Sobre este asunto, Casado ha clarificado que «si se vota a Sánchez el que va a poner orden en España es Torra», el presiente de la Generalitat de Cataluña, del que «Sánchez ha sido el cooperador necesario». Y ha augurado que «si el 28 de abril Pedro Sánchez tiene alguna aritmética variable para seguir en La Moncloa volverá a pactar con los independentistas».

Puede leer aquí la declaración de Pedro Sánchez en el Palacio de La Moncloa [8]