- elpueblodigital.es - http://www.elpueblodigital.es -

Grande-Marlaska ‘acerca’ a otros 7 presos etarras

Pedro Sánchez

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en una imagen de Moncloa

66 etarras ya han sido trasladados a la comunidad autónoma vasca

La dispersión de presos etarras respeta el Convenio Europeo de Derechos Humanos [1]

El Gobierno de Pedro Sánchez ha vuelto de las vacaciones acercando a otros siete presos etarras a cárceles del País Vasco.

Estos nuevos acercamientos se producen un día después de que Arnaldo Otegi, ‘un hombre de paz’ para el Gobierno socialcomunista, se refiriese a lo beneficiosos que son los homenajes que se suceden por todo el País Vasco a los etarras que salen de la cárcel.

El próximo de estos episodios es el recibimiento que se prepara al sanguinario Henri Parot el 18 de septiembre, quien en total y que se conozca asesinó a 39 personas.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) exige una vez más al Ejecutivo que use el artículo 61 de la Ley 29/2011 de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo para prohibir este tipo de actos considerados por algunos miembros del Gobierno ‘libertad de expresión’.

A falta de un mes para que se haga efectiva la transferencia de la competencia de las Prisiones al País Vasco [2], la política montada desde Moncloa por Pedro Sánchez -‘presos por Presupuestos’-, sirve para acercar a más terroristas a cárceles vascas.

En esta ocasión se trata de Asier Rodríguez López, que será conducido desde el Centro Penitenciario de Soria a la prisión de Basauri. La Audiencia Nacional le condenó a 22 años y medio de cárcel por el ataque con cócteles molotov a una patrulla de la Ertzaintza en Portugalete (Vizcaya) el 5 de agosto de 2001.

Instituciones Penitenciarias defiende el traslado de Rodríguez López recordando que cumplirá las 3/4 partes de su condena en octubre de 2025 y que ‘ha aceptado la legalidad penitenciaria presentando un escrito en el que se desvincula de la banda armada, rechazando el uso de la violencia y mostrando su deseo de reparar el daño causado’.

Manuel Miner Villanueva, del Centro Penitenciario de Dueñas (Palencia) al Centro Penitenciario de El Dueso. En 2003 la Audiencia Nacional le condenó a 97 años de prisión como responsable del asesinato de Iñaki Totorika Vega. También fue condenado en 2006 a 253 años de prisión por el atentado contra el estadio Santiago Bernabéu, en el que resultaron heridas 22 personas por la explosión de un coche bomba el 1 de mayo de 2002, y a 20 años por atentar con un coche-bomba contra un edificio de Repsol ubicado en el madrileño Paseo de la Castellana la noche del 22 de abril de 2002, produciendo cuantiosos daños materiales.

Instituciones Penitenciarias justifica su traslado advirtiendo que cumplirá las 3/4 partes de la condena en noviembre de 2024 y que ha presentado ‘escrito en el que rechaza la violencia y se muestra concernido por el dolor y daño causado a las víctimas’.

Guillermo Merino Bilbao, de la cárcel de Zaragoza a la de Bilbao. Fue condenado a 49 años de cárcel por pertenencia a banda armada, depósito de armas, falsificación documental, dos tentativas de asesinato, robo con violencia y detención ilegal. Cumplió las 3/4 partes de la condena en diciembre de 2019 y ‘ha aceptado la legalidad penitenciaria’, según el comunicado de Interior.

José Ángel Lerín Sánchez. Del Centro Penitenciario de Zaragoza a la prisión de Basauri. Fue condenado a 17 años de prisión por la colocación en enero de 2005 de una mochila-bomba en el hotel Port Denia (Alicante) cuya explosión provocó cinco heridos y a 26 años de prisión por formar parte del ‘comando Urederra de ETA’, desarticulado en abril de 2007 en pleno alto el fuego permanente. Ha cumplido 13 años de condena de los 25 que tendrá que cumplir.

Instituciones Penitenciarias remarca que cumplirá las 3/4 partes de la pena en junio de 2025 y que ‘ha comenzado a satisfacer la responsabilidad civil, aceptando la legalidad penitenciaria y presentando un escrito en el que muestra respeto por el dolor de las víctimas’.

Jon Echeberría Oiarbide, será trasladado desde El Dueso a Álava. Fue condenado en 2019 a 9 años de prisión por un delito de depósito de armas y explosivos por la furgoneta de ETA interceptada en 2017 en Óbidos (Portugal). Ha cumplido 3 años de condena del total de 9 a los que fue condenado. Cumplirá las 3/4 partes de la pena en septiembre de 2024 y ‘acepta la legalidad penitenciaria’.

Ibai Aguinaga Guinea. Desde El Dueso a la prisión de Bilbao. Fue condenado a 21 años de prisión en 2012 por pertenencia a banda armada, depósito de armas y explosivos y falsificación documental. Cumplió las 3/4 partes de su condena en marzo de 2017.

Y Iosu Ordoñez Fernández que saldrá de la cárcel de Topas a la de Álava. En 2007 fue condenado a 17 años y medio de prisión por participar en el secuestro el 11 de noviembre de 1996 del industrial vasco Cosme Delclaux, quien permaneció retenido durante 232 días en el mismo zulo en el que estuvo encerrado el empresario José María Aldaya, ubicado en una nave industrial en Irún (Guipúzcoa).

Iosu Ordóñez ingresó en prisión el 31 de octubre de 2006 y cumple una pena de 17 años y 6 meses por el delito de secuestro. Cumplió las 3/4 partes de la condena en diciembre de 2019 y no parece que haya mostrado arrepentimiento alguno.

En total, este Gobierno ya suma 263 traslados, correspondientes a 202 etarras, de los que 109 tienen delitos de sangre. Se han realizado 66 traslados al País Vasco y 14 a penitenciarías de Navarra.

Y cuando no se producen traslados de etarras presos se les concede la libertad condicional. Los últimos casos se produjeron en agosto, cuando el juez de vigilancia penitenciaria acordó la libertad condicional de Idoia Martínez y Urko Labeaga tras permanecer 23 años y medio y 23 años en prisión respectivamente. Todo siguiendo instrucciones de Instituciones penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior de Fernando Grande-Marlaska, que abre la puerta a la progresión a tercer grado para que luego sea el Juez de Vigilancia Penitenciaria quien conceda la libertad condicional.