1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Salvamento rescata a 1.000 ilegales en el Estrecho en 48 horas

Salvamento

Tres de los inmigrantes rescatados en el Estrecho en las últimas horas

El Aquarius, con 630 inmigrantes a bordo, ha arribado ya al puerto de Valencia

Más de 986 inmigrantes que viajaban en 68 pateras han sido rescatados en las últimas 48 horas por patrulleras de Salvamento Marítimo en el estrecho de Gibraltar y el mar de Alborán.

En concreto, han sido rescatadas en el Estrecho 507 personas que navegaban en 59 pateras. Cuatro han fallecido; y 479 en el mar de Alborán.

La avalancha -sin precedentes desde 2014- ha obligado a activar nuevos puntos de atención en Cádiz, Tarifa y Jerez y a liberar a recién llegados retenidos en calabozos de comisarías de Granada. Otros cuatro inmigrantes ahogados fueron localizados el viernes en las inmediaciones de las costas de Cádiz.

Unos días después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, diese instrucciones para que los 634 inmigrantes a bordo del Aquarius pusiesen rumbo a España, las fronteras del sur de España están desbordadas.

Los datos facilitados por Salvamento Marítimo en el Estrecho contradicen a la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, quien el viernes aseguró, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que «no hay efecto llamada» por la acogida de los inmigrantes del Aquarius. «Vivimos en una sociedad extraordinariamente mediática, en la que todos los países conocen como se vive en el resto del mundo, por lo que muchas personas arriesgan su vida para intentar vivir mejor», añadió.

Celaá explicó que lo que ha hecho el Ejecutivo de Sánchez con el Aquarius «es un acto solemne y profundo de solidaridad y de prestación de auxilio a 629 personas que estaban zozobrando». Una situación, la de zozobra, que se encargó de desmentir la pasada semana Luigi di Maio, vicepresidente italiano, al asegurar que el Aquarius estaba fondeado y atendido por patrullas costeras italianas. De hecho, el Aquarius ha hecho una travesía de más de tres días para arribar a España. Y lo ha hecho acompañado de dos buques de la marina italiana (el Dattilo y el Orione) que han transportado a parte del pasaje por el peligro que conllevaba que el Aquarius hiciera la travesía con todos los inmigrantes a bordo. Así, el Dattilo se ha hecho cargo de 274 migrantes y el Orione de otros 250. Pero, es más, la singladura ha tenido que modificarse  durante la navegación para evitar la mala mar.

Finalmente, el Aquarius ha llegado ya al puerto de Valencia con 106 personas a bordo, donde un dispositivo de recepción de 2.300 personas, entre los que se incluyen servicios médicos, fuerzas de seguridad e intérpretes, ofrecen a los rescatados una primera atención sanitaria, psicosocial y bienes básicos.

Los 630 extranjeros proceden de 31 países, la mayoría africanos, de Sudán, Argelia, Eritrea y Nigeria, y una representación minoritaria de países asiáticos, como Afganistán y Pakistán. Tras desembarcar, pasarán por un proceso de filiación por parte de la Policía Nacional y posteriormente serán llevados a centros de acogida, respetando en todo caso la agrupación familiar y la unidad de los menores.

La Generalitat valenciana ha activado el Plan Territorial de Emergencias para articular la coordinación de este dispositivo entre las tres Administraciones que intervienen, Estatal, autonómica y local, lo que da además cobertura legal para reclamar cualquier recurso adicional que se pueda necesitar.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, confirmó ayer que el Gobierno francés colaborará con el Gobierno español en la acogida de los inmigrantes del Aquarius. La propuesta, según Calvo, partió del Ejecutivo de Emmanuel Macron, tras mantener una conversación con el embajador de Francia en España. «El presidente Sánchez ha agradecido al presidente Macron su cooperación en esta cuestión», señaló la vicepresidencia.

Por otra parte, el Gobierno de Pedro Sánchez, en consonancia con sus «políticas sociales» está estudiando cómo retirar las concertinas en las fronteras de Ceuta y Melilla. María Isabel Celaá afirmó el viernes que «se puede tener seguridad en las fronteras sin necesidad de herir a las personas». En este sentido, la portavoz advirtió que «el control de las fronteras y la seguridad deben estar ligados a la solidaridad, el respeto a la dignidad humana y los derechos humanos». El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha encargado un informe para establecer otros métodos de control distintos a las concertinas que garanticen la seguridad fronteriza.

Tags: , , , , , , ,