1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Rodrigo Rato «sacó» Bankia a Bolsa con las cuentas falseadas

Rodrigo Rato

Rodrigo Rato el día de la salida a Bolsa de Bankia

Un informe encargado por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu a peritos del Banco de España sobre las cuentas presentadas por Bankia en 2011 desvela que las cuentas no reflejan la «imagen fiel» del grupo.

«Existen errores contables y ajustes de importancia material no contabilizados«, dicen los peritos, que analizaron las cuentas del hoy banco nacionalizado cuando Rodrigo Rato lo presidía y lo sacó a Bolsa.

Según los peritos, en 2011 los resultados se inflaron en 2.083 millones y la entidad presidida por Rato declaró beneficios de 252 millones, cuando la contabilidad arrojaba pérdidas por 1.830 millones. Así, no se anotaron pérdidas derivadas de la revisión de los activos inmobiliarios, carteras y riesgo promotor.

Los técnicos aseguran que las irregularidades comenzaron tras la fusión de las siete Cajas de Ahorro que dio lugar a Bankia. «Los planes de negocios que justificaban la operación fallaron desde el principio», dice el informe, que critica el «pésimo seguimiento del riesgo de crédito».

Sobre la salida a Bolsa, los peritos constatan que las cuentas que incluía el folleto de emisión, aprobado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), no reflejaban la «imagen fiel» de la situación de la entidad. Así, frente a las ganancias de 529 millones que reflejaba, la realidad es que ya existían pérdidas de 62 millones. Además, el precio de la salida a Bolsa (3,75 euros por acción) suponía un descuento sobre el valor contable del 74%, haciendo inviable a la matriz BFA y perjudicando a accionistas, acreedores y pequeños inversores, como los preferentistas. Los peritos destacan «compras inexplicables» hechas por empresas refinanciadas por Bankia que después del debut bursátil de la entidad empezaron a vender sus títulos.

Los expertos «judiciales» del Banco de España critican también la labor de la auditora Deloitte, que «tenía que haber detectado todos estos errores contables que incumplían la normativa en vez de avalar las cuentas de 2011».

Los peritos también critican la labor del actual presidente del banco, José Ignacio Goirigolzarri, cuando asumió el cargo. El informe pericial advierte que los errores detectados en la «época de Rato» no se subsanaron correctamente en la revisión de las cuentas realizada en mayo de 2012, cuando asumió la presidencia Goirigolzarri.

«La corrección de las cuentas de 2011 que se hizo en 2012 no apuntó unas pérdidas de 900 millones. Además, se redujeron a cero los créditos fiscales y no contabilizó como dudosos por morosidad algunos créditos concedidos a promotores», afirman.

En cuanto a las tarjetas B, los expertos del Banco de España subrayan que la «voluntad de ocultación de la existencia de estas tarjetas y sus gastos asociados es clara y la motivación para hacerlo también». Constatan que repetidamente se incumplió la obligación de declarar estos gastos, ni a la Agencia Tributaria, ni al auditor interno, ni a la comisión de nombramientos y atribuciones, ni al auditor externo (Deloitte) ni al despacho de abogados Garrigues, que se encargó que evaluar la adaptación de la entidad a las normas del Banco de España sobre remuneraciones.

Los peritos inciden en el carácter personal de los gastos cargados en esas tarjetas, práctica incompatible con la ley de cajas de la Comunidad de Madrid. «No es preciso una especial cualificación para advertir el carácter indebido de un uso de la tarjeta ajeno a la actividad del cargo», indican, Además, -terminan- algunos «usuarios» incumplieron la ley de cajas al cobrar sueldo y dietas al tiempo.

Tras conocerse el tenor del informe, el actual presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, afirmó que «todas las cuestiones de fondo del informe son anteriores a mi incorporación». E insiste en que cuando el nuevo equipo se incorporó «se detectaron todos los problemas relevantes», se pusieron «encima de la mesa», con «absoluta profesionalidad y transparencia» y «quedaron perfectamente cubiertos».

Sea como fuera, ayer las acciones de Bankia cayeron un 6% y cerraron a 1,33 euros por título, convirtiéndose en la mayor caída del Ibex.

Y desde Unión Progreso y Democracia (UPyD) se han apresurado a recordar que fue en julio de 2012 cuando presentó la querella contra Rodrigo Rato y otros consejeros de Bankia en la que denunciaba que la entidad había salido a bolsa con unas cuentas falsas y que era un grave caso de estafa. Es más, en el partido liderado por Rosa Díez aseguran que «Rodrigo Rato, el hombre que pudo presidir España, está ahora contra las cuerdas, después de que el informe de los peritos independientes -la principal prueba de las que pidió UPyD- haya confirmado los hechos denunciados».

Tags: , , , , , , ,