- elpueblodigital.es - http://www.elpueblodigital.es -

Rajoy reprocha a Mas que en vez de gobernar pierda el tiempo en delirios independentistas

PP

Mariano Rajoy junto a Alicia Sánchez-Camacho en Barcelona

«No voy a permitir que se ponga en tela de juicio la unidad de España»

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha acusado esta mañana a Artur Mas de perder el tiempo y hacérselo perder a los ciudadanos en vez de gobernar.

Durante un discurso pronunciado en Barcelona [1] en el marco de unas jornadas organizadas por el Partido Popular, Rajoy ha defendido la unidad de España ante aquellos que como Mas dicen hablar en nombre de Cataluña y de todos los catalanes cuando ha decidido ignorar a dos de cada tres ciudadanos, en referencia al resultado obtenido en la «seudo consulta» celebrada el 9-N.

El jefe del Ejecutivo, que ha estado en Cataluña junto a los ministros de Empleo, Fátima Báñez; Fomento, Ana Pastor; Economía, Luis de Guindos; Industria, José Manuel Soria; e Interior, Jorge Fernández; con la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y varios presidentes autonómicos, ha asegurado que siempre defenderá la vigencia de la ley, la prudencia, la cordura y la concordia y el bienestar de Cataluña. Y ha añadido que «lo que Cataluña necesita en estos momentos, por encima de todo, es que alguien se ocupe de gobernar».

Rajoy ha defendido su postura respecto al «fracasado» intento de Mas de una Cataluña independentista diciendo que «los delirios se calman con tranquilidad y no con más alboroto». Y ha advertido de que su Gobierno no busca la tensión, ni la fractura, ni la división, «sino buscar soluciones y no crear problemas». Además, ha reprochado al presidente catalán que desprecie la estabilidad, la legalidad o el interés general «mientras agita la ensoñación de la independencia» a través de una operación de propaganda internacional que se ha venido abajo «sin ruido y sin estrépito».

El jefe del Ejecutivo ha criticado la intención de Mas de convocar elecciones plebiscitarias en las que los partidos soberanistas se presenten unidos. «Cataluña no puede ser un país de listas únicas, de partidos únicos y de políticas únicas al servicio de una causa única«, ha dicho Rajoy, que, aunque se ha mostrado dispuesto a dialogar, ha garantizado que jamás habrá un referéndum sobre la independencia.

El presidente ha acusado a Mas de haber dedicado los dos años de legislatura «a fomentar la división de los catalanes, propagando falsos mitos históricos y políticos, y engañando a la gente sobre la realidad económica y fiscal de Cataluña y de España. En este sentido, Rajoy ha anunciado que no va a dejar nunca tirado a ningún español, piense lo que piense y ha recordado que cuando la Generalitat no ha podido financiarse en los mercados ha solucionado su problema con el FLA creado por su Gobierno.

Rajoy también se ha referido a la situación económica de España afirmando que, aunque queda mucho por hacer, se ha pasado lo peor. «Queda mucho por hacer, sí, pero tener la seguridad de que lo haremos porque sabemos que hoy estamos mucho mejor que cuando llegamos al Gobierno y mucho peor que en 2015«.

En cuando a la ascensión social de Podemos [2], el presidente del Ejecutivo y del PP ha asegurado que «vivimos tiempos de mucha confusión, de mucho ruido, en los que es fácil apuntarse al coro de los los frívolos y de los extremistas. Son tiempos en los que es fácil que prospere la demagogia, el populismo» ha dicho Rajoy que ha propuesto «ser fuertes y tener coraje y determinación para defender la moderacion, el sentido común y la prudencia», frente a este tipo de conductas, de las que ha culpado también al PSOE.

«Estamos cumpliendo con el mandato que nos dieron los españoles: arreglar, una vez más, lo que habían estropeado los socialistas», ha aseverado Rajoy, que ha aludido al rechazo del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a su propuesta de regeneración democrática [3], asegurando que «queremos que las cosas cambien y vamos a hacerlo, con compañía mejor, pero si no puede ser así, lo haremos con la fuerza de nuestro grupo parlamentario», ha advertido.

A la actitud del PSOE y de su líder también se ha referido la presidenta del Partido Popular Catalán, Alicia Sánchez-Camacho, que ha hablado antes de hacerlo Rajoy. Sánchez-Camacho ha apuntado que Pedro Sánchez «tiene un partido dividido y a la deriva, que no defiende la unidad de España y ha cedido ante los separatistas». Y ha criticado que el socialista haya afirmado que la unidad de España no se defiende con querellas [4]. «El PSOE de Pedro Sánchez ya no es un partido con sentido de estado», ha recalcado.

«Nosotros también tenemos una hoja de ruta, que no pasa por una reforma de la Constitución que no va a ninguna parte y no tiene ningún consenso», ha afirmado la líder de los populares en Cataluña, que ha instado a Mariano Rajoy, a convertirse en interlocutor directo con los 7,5 millones de catalanes. «Se ha acabado el diálogo con quien quiere romper España y saltarse la democracia«, ha asegurado Sánchez-Camacho, que, para terminar, ha propuesto «esforzarnos más en contrarestar la mentira, la manipulación y la tergiversación de la historia y del agravio político y económico que difunden los separatistas».

César Luena

César Luena enumera los problemas de España

Desde el PSOE, el secretario de Organización, César Luena, y el primer secretario del Partido Socialista Catalán, Miquel Iceta, han acusado a Rajoy de llegar «tarde y mal» a Cataluña y han afirmado que la solución es la reforma socialista

«La solución a los problemas en Cataluña y España vendrá de la mano de los socialistas», han dicho Luena e Iceta, para quienes el PP ha convertido los problemas que tenía España en grandes crisis. «Había problemas económicos pero los han transformado en una enorme crisis económica, porque la economía va peor, sobre todo en lo que importa que es el trabajo, ya que hay menos trabajo, peores trabajos y menos derechos laborales».

«Había problemas sociales en España, pero ahora hay una enorme crisis de estabilidad social, porque han retirado derechos a los ciudadanos, cuando no los han convertido en negocios. Había problemas políticos en nuestro país, pero ahora tenemos la crisis más grave de nuestro sistema político desde la transición, por su inmovilismo e inacción y porque no se han enterado de que hay muchas cosas que cambiar», han argumentado.