1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Rajoy: ‘Estamos ante una decisión excepcional porque la situación lo es’

Mariano Rajoy

Rajoy responsabiliza a Puigdemont de lo que ocurre (Foto: Moncloa/JM Cuadrado)

«No hay alternativa, lo único que se puede, y se debe hacer, es acudir a la ley, precisamente para hacer cumplir la ley»

El presidente del Gobierno recuerda que el artículo 155 es un mecanismo legal, democrático y aprobado por los españoles

El Tribunal Constitucional da vía libre al Senado para aplicar el 155

El presidente del Gobierno ha comparecido esta mañana en el Senado acompañado de todo su gabinete para defender y explicar las medidas del artículo 155 que el Consejo de Ministros «presentó ante la opinión pública» el pasado sábado y que recaerán sobre Cataluña.

El presidente ha explicado en la Cámara Alta las consecuencias que tendrá sobre la Comunidad Autónoma. Y ha aseverado que la decisión que se ha tomado es excepcional «porque la situación también lo es, con consecuencias muy graves para muchísimas personas».

Durante su intervención, el presidente del Gobierno ha asegurado que en Cataluña se han tomado toda una serie de «decisiones antidemocráticas contrarias a la ley, se ha pisoteado la ley, el Estado de derecho y el respeto a las minorías». El jefe del Ejecutivo ha recordado que «el Tribunal Constitucional ha ido anulando todas las decisiones adoptadas por las instituciones catalanas, pero se le ha «ignorado».

En definitiva, ha señalado Rajoy, «estamos ante una violación palmaria y evidente de las leyes y, por tanto, de la democracia y de los derechos de todos». «Cuando la ley se rompe, se rompe la convivencia y ya no se garantizan nuestros derechos y se impone el más fuerte, y las minorías dejan de contar y la democracia disminuye y se resiente».

Con respecto a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, ha asegurado que «no hay alternativa» y que «lo único que se puede y, además, se debe hacer en una situación como esta, es acudir a la ley, precisamente para hacer cumplir la ley».

Por todo ello, y en virtud del 155, ha dicho que el Gobierno propondrá el cese del presidente, vicepresidente y consejeros de la Generalitat. Igualmente, se ha referido a dicho artículo como «un mecanismo legal, democrático, aprobado por los españoles y similar al de países democráticos de nuestro entorno».

También ha aclarado que si esta medida no fue aprobada con anterioridad cuando muchos pedían, fue porque «nos pareció que aún estábamos a tiempo para que las cosas volvieran a su cauce». «La comparecencia del president el pasado día 10 dando validez al resultado del referéndum y afirmando que iba a suspender sus efectos, fue la gota que colmó el vaso», ha añadido.

El presidente del Gobierno de España ha culpado de la situación creada a Carles Puigdemont, afirmando que ha sido el único que eligió que el proceso que establece el 155 siguiera adelante. Además de ofrecerle la oportunidad, «hasta dos veces» de aclarar si había llevado a cabo o no una declaración de independencia, ha relatado que el presidente de la Generalitat no contestó a los requerimientos y prefirió mandar dos cartas.

En este punto, el jefe del ejecutivo ha apuntado de nuevo a los cuatro objetivos clave o propósitos que se marcaron desde el día en el que se propuso la aplicación del artículo 155. Las medidas adoptadas irán en primer lugar a volver a la legalidad, después a recuperar la confianza y mantener los altos niveles de crecimiento económico y de empleo, y finalmente, celebrar unas elecciones en una situación de normalidad institucional.

Para poder alcanzar todos ellos, Rajoy se ha dirigido al Senado para pedir a los senadores que aprueben las medidas que presentó de forma pública el Consejo de Ministros y que le confieren «la facultad de disolver el Parlamento de Cataluña y convocar elecciones en un plazo máximo de seis meses». No obstante, ha aclarado que su «voluntad es celebrarlas lo más pronto posible».

En cuanto al cese del presidente de la Generalitat de Cataluña, el vicepresidente y los consejeros, «el ejercicio de dichas funciones corresponderá a los órganos o autoridades que a tal efecto cree o designe el Gobierno de la Nación».

Rajoy ha recalcado que el diálogo tiene dos enemigos: «el primero es el que maltrata, ignora e incumple las leyes y el segundo, quien solo quiere escucharse así mismo». En este punto ha aclarado que el único diálogo y negociación a la que se le invitó fue sobre los términos y plazos de la independencia de Cataluña «y de eso no puedo disponer».

Por todo esto, el presidente opina que él hubiera venido ayer a defender sus posiciones al Senado para debatir el proyecto que propone, aunque estuviera en inmensa minoría.

«Los políticos no debemos embarcar a los ciudadanos en viajes imposibles a una Ítaca que no existe», ha continuado. Ha dicho que no ve nada bueno en el proceso que plantean y que si acaso, «ha servido para desenmascarar las mentiras o a quienes las han puesto en circulación». Son mentiras y actitudes manipuladoras que afecta a la economía, «y que de consumarse esa independencia, que no será el caso», les llevaría a la salida de Europa.

Finalmente el dirigente popular ha asegurado que lo que se debate hoy en el Senado, es si España, «en una materia que afecta a su integridad y bienestar de sus gentes, tiene derecho o no a defenderse apelando a la Constitución Española». «Estamos ante un desafío de dimensiones inéditas en nuestra historia reciente que afecta a España entera, a sus leyes, a sus principios y a sus reglas de convivencia». La pregunta es -según ha formulado el presidente- si a cambio «de sosegar el desafío» debemos reconocer «la existencia de categorías desiguales entre los ciudadanos».

Tags: , , , , ,