1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Rajoy anuncia una inversión de 5.000 millones en carreteras

Moncloa

Rajoy y De la Serna anunciaron juntos el «PIC» (Foto: Moncloa/Diego Crespo)

España cuenta con 26.000 km de vías estatales y 16.281 km de vías de alta capacidad

Se prevé crear 190.000 empleos entre directos e indirectos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, presentó ayer en La Moncloa un plan extraordinario para arreglar más de 2.000 kilómetros de las carreteras españolas.

Con una inversión inicial de 5.000 millones de euros en un plazo de cuatro años (entre 2017 y 2021), creará cerca de 190.000 empleos.

La «novedad» de este plan inversor es que no repercutirá en el déficit público al utilizar la fórmula de pago por disponibilidad, un mecanismo de colaboración público-privada en el que se exige a las empresas constructoras -a cambio de un canon anual- que se responsabilicen del mantenimiento de las infraestructuras que realizan durante 30 años, con los mismos niveles de calidad y seguridad que el día de su puesta en servicio.

Si no se cumplen esas condiciones de calidad y conservación, las concesionarias podrán ser sancionadas con multas que se devengarán de la aportación estatal.

En Europa este sistema ha pasado de representar menos del 5% de los proyectos a incluirse en más del 90% en 10 años.

El Plan contará, además, con financiación europea a través del Banco Europeo de Inversiones, una ventaja de financiación preferente a la que se une la posibilidad de que algunos de los proyectos previstos se acojan al Plan Juncker, el Fondo (EFSI, en sus siglas en inglés) creado para garantizar las inversiones facilitando la financiación de proyectos de infraestructuras y equipamiento del transporte. «Las autoridades europeas han recibido la solicitud con muchos interés», aseguró el jefe del Ejecutivo, que prevé que la financiación del mega proyecto se reparta entre las constructoras (20%), entidades financieras y fondos de inversión (40%) y Banco Europeo de Inversiones (40%), a través del Plan Juncker.

Rajoy explicó durante la rueda de prensa que dio acompañado del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que pretende poner la red viaria española al mismo nivel que están la alta velocidad ferroviaria y los aeropuertos españoles, que han marcado un nuevo récord de pasajeros. El Gobierno pretende cerrar este círculo impulsando la accesibilidad marítimo-terrestre (la «retrasada» reforma del sector de la estiba es un paso en esa dirección).

«Tenemos unas magníficas infraestructuras y queremos seguir mejorándolas»,dijo Rajoy, que pretende hacerlo implicando al sector privado y manteniendo su compromiso con la reducción del déficit público.

«Ahora que hemos logrado salir de la crisis y estamos a la cabeza del crecimiento y la creación de empleo en Europa, y a punto de superar el procedimiento de déficit excesivo, estamos en condiciones de dar un nuevo impulso a la inversión en infraestructuras necesarias para nuestro país», manifestó Rajoy.

En su intervención, Rajoy destacó la importancia de la conservación y la mejora de las infraestructuras viarias. En España, señaló, el 90% del transporte de viajeros y el 93% del transporte de mercancías se realiza por carreteras, y la gran mayoría de los turistas extranjeros y nacionales se desplazan en automóvil. Además, argumentó, la inversión en infraestructuras es «un potente motor» de crecimiento y empleo, que impulsa la competitividad de un país y promueve su vertebración y cohesión territorial.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, remarcó que el plan, que complementará la inversión anual prevista en los Presupuestos Generales del Estado, se destinará, fundamentalmente, a completar los tramos de la red transeuropea de transporte por carretera, resolver los «cuellos de botella» en la actual red y adaptar las principales autovías a las exigencias de las nuevas normativas en materia de siniestralidad, ruido y emisiones de CO2.

Las actuaciones concretas del plan, que contempla inversiones en más de veinte grandes corredores, se presentarán después del verano. Todas las actuaciones planteadas han pasado o tendrán que pasar por un filtro previo para asegurar una rentabilidad mínima y un ratio beneficio/coste claramente positivo , así como una «estricta» evaluación de impacto ambiental.

El presidente remarcó «la multitud de beneficios adicionales» de una inversión de esta magnitud, como un «elevado retorno fiscal» -estimado en unos 3.000 millones de euros (un euro de gasto en infraestructuras genera casi 0,5 euros de retorno fiscal)- y su efecto dinamizador sobre el empleo del sector de la construcción, ya que se crearían 189.200 puestos de trabajo, entre los directos, los indirectos y los inducidos.

Se estima que se creen aproximadamente 48.000 empleos directos durante la fase de construcción, 30.000 empleos indirectos y 72.000 inducidos, lo que representa un incremento de 150.000 empleos en la fase de inversión.

Por otro lado, se generarán 12.000 empleos directos en la fase de mantenimiento y explotación, 8.000 empleos indirectos y 19.200 inducidos, alcanzando en su conjunto 39.200 nuevos empleos durante un periodo de 30 años.

Como es natural, desde el sector más involucrado en la construcción de viales celebran la iniciativa gubernamnetal. El presidente de Seopan, Julián Núñez, asegura que «señala el camino a seguir» por parte de las Administraciones para «dotarse de infraestructuras modernas y eficientes para no perder el tren del desarrollo y la competitividad». También la Asociación Nacional de Constructores Independientes (ANCI) celebra «el inicio de una nueva etapa» en favor de la obra pública. La alegría en el sector no es extraña si se tiene en cuenta que las empresas de ingeniería han caído un 78% desde que comenzó la crisis en España según un balance de FIDEX.

En la Confederación de Transporte en Autobús destacan que estas infraestructuras permiten la movilidad de 1.750 millones de viajeros al año, siendo uno de los modos más seguros y utilizados, con una cuota del 55% frente a los 22,5% del aéreo, 20,5% del ferrocarril y 2% del transporte marítimo. Además, es un servicio social básico que garantiza la movilidad en todo el territorio nacional, con más 80.000 poblaciones conectadas.

En este sentido, CONFEBUS aprovecha para solicitar que se tenga en consideración en el diseño y construcción de estas nuevas carreteras la inclusión de carriles BUS VAO en los ejes de penetración de las grandes ciudades españolas. Lo cual, sin duda, supondrá una medida sustancial para mejorar el tráfico, disminuir la contaminación y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

El PSOE, por su parte, critica el plan. Los socialistas lo ven como «un nuevo retroceso» en el desarrollo de la red viaria ya que, dicen, las carreteras españolas acumulan un déficit de conservación de 6.000 millones de euros. Además reprochan al Gobierno haber tenido más contacto con el sector privado que con los grupos políticos a la hora de diseñar el nuevo programa de inversiones.

Tags: , , , , ,