1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

PP y Cs vetan la reforma exprés de la Ley de Estabilidad

Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados (Foto: J.M.Cuadrado)

Complican la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado que negocian PSOE y Podemos

Para el Partido Popular es el momento de bajar todos los impuestos

La Mesa del Congreso ha tumbado la pretensión de PSOE y Unidos Podemos de reformar por el trámite de urgencia la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Socialistas y podemitas quieren evitar así que el Senado -donde el PP tiene mayoría absoluta- pueda vetar los nuevos objetivos de déficit público que plantea el Gobierno y que elevan el techo de gasto en más de 5.000 millones de euros. Pero la mayoría que atesoran Partido Popular (PP) y Ciudadanos (Cs) en el órgano de gobierno de la Cámara Baja lo ha evitado.

Tras no prosperar la propuesta que los socialistas y Podemos presentaron en agosto por los votos en contra de PP y Cs, los socialistas han acusado a la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, de «filibusterismo» y de comportarse como la presidenta de los diputados populares cuando es la de los 350 que conforman el Parlamento.

Sin embargo, el vicesecretario de Organización del Partido Popular, Javier Maroto, ha explicado que «todos los partidos, incluido el PSOE, decidimos en nuestra Constitución que haya dos cámaras, el Congreso y el Senado, siendo la Cámara Alta de segunda lectura y de control a la acción del Congreso y del Gobierno».

«Querer eliminar una herramienta de control, simplemente porque su composición no le gusta al Gobierno ni a Podemos, es antidemocrático. Lo siguiente podría ser querer eliminar los resultados de las elecciones gobernando por decreto o a capricho», ha dicho Maroto, que ha insinuado que Sánchez, influido por Iglesias, quiere hacer en España lo mismo que ha hecho Nicolás Maduro en Venezuela al instaurar una Asamblea Constituyente para puentear el Parlamento.

La Ley de Estabilidad Presupuestaria es una ley orgánica cuya reforma debe hacerse por vía ordinaria y no por la vía de urgencia en lectura única que quieren usar Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para lograr aprobar los PGE de 2019 en el primer trimestre del año. De lograrlo impedirían un más que seguro veto en el Senado a la senda del déficit y el decaimiento de los Presupuestos, ya que podrían levantarlo en el Congreso por mayoría simple.

Por otro lado, el vicesecretario popular ha criticado el principio de acuerdo entre el Gobierno y Podemos para subir el Impuesto sobre la Renta (IRPF) a quienes cobren más de 10.000 euros al mes. «Para el Partido Popular es el momento de bajar todos los impuestos, sin excepción» y por eso se oponen a la subida de impuestos que negocian incluir PSOE y Podemos en los próximos Presupuestos Generales del Estado (2019).

Uno de los negociadores de ese proyecto es Carlos Sánchez Mato, de Izquierda Unida, que ayer confesó que, en cuanto al IRPF, el presidente del Gobierno ha dejado la puerta abierta a que pueda ajustarse a quienes declaran menos de 150.000 euros que la ministra de Hacienda ha fijado como límite. Aclaró que Izquierda Unida es partidaria de «fijar escalones» en el impuesto y hacerlo más progresivo a partir de los 60.000 euros para que «paguen más los que más tienen». Los Técnicos del Ministerio de Hacienda, Gestha, calculan que esta subida del IRPF afectaría tan sólo a 90.788 personas y que serviría para recaudar unos 400 millones de euros. Asimismo, estiman que los afectados deberían pagar cada año una media de 4.400 euros más, lo que se traduciría en un incremento del 2,1% de su factura fiscal.

Sobre el impuesto a la banca que Sánchez alentó cuando estaba en la oposición y del que ahora se desdice, el responsable federal de Políticas Económicas de Izquierda Unida criticó el bandazo del presidente del Gobierno y añadió que «hay muchas vías para que la banca pague», como «incluir reformas en el Impuestos sobre Sociedades».

Tags: , , , , , , , ,