1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Pedro Sánchez empuja a los españoles a elecciones el 10-N

Casa del Rey

Felipe VI ha comunicado a Batet que no propone a ningún candidato

Felipe VI no propone otro candidato a la presidencia del Gobierno tras la ronda de consultas celebrada entre el lunes y el martes

Algunos expertos consideran que puede haber otra ronda de consultas

El Rey ha concluido las consultas con los representantes de los principales partidos políticos (los independentistas catalanes y los radicales abertzales no han acudido) y ha decidido no presentar a un nuevo candidato a la presidencia del Gobierno.

Tras dos días de reuniones (16 y 17 de septiembre) con los representantes enviados por los grupos políticos con representación parlamentaria, Felipe VI ha constatado que no existe un candidato que cuente con los apoyos necesarios para que el Congreso de los Diputados le otorgue su confianza.

En ese sentido y de acuerdo con lo expuesto el pasado 12 de septiembre el monarca ha comunicado a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que no propone candidato alguno a la Presidencia del Gobierno.

Todo ello a los efectos de lo previsto en el artículo 99 de la Constitución que dice que «Después de cada renovación del Congreso de los Diputados, y en los demás supuestos constitucionales en que así proceda, el Rey, previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del Presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno.

El candidato propuesto conforme a lo previsto en el apartado anterior expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara.

Si el Congreso de los Diputados, por el voto de la mayoría absoluta de sus miembros, otorgare su confianza a dicho candidato, el Rey le nombrará Presidente. De no alcanzarse dicha mayoría, se someterá la misma propuesta a nueva votación cuarenta y ocho horas después de la anterior, y la confianza se entenderá otorgada si obtuviere la mayoría simple.

Si efectuadas las citadas votaciones no se otorgase la confianza para la investidura, se tramitarán sucesivas propuestas en la forma prevista en los apartados anteriores.

Si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso».

Según algunos expertos todavía hay plazo para realizar otra ronda de consultas y proponer un nuevo candidato. Pero aún así, las elecciones que deberían celebrarse, en caso de que definitivamente no hubiese candidato con suficientes apoyos, el 10 de noviembre, están más cerca.

Más aún cuando Pedro Sánchez, que no ha aceptado ni las condiciones de Unidas Podemos para apoyarle -Pablo Iglesias (UP) pedía sitio en el Consejo de Ministros para miembros de su formación- ni las propuestas por Ciudadanos a última hora, ha comparecido para convocar a los españoles a nuevas elecciones el 10 de noviembre.

El líder de Cs, Albert Rivera, pidió ayer garantías para desbaratar el acuerdo del PSOE navarro con los aberztales que ha impedido el gobierno de Navarra Suma, estudiar la aplicación del 155 en Cataluña a la vista de las amenazas y movimientos del presidente de la Generalitat ante la próxima sentencia del Tribunal Supremo en el juicio contra el «golpe» en Cataluña, y la bajada de impuestos a las clases medias y bajas.

Pero Sánchez, que ha acusado a Unidas Podemos de evitar hasta en cuatro ocasiones un gobierno «progresista», y a Partido Popular y Ciudadanos de no tener sentido de estado por no favorecer con su abstención su investidura, ha dicho que ha «hecho todo los posible» para formar un gobierno que «no dependiera de las fuerzas independentistas».

«Hemos intentado por todos los medios formar un Gobierno progresista, moderado y sin frentismos, pero nos ha resultado imposible», ha llegado a decir Sánchez, que ha evitado reconocer su responsabilidad por no haber conseguido recabar los apoyos necesarios para ser investido presidente del Gobierno, tal y como le encargó Felipe VI el pasado mes de junio.

En definitiva y esperando recibir más votos que en los últimos comicios para tener más fácil ser presidente del Gobierno por derecho propio, ha convocado a los españoles a nuevas elecciones el 10 de noviembre.

Tags: , , , , ,