1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Pedraz deja en libertad al líder del Frente Polisario

Arancha González Laya

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, auspició la entrada de Ghali en España (Foto: Borja Puig de la Bellacasa)

El juez de la Audiencia Nacional rechaza decretar prisión provisional o medidas cautelares para Brahim Ghali, hospitalizado en Logroño y a quien Marruecos considera un terrorista

Llegó a España con pasaporte argelino falso y hoy ha negado cualquier implicación en las violaciones de derechos humanos de las que le acusan

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha rechazado decretar la prisión provisional ni otro tipo de medidas cautelares respecto Brahim Ghali, el líder del Frente Polisario ingresado desde algunas semanas en un hospital de Logroño, lo que ha provocado una crisis diplomática con Marruecos, que le considera un terrorista.

En sendos autos el magistrado acuerda que Ghali, que ha declarado por videoconferencia, aporte un domicilio y teléfono en España a fin de estar localizado. El fiscal se ha opuesto a la adopción de medidas cautelares.

El juez señala que en el presente caso ‘no puede apreciarse riesgo de fuga alguno. No consta dato alguno para apreciar que el investigado pueda o quiera sustraerse a la acción de la justicia, máxime a la vista de que en cuanto ha tenido conocimiento de los hechos investigados se ha personado en la causa y ha accedido a la práctica de su declaración, incluso a la vista del estado de salud en el que se encuentra que bien le hubiera permitido a su defensa solicitar posponer la declaración’.

Además, recuerda que Ghali no puede ocultar, alterar o destruir fuentes de prueba relevantes para el enjuiciamiento o actuar contra bienes jurídicos de víctima alguna.

Por último, el juez indica que ‘el informe de la acusación (cuyo poder ha sido cuestionado) no ha suministrado elementos siquiera indiciarios (las declaraciones de los testigos en la causa no tienen prueba corroborativa y de ellas no se sigue una participación en los hechos del investigado), que avalen la existencia de motivos bastantes para creerle responsable de delito alguno; no bastando, por obvio, para acordar medidas cautelares personales el indicar que el Ghali entró en España ilícitamente’.

La presencia del líder polisario en España ha abierto una crisis diplomática con Marruecos, que ayer, a través de su Ministerio de Exteriores, emitía un largo comunicado en el que reprochaba al Gobierno de España que haya acogido con pasaporte falso argelino a un ‘terrorista que ha cometido crímenes abyectos, que viola, tortura, desprecia los derechos humanos y maniobra contra la unidad territorial marroquí’.

‘España ha recibido en su territorio, de manera intencionada y de forma fraudulenta y oculta, a una persona procesada por la justicia española por denuncias presentadas por víctimas de nacionalidad española y por hechos cometidos en parte en suelo español’, señala el departamento dirigido por Nasser Bourita.

No obstante, el fondo del problema entre Marruecos y España, añade el Ministerio marroquí, ‘es una cuestión de confianza rota entre socios, de segundas intenciones hostiles de España con respecto al Sáhara, una causa sagrada de todo el pueblo marroquí’.

Marruecos quiere que España aclare, ‘sin  ambigüedades sus posiciones sobre la cuestión del Sáhara marroquí’ porque con su ayuda a Ghali se ‘ha revelado la connivencia de nuestro vecino del norte con los adversarios del Reino para socavar la integridad territorial de Marruecos’.

‘¿Cómo, en este contexto, puede Marruecos volver a confiar en España? ¿Cómo podemos saber que España no volverá a conspirar con los enemigos del Reino? ¿Puede realmente Marruecos contar con que España no actuará a sus espaldas? ¿Cómo restablecer la confianza después de un error tan grave? ¿Qué garantías de fiabilidad tiene Marruecos hasta hoy? De hecho, el país alauí se plantea la siguiente pregunta ‘fundamental’: ¿Qué busca realmente España?’.

La semana pasada las autoridades marroquíes abrieron su frontera con Ceuta y permitieron el paso libre a 10.000 inmigrantes a España. Aún hay un0s 2.000 sin papeles, muchos de ellos menores (MENAS) deambulando por las calles ceutís. Según la Policía, algunos intentan subirse a un barco para llegar a la Península. Otros se preocupan de que no les identifiquen las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que piden más agentes y más medios para hacer frente a esta nueva avalancha (‘invasión’) de ilegales.

Este martes, después de que ayer el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, se refiriese a la postura de Marruecos como inaceptable, la ministra portavoz, María José Montero, ha reiterado que ‘no es admisible’ que Mohamed VI ‘desafíe las fronteras por un problema de política exterior’.

Tags: , , , , , , ,