- elpueblodigital.es - http://www.elpueblodigital.es -

Los responsables de los ERE falsos culpan a sus subordinados del fraude

José Antonio Viera

José Antonio Viera (Foto: manueljesusflorencio)

El ex consejero de Empleo de la Junta de Andalucía José Antonio Viera negó ayer ante el juez Alberto Jorge Barreiro del Tribunal Supremo tener alguna responsabilidad en el fraude de los ERE falsos. (Lea aquí la declaración completa de Viera [1])

Viera, que ocupó el cargo entre 2000 y 2004 y es diputado en el Congreso, dijo que su función como consejero era meramente «política», y que la misma «estaba al margen de los controles de legalidad».

El que también fue secretario general del PSOE de Sevilla, dijo que él se limitaba a firmar los documentos que le ponían delante para conceder esas ayudas y que «daba por hecho» que los mismos habían pasado previamente los controles oportunos.

Según su declaración, Viera nunca negoció con las empresas y no supo nada de acuerdos. Respecto a su relación de amistad con Javier Guerrero, ex director general de Empleo, y con otros cargos interiores de la Junta, Viera aseguró que «Guerrero nunca habló de ningún tema relacionado con las ayudas o subvenciones ni comunicó posibles irregularidades».

«El sistema de pagos de las ayudas a través del Instituto de Fomento de Andalucía, IFA, como caja paralela, se instauró para agilizar los desembolsos y no para evitar fiscalizarlos«, justificó Viera, a quien el magistrado informó que está imputado por supuestos delitos de prevaricación y malversación, centrados en las subvenciones a empresas de la Sierra norte de Sevilla.

Por otra parte, la Intervención General de la Junta de Andalucía censuró ayer la escasa vigilancia del Ejecutivo autónomo sobre los fondos públicos que destinó para cursos de formación subvencionados entre 2005 y 2013.

Los interventores criticaron que el Gobierno andaluz concediera fondos millonarios año tras año, sin destinar un cuerpo de funcionarios a revisar cada ayuda, lo que propició un fraude todavía no cuantificado oficialmente, pero que algunas informaciones cifran en 3.000 millones de euros.