1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Los precios suben al 3%, la tasa más alta desde octubre de 2012

IPC

Los precios se mantienen altos

La tasa anual del IPC en  enero es del 3%, casi un punto y medio por encima de la registrada el mes anterior

Los precios han bajado un 0,5% en enero respecto a diciembre de 2016.

Según los datos que este miércoles publica el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) en el mes de enero es del 3,0%, casi un punto y medio por encima de la registrada el mes anterior y la más alta desde octubre de 2012.

La vivienda, que experimenta una variación del 7,4%, más de seis puntos y medio por encima de la del mes anterior, debido en su mayor parte a la subida de los precios de la electricidad; y el aumento de los precios del gasóleo para calefacción y el gas, que disminuyeron en 2016, han sido fundamentales para esta variación de los precios.

Concretamente, los precios de los productos energéticos crecieron un 17,5% interanual en enero, tras el aumento del 5,3% registrado en diciembre. Esta evolución se explica por el repunte de los precios de la electricidad, que pasaron de crecer el 3,7% interanual en diciembre al 26,2% en enero, así como de carburantes y combustibles, que pasaron de un crecimiento del 6% al 13,9%, debido en gran medida al efecto base derivado del fuerte descenso experimentado en enero de 2016.

La tasa anual del IPC aumenta en todas las comunidades autónomas. Los mayores incrementos se registran en Castilla y León, con una subida de 1,8 puntos, y en Comunitat Valenciana y Castilla–La Mancha, con un aumento de 1,7 puntos en ambas. Por el contrario, Navarra, Canarias y Cataluña registran la menores subidas, de 1,1, 1,2 y 1,2 puntos, respectivamente.

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, considera que esto supone un verdadero peligro para la economía, el crecimiento económico en general, el empleo y los autónomos.

“Los autónomos soportan directamente el elevado aumento de los costes, al no repercutirlo al precio final de sus productos y servios prestados lo que conlleva una importante pérdida de poder adquisitivo y competitividad es sus negocios”, señala Lorenzo Amor, presidente de ATA, que añade que “el incremento de los precios de la energía es una losa que pesa sobre todos los servicios y productos y que puede convertirse en inasumible para muchos autónomos”.

Desde la Unión General de Trabajadores (UGT) alertan sobre la subida de los precios recordando las previsiones de invierno de la Comisión Europea publicadas el pasado 13 de febrero, según las cuales se espera que la inflación en la zona del euro aumente de 0,2% en 2016 al 1,7% en 2017 y en la UE pase del 0,3% en 2016 al 1,8% en 2017. Para España la previsión también es alcista, de manera se prevé que la inflación general suba desde -0,3% en 2016 hasta 1,9% en 2017.

UGT cree que “con estas tasas de inflación positivas y crecientes y con el PIB aumentando al 2,3%, los salarios deben crecer para ganar poder de compra. En este punto, el sindicato critica “la devaluación salarial” traída con la reforma laboral de 2012, “que ha hecho sufrir más a los empleados con los salarios más bajos: el 10% de trabajadores que menores retribuciones tiene han visto cómo sus salarios reales (una vez descontado el impacto de los precios) han caído de 2011 a 2015 un 12,4%; para el segundo 10% que menos gana han caído un 7%; y para el tercero, un 5,4%. Por contra, los trabajadores con mayores ingresos han visto cómo sus salarios aumentaban un 4,9%”.

Para frenar este “desvarío”, UGT insiste en reclamar aumentos salariales de entre el 1,8% y el 3% con el fin de fomentar el consumo y la inversión y compensar la pérdida de poder adquisitivo que han sufrido los trabajadores españoles. Además, pide incluir en todos los convenios cláusulas de garantía salarial para el caso de que los precios crezcan por encima de la previsión utilizada para pactar el convenio.

Nota: Esta es la primera vez que el INE utiliza la nueva “cesta de la compra”, la nueva clasificación europea de consumo, denominada ECOICOP (European Classification of Individual Consumption by Purpose) para analizar la oscilación de los precios.

El organismo estadístico selecciona los productos que más consumen los hogares para hacer una cesta de la compra “tipo”, que revisa anualmente y actualiza para incluir nuevos productos cuyo consumo comienza a ser significativo entre la sociedad y excluir aquellos que dejan de ser comprados.

Los cambios más destacables en la configuración de la nueva cesta de la compra son la incorporación de los servicios en línea de vídeo y música, los juegos de azar o el café monodosis en los productos de alimentación. Por su parte, algunos ejemplos de artículos que desaparecen de la cesta son el brandy, la videocámara o el DVD grabable, entre otros.

Con los ajustes, la cesta de la compra del IPC base 2016 pasa a tener 479 artículos, frente a los 489 de la base anterior.

Tags: , , , , , ,