1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Los precios acaban el año una décima por debajo de lo previsto

INE

Los precios han caído más de lo previsto

El IPC cierra el año en una tasa del 1,1%, tras bajar seis décimas respecto a noviembre

Los precios bajaron en diciembre una décima más de lo previsto y marcaron el mínimo del año, al situarse en el 1,1%.

Según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) en diciembre fue seis décimas inferior a la registrada el mes anterior.

Así, la variación de los precios fue en 2017 cinco décimas por debajo de la inflación final en 2016.

La bajada de los precios se debió, de acuerdo a los datos del INE, a la rebaja en el coste del transporte, la vivienda y el ocio y la cultura, fundamentalmente.

El transporte descendió en el último mes del año más de un punto y medio hasta el 1,9%, a causa de que los precios de los carburantes subieron en diciembre menos que en el mismo mes de 2016. También el coste de la vivienda, cuya tasa bajó más de un punto hasta el 1,3%, se rebajó debido a que el incremento de los precios de la electricidad en diciembre de 2017 fue menor que el registrado en 2016. Por último, el ocio y cultura, con una variación anual del -0,6%, casi dos puntos inferior a la de noviembre, como consecuencia de la subida de los precios de los paquetes turísticos este mes, menor que la de 2016, influyó en la bajada de la inflación.

La tasa anual del IPC disminuye en todas las comunidades autónomas en diciembre respecto a noviembre. Los mayores descensos se producen en La Rioja, Aragón, Castilla y León y Cataluña, con bajadas de ocho décimas en la primera, y siete décimas en las restantes. Por su parte, Comunidad de Madrid es la comunidad que menos disminuye su tasa anual, con un descenso de tres décimas.

A pesar de terminar el año en una cota más baja de la prevista, los sindicatos hacen una lectura pesimista de los precios, que “continúan subiendo más que los salarios”. En la Unión General de Trabajadores (UGT), ven injusto que “los precios, el coste de la vida, sigan creciendo en porcentajes superiores a los salarios”.

Argumentan los expertos de UGT que si “la inflación media del año se situó en el 2%, la subida salarial media en la negociación colectiva de 2017 fue del 1,43%, los salarios de los empleados públicos crecieron un 1%, y las pensiones se revalorizaron un 0,25%, la conclusión es que las rentas continúan perdiendo poder adquisitivo de forma generalizada”. Y eso, añaden, “a pesar del crecimiento económico”.

“Injustifcable”, en palabras de los representantes de los trabajadores que recuerdan que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha presumido esta misma semana de que el PIB creció el año pasado un 3,1% y de que España está ante “la etapa expansiva más larga de nuestra historia”.

UGT considera necesario “frenar y revertir el crecimiento de la desigualdad y la pobreza” en España “repitiendo la riqueza generada de manera justa, tanto en la distribución primaria, vía salarios, como en la redistribución, vía ingresos y gastos públicos”.

El sindicato ve necesario que, “tras el acuerdo alcanzado para revalorizar del SMI, se establezcan en la negociación colectiva subidas salariales acordes con la situación”. En este punto, animan a la patronal “a estar a la altura de las circunstancias”.

UGT reivindica salarios mínimos de convenio de 1.000 euros. Además, apelan a que los Presupuestos Generales del Estado para 2018 establezcan incrementos salariales para que los empleados públicos vayan recuperando el poder adquisitivo perdido y para mejorar la calidad de los servicios públicos.

Y, finalmente, el Pacto de Toledo “debe sacudirse la parálisis y adoptar criterios justos en la revalorización de las pensiones, teniendo en cuenta el incremento de los precios en los bienes y servicios básicos necesarios para poder vivir”. Para el sindicato el actual sistema de revalorización de las pensiones “es un camino acelerado al empobrecimiento de los pensionistas”, sobre todo, para aquellos que cobran las pensiones más bajas. Por eso piden que la pensión mínima contributiva se sitúe en el entorno de los 1.000 euros.

Por su parte, la Unión Sindical Obrera (USO) puntualiza que “aunque es cierto que 2017 se ha cerrado con una media de subida de la negociación colectiva del 1,43%, ese aumento solo corresponde a siete millones de trabajadores. Tenemos que recordar que dos grandes colectivos, como son los funcionarios y los pensionistas están muy por debajo de esa subida, con congelación y alza del 0,25%, respectivamente. Y el IPC les afecta por igual”

Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de la USO, detalla que “esa diferencia de 0,33% favorable a los trabajadores regulados por convenios colectivos no sirve ni siquiera para recuperarse de 2016, cuando perdieron un 0,6%”. Por lo tanto, insiste, “no podemos hablar de que los trabajadores estén ganando poder adquisitivo, cuando ni siquiera han recuperado lo perdido”. Añade Estévez que, de hecho, todavía quedaría por recuperarse de mazazos como el de 2012, cuando los salarios subieron el 1,3% frente a una inflación del 2,9%.

Estévez confronta los datos del INE, que reflejan que los precios no han subido tanto por un menor encarecimiento de los carburantes y la energía eléctrica en diciembre, con los estudios de organizaciones de consumidores, “que cifran la subida de la luz en un 4,6% en diciembre y un 10% en todo 2017. Mientras, el gasóleo para automóvil cerró 2016 con un precio medio de 1,038 euros/litro y 2017, a 1,120 euros/litro; y la gasolina, por su parte, cerró 2016 en 1,295 euros/litro y, sin embargo, 2017 en 1,362%”.

Con estos datos, la portavoz de USO cree que “decir que en este diciembre los precios de la energía han subido menos que en diciembre de 2016 y eso ha contenido la inflación es decir con buenas palabras que sí han subido los precios de la energía, que son los gastos, tras la alimentación, que más influyen en la economía doméstica, sobre todo en pleno invierno”.

“Subir menos que en diciembre de 2016 no significa que no suban muy por encima de los ingresos. Si reiteramos esas subidas colectivas de 1,43%, 0,25 y congelación absoluta, las cifras no se sostienen frente a un 10% de aumento de la electricidad y un 7,5 y 5% de subida respectiva de los carburantes más utilizados”, concluye Laura Estévez.

Desde la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, argumentan que el hecho de que los precios se mantengan en “este nivel moderado” es una buena noticia para mejorar la competitividad de autónomos y empresas.

Lorenzo Amor, presidente de ATA, es consciente, al igual que los sindicatos, de que los pensionistas se van a ver afectados y perderán poder adquisitivo, al subir las pensiones únicamente el 0,25%. Algo que podría agravarse de cara al nuevo año. Amor calcula que a lo largo de 2018 “tendremos tasas más elevadas para cerrar en año en torno al 1,6% – 1,7%”.

Por otra parte, los empresarios de la CEOE opinan que la desaceleración de la inflación subyacente durante los últimos meses, cerrando el año con una variación del 0,8%, y el incremento del tipo de cambio del euro frente al dólar han permitido que, a pesar del incremento de los precios del petróleo desde el mes de julio, la inflación general haya mostrado una senda de desaceleración a lo largo del ejercicio.

En la patronal vaticinan que durante los próximos meses, de mantenerse los precios del petróleo en los niveles actuales (65$/barril en lo transcurrido de enero), se espera que la inflación continúe su moderación hasta tasas en torno al 1%.

El precio del petróleo ha seguido la tendencia ascendente iniciada en el mes de junio, desde los 45/46$/barril hasta superar los 70$/barril en la actualidad. En el mes de diciembre el precio del barril Brent se situó en 65,0$/barril, un 22,3% más elevado que el año anterior, pero debido a la apreciación del tipo de cambio sólo un 8,9% más elevado en euros. Esta moderación se ha visto reflejada en el precio de los carburantes y combustibles, que se incrementaron un 3,8% interanual en diciembre, aunque siguen configurándose como el principal elemento inflacionista del índice general. En lo transcurrido de enero, el precio del petróleo se sitúa en torno a los 68,5$/barril, lo que de mantenerse supondría un incremento del 25,9% frente al mismo periodo de 2017. Sin embargo, en euros el incremento sería algo más contenido, un 12,3%, debido a la apreciación del tipo de cambio.

Así pues, afirman, la apreciación del euro está mitigando el efecto alcista de los precios del petróleo, pero todavía condiciona la evolución de la inflación general. De mantenerse en los niveles actuales, la inflación general podría seguir descendiendo ligeramente los próximos meses, situándose en torno al 1%.

Para terminar, los empleadores creen conveniente recordar “que cualquier deterioro de la competitividad tendrá un efecto en el crecimiento de la economía española”.

Tags: , , , , ,