1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Los mayores de 55 pierden 73.500 empleos en un trimestre

Adecco

Las cifras y porcentajes del análisis de Adecco son preocupantes

La crisis golpea a los más vulnerables

Los profesionales mayores de 55 años han perdido 73.500 empleos durante el segundo trimestre de 2020, en un período en el que el número de ocupados suele crecer debido a la campaña de contratación estival, pero que este año ha invertido su tendencia por la pandemia (en el mismo período del año pasado los mayores de 55 años ganaron 92.200 empleos).

‘A diferencia de otras personas que se han quedado sin trabajo, los mayores de 55 años se enfrentan a situaciones de extrema complejidad: se truncan sus cotizaciones en un momento clave y su desempleo tiende a cronificarse, lo que deriva en situaciones de pobreza y exclusión social’, destaca Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco.

En este sentido y. a pesar del protagonismo creciente de los senior como fuerza laboral (representan el 15% de los desempleados frente al 8% de 2010), sus dificultades de acceso al mercado siguen siendo mayúsculas. Una realidad que se ve irrevocablemente reflejada en el paro de larga duración: un 61,7% de los desempleados mayores de 55 años supera el año sin trabajo y la mayoría de ellos (49%) lleva más de 2 años sin encontrar empleo. Esta cifra se reduce en 20,2 puntos porcentuales entre el resto de la población, alcanzando el 41,5%.

Detrás de estas cifras se encuentran dos grandes barreras: una desactualización de competencias entre los senior y, sobre todo, prejuicios y estereotipos empresariales que frenan su contratación, abocándoles al paro estructural.

Según Mesonero, ‘estando los desempleados mayores de 55 años especialmente expuestos a la cronificación del desempleo, podrán dar el paso definitivo a la inactividad, ante la falta de expectativas y dificultades de acceso a un mercado laboral herido por la Covid-19.  Ello acarrea un importante riesgo, en un contexto de récord de envejecimiento en España, en el que la fuerza laboral senior es clave para la competitividad del país’.

El año pasado un informe sobre exclusión social de la Fundación Foessa cifraba en 6 millones las personas ‘vulnerables’ que podrían pasar a la exclusión social de producirse un empeoramiento de la economía. Y aunque las dimensiones de la oleada de pobreza que se viene son difíciles de calcular, esos 6 millones de personas podrían sumarse a los 8,5 millones ciudadanos en situación de exclusión que ya se contabilizaban en la era pre Covid-19. Con todo, el número de residentes en España en situación de exclusión social se elevaría a los 14,5 millones o, lo que es lo mismo, alcanzaría al 31% de la población, frente al 18,4% actual. 

Tags: , , , , ,