1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Los ganaderos creen que 300€ por vaca no cierran la crisis láctea

García Tejerina

Tejerina promete soluciones pero pide colaboración

Conozca las claves de la crisis del sector lácteo

Los ganaderos españoles siguen adelante con sus protestas por lo que consideran una burla de la industria láctea, que les obliga a vender la leche de sus vacas por debajo del coste de producción.

Después de que la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, anunciase que su Ministerio concederá una ayuda directa de unos 300 euros por vaca para aquellas explotaciones que estén vendiendo la leche por debajo de la rentabilidad, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), que valora la ayuda, advirtió de que no soluciona los problemas estructurales.

Tejerina considera que la ayuda, que responde a una petición formulada por la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA), podría beneficiar a entre 2.500 y 3.000 explotaciones. Los agricultores y ganaderos afirman que la medida sí ayudará a «aguantar el tirón» a los miles de ganaderos que están a punto de arruinarse, pero se preguntan qué pasará «cuando el dinero se acabe».

Desde UPA insisten en que el problema es estructural y que esta ayuda no ataja sus causas; y por ello abogan por un acuerdo de toda la cadena para que el ganadero cubra sus costes de producción, al igual que en Francia, donde, por cierto, camiones españoles siguen sufriendo ataques por parte de agricultores galos que se oponen a la entrada de productos españoles más baratos.

UPA dice que los 300 euros «no durarán toda la vida» y exhortan al Gobierno a impulsar un acuerdo que proteja a los ganaderos frente a los precios por debajo del coste de producción. La organización tiene claro que esta es la única solución a la crisis láctea.

La organización agraria adelanta que aceptaría incluso que el acuerdo llegase desde la distribución, e insta al Gobierno a que lo impulse. Pero pide que sea «justo y pronto», ya que el sector se desmorona y España «corre peligro de perder el control sobre su lácteo». Y es que un precio que cubra el coste de producción de la leche ayudaría a que nuestros ganaderos no dependiesen en tan gran medida de la industria láctea extranjera.

La leche en España no sobra y por ello se importa cerca del 30% de la que se consume. Estas importaciones provienen sobre todo de Francia y Alemania. Además, la industria transformadora que opera en España también está en manos de estos países, concretamente en un 30%. Sólo el 12% de esta industria en España está en manos de la francesa Lactalis. A esto hay que añadir que estos países han incrementado su producción de leche desde la desaparición de las cuotas lácteas en abril de este año.

Por todo ello, desde UPA aseguran que no cesarán en las reividicaciones que vienen realizando durante todo el verano y cuya próxima manifestación está programada en Galicia para el día 27.

García Tejerina ha asegurado que hará todo lo que sea legalmente posible. Y entre otras medidas, aparte de los 300 euros por vaca, trabaja en la posibilidad de conceder una moratoria de un año para los créditos concedidos por el Ministerio a los ganaderos.

En relación con los precios, la ministra asegura que es «absolutamente falso» que el Gobierno francés haya fijado un precio a la leche. Según ha aclarado, ni Francia ni España pueden fijar precios porque lo impiden las normas de competencia comunitarias. Para la ministra «lo importante es no generar expectativas falsas, no engañar, y trabajar para impulsar medidas que verdaderamente se puedan materializar».

García Tejerina ha propuesto al sector español lo que ha hecho Francia, donde el Gobierno de Hollande ha impulsado un acuerdo para adoptar prácticas que conduzcan a mejorar el precio.

Lo que pasa, según la ministra, es que «estamos en una situación de desequilibrio entre la oferta y la demanda a nivel internacional, lo que está provocando que los precios a nivel europeo estén bajos. En el caso concreto de España, se da una situación bastante asimétrica, ya que hay más de un 25% de diferencia entre lo que perciben los ganaderos, en función del grado de organización que tengan en las diferentes Comunidades Autónomas. Y donde el sector está menos organizado, es más vulnerable; es a los ganaderos de esas regiones menos organizadas a los que el Gobierno dará 300 euros por vaca», explica Tejerina.

Pero la ministra considera imprescindible que toda la cadena se sume a los acuerdos. En este sentido, ofreció el pasado martes a los sectores un acuerdo para la estabilidad y la sostenibilidad de la cadena de valor del sector lácteo, que incluye doce medidas en las que todos deben estar implicados.

García Tejerina espera que en la reunión que se va a celebrar con el sector, tras el Consejo extraordinario de Ministros de Agricultura de la Unión Europea del 7 de septiembre, cuando todas las partes hayan tenido tiempo de estudiar las propuestas, «cerremos acuerdos y empecemos una etapa nueva para el sector lácteo».

En relación con el Consejo de Ministros de la UE, la ministra ha comentado que el próximo viernes, 28 de agosto, mantendrá un encuentro con sus homólogos de Francia, Italia y Portugal para llegar a un acuerdo y conseguir el mejor resultado posible en la reunión del Consejo.

Tags: , , , , , ,