1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (2 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Los empresarios dan por perdido el primer trimestre

Nadia Calviño

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño (Foto: Borja Puig de la Bellacasa)

Si se tiene en cuenta la población que no está trabajando por estar en ERTE y las personas inactivas que teniendo disponibilidad para trabajar no han podido buscar empleo, la tasa de paro se situaría por encima del 22%

El sector turístico urge a intensificar las medidas para minimizar el impacto de la crisis

Los resultados de la EPA conocidos hoy evidencian que el primer trimestre ha sido un período perdido para la normalización de la economía española, ya que se han destruido 137.500 empleos, con especial incidencia en el sector privado, que ha perdido 155.800 puestos de trabajo.

La caída en el número de horas trabajadas de un -1,56% en el primer trimestre frente al último trimestre de 2020 apunta a un descenso del PIB de una magnitud mínima del -0,5% en tasa trimestral.

La tasa de paro se ha situado en el 16%, pero esta cifra no refleja la gravedad del problema del desempleo. Si se considerase la población que no está trabajando por estar en ERTE y a las personas inactivas que pudiendo trabajar no han podido buscar empleo, la tasa de paro se situaría por encima del 22%. Se calcula que las personas que no han podido buscar empleo a pesar de estar disponibles -considerados inactivos-, ha aumentado en 162.500 personas en el trimestre, hasta un total de 1.096.200 personas.

Además y como nota dominante, en los últimos meses el proceso de normalización de la economía española está siendo muy asimétrico, tanto por CCAA como por sectores.

Desde una perspectiva regional, el impacto en el mercado laboral es diferente. De hecho, Madrid se adelanta en el proceso de recuperación con la creación de 40.400 empleos. También Cataluña (33.300 personas) y Cantabria (1.200 personas) han registrado un incremento del número de ocupados, mientras que en Melilla el empleo se ha mantenido estable. El resto de CCAA pierden empleo, reflejando el mayor retraso en la normalización de la actividad.

Por sectores, cabe señalar que, excluyendo a la agricultura, el empleo ha mostrado un deterioro en todos los sectores, destacando especialmente la caída de la ocupación en la industria (-51.500 personas) y en los servicios (‑83.400 personas).

En definitiva, los resultados de la EPA del primer trimestre apuntan a un retroceso en la ‘normalización’ de la actividad y el empleo a comienzos del año. Esto dificulta extraordinariamente el cumplimiento de los objetivos del Gobierno de crecimiento y creación de empleo para el conjunto del año. Es importante no olvidar, en este punto, que tanto los niveles de empleo como de actividad son claramente inferiores a los existentes hace un año, aun teniendo en cuenta que los ERTE están jugando un papel relevante y han evitado un mayor aumento del paro.

En Fedea resumen la situación así: El primer trimestre de 2021 presenta una destrucción de empleo del 2,4% respecto al momento previo al shock causado por la pandemia. En particular, los colectivos más perjudicados han sido las personas jóvenes (con una destrucción de empleo del 14,6%) y con estudios primarios (del 14%). En cuanto al tipo de empleo, la destrucción afecta fuertemente a los contratos temporales y parciales, que han disminuido en 7,5% y 5,3% respectivamente. El sector más afectado es la industria, con un 4,6% menos de empleo que hace un año. La Comunidad Autónoma más afectada es Canarias, con un nivel de empleo un 14% inferior que el mismo trimestre de 2020.

Para el sindicato USO la pérdida de ocupación y de población activa oculta una ‘nueva bolsa de excluidos del sistema’. Menos población activa (-203.400) y menos ocupación (-137.500): son los datos más preocupantes del primer trimestre de la EPA para Joaquín Pérez, secretario general de USO, que descubre el secreto oculto del nuevo método estadístico impuesto por el Gobierno debido al covid: considerar ‘inactivos’ a los parados que no pueden buscar empleo porque las empresas de su sector siguen en ERTE o porque deben permanecer en casa a cargo de menores u otros dependientes.

A Pérez le inquieta ‘la nueva bolsa de exclusión que supone los que desaparecen de la búsqueda de empleo: si no figuran como demandantes de empleo, no existen’.

A todo esto se suma que el ritmo de vacunación amenaza la competitividad turística de España. Destinos como Turquía, Croacia o Grecia están priorizando la vacunación del sector turístico. Y en España la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) alerta de que el ritmo y la eficiencia en los criterios de vacunación de estos destinos competidores directos pone en riesgo la competitividad turística española ante la próxima temporada de verano.

Para hacer frente a esta amenaza, desde CEHAT se insiste en la necesidad de incluir el ‘riesgo de exposición’ en todos los sectores dentro de los criterios de vacunación. Esta medida plantea que, una vez que se haya vacunado a los colectivos más sensibles, se proceda a inmunizar a los más expuestos, atendiendo no sólo a su edad sino también a su grado de exposición al virus. Una iniciativa que la patronal del alojamiento turístico español solicitó la semana pasada mediante carta a la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

Estos tres destinos del arco mediterráneo (Grecia, Croacia y Turquía), fuertes competidores de España para la campaña estival, están aplicando ya medidas similares y han resuelto, además, vacunar de forma prioritaria a los trabajadores de su sector turístico, determinando también, en algunos casos, inmunizar primero a los que tengan un contacto directo con los turistas u otros trabajadores.

Proteger de forma más eficiente tanto a los trabajadores como a los clientes del sector turístico salvaría la temporada estival. ‘Nuestros competidores nos adelantan y la medida que planteamos es fundamental para salvar la temporada, ya que los viajeros apostarán por destinos seguros donde haya altos niveles de vacunación’, apunta Jorge Marichal, presidente de CEHAT.

Marichal recuerda el fuerte peso e influencia del sector turístico en la economía española y su efecto tractor sobre otros muchas otras industrias. De hecho, según el World Travel & Tourism Council (WTTC), el turismo fue en 2019 el sector que más aportó a la economía española (un 14,3% de su PIB) y que genera 2,8 millones de puestos de trabajo (un 14,6% del total del empleo en España). Por ello, la Confederación subraya que su reactivación será clave para la recuperación del conjunto del país y que la eficiencia en el proceso de vacunación será fundamental para consolidar su recuperación y su buen funcionamiento como uno de los motores de crecimiento de la economía española.

En 2021 la aportación del turismo al PIB será la mitad que en 2019

Tags: , , , , , ,