- elpueblodigital.es - http://www.elpueblodigital.es -

Desilusión de los profesionales con las medidas económicas adoptadas

Autoliquidación SS

Las empresas lo están paando muy mal

Especialmente por no ampliar los plazos de las autoliquidaciones tributarias y de las declaraciones informativas

Tras el Consejo de Ministros celebrado este martes el Consejo General de Economistas (CGE) se ha mostrado decepcionado.

Para Valentín Pich, “los acuerdos adoptados demuestran la falta de sensibilidad del Ejecutivo con empresas y profesionales, a quienes niega herramientas que les ayudarían a sobrevivir facilitándoles liquidez con algo tan sencillo como ampliar los plazos de las autoliquidaciones tributarias y de los pagos de las cuotas de la Seguridad Social». Estas dos cosas serían especialmente importantes para los que, a duras penas, intentan mantener la actividad, máxime con la extensión del estado de alarma 15 días más. «Los están dejando desamparados”, reprocha.

El cierre de los negocios o la difícil o imposible tarea de cobrar facturas y realizar ventas pintan un futuro dificilísimo, incluso después de que la pesadilla del Covid-19 cese.

Aun reconociendo algunas medidas de alivio (como la flexibilización de ERTEs, las relacionadas con las cuotas de autónomos, las facilidades para aplazar autoliquidaciones tributarias de las pymes que resulten a ingresar o la ampliación de determinados plazos tributarios), el CGE insiste en pedir que se amplíen los plazos de las autoliquidaciones tributarias y de las declaraciones informativas.

También que se agilicen los aplazamientos de deudas tributarias para las empresas que no sean pymes, aunque hubiera que analizarlos caso a caso. Y que se modifiquen los plazos del Impuesto sobre la Renta y del Impuesto sobre Sociedades. En el primer caso por comenzar el plazo de declaración en medio de la vorágine y, en el segundo, por el desplazamiento que se ha producido en los plazos mercantiles.

Las empresas que, a pesar de todo, siguen manteniendo un razonable nivel de actividad y el empleo de sus trabajadores necesitan que se les exonere temporalmente de abonar la aportación empresarial a la Seguridad Social. De no hacerse así, se estarían dando más ventajas al cese de actividad y la suspensión de los contratos de trabajo.

En España existen muchas empresas que, aunque continúan en funcionamiento, lo están haciendo a un menor nivel y que, además, cuentan con fondos de maniobra muy limitados. A estas, el Gobierno debería permitirles, por ejemplo, aplazar el pago del próximo 30 de marzo del IVA y de las cuotas a la Seguridad Social, o los pagos fraccionados de Sociedades, las retenciones del IRPF y el IVA, que habrán de hacerse en abril.

“La comparecencia de hoy de la ministra de Hacienda -María Jesús Montero- ha sido un jarro de agua fría», califica Pich, que estará muy pendiente de las medidas que se tomen en Bruselas, que, sin duda, serán decisivas en las próximas actuaciones del Gobierno de España.

Al Ejecutivo PSOE-UP le exigieron la derogación de la disposición adicional sexta del Real Decreto de 17 de marzo [1] y tampoco ha  hecho caso.