1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Los clubs de cannabis son cosa del Estado

Nekwo

La ley permite la venta de hierba

Recuerda que la actividad de estos clubes no siempre es lícita desde el punto de vista penal, por lo que la competencia se reserva en exclusiva al Estado

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha anulado la Ordenanza Municipal aprobada en octubre de 2014 por el Ayuntamiento de San Sebastián que regulaba la ubicación de los Clubes Sociales de Cannabis.

El Supremo considera que un Ayuntamiento no es competente para regular esa materia.

La Sala estima un recurso de la Abogacía del Estado contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, de mayo de 2016, que había desestimado un recurso de la Administración central contra dicha Ordenanza.

El Supremo indica que si la actividad de los clubs de cannabis fuese siempre y sin discusión lícita, nada cabría objetar a la competencia del Ayuntamiento para regular desde una perspectiva urbanística y ambiental dicha actividad. Pero, sin embargo, la actividad de dichos clubes no siempre es lícita desde el punto de vista penal, de acuerdo con la jurisprudencia de la Sala Segunda del Supremo, por lo que entra dentro de una materia (la legislación penal) cuya competencia reserva en exclusiva al Estado el artículo 149.1.6 de la Constitución.

“La indeterminación, con la consiguiente necesidad de estar al caso concreto, de si un club social de cannabis es o no ilícito penalmente, impide considerar competente a un Ayuntamiento, para regular, aunque solo sea desde la óptica urbanística y ambiental, los clubs de cannabis, en cuanto esa regulación, aun cuando fuera estrictamente urbanística y ambiental, tiene una incidencia innegable sobre la delimitación del tipo penal, en cuanto puede llevar al error de la atipicidad absoluta de la actividad desarrollada por los clubs sociales de cannabis”, indica la Sala.

Los magistrados recuerdan que el Tribunal Constitucional (TC) declaró inconstitucional en una sentencia de 2017 la Ley Foral 24/2014, reguladora de los colectivos usuarios de cannabis en Navarra, cuyo objeto era establecer las normas generales para la constitución, organización y funcionamiento de los clubs de personas consumidoras de cannabis, “por invadir la competencia exclusiva estatal en materia de legislación penal”.

Y añade que el mismo TC, en otra sentencia de 2018, declaró inconstitucional el artículo 83 de la Ley del Parlamento Vasco de abril de 2016, distinguiéndose, a efectos competenciales, dos clases de asociaciones: “no será lo mismo si se trata de asociaciones de consumidores que no tienen más propósito que la participación en la ejecución de fines públicos -en cuyo caso el encuadre y los títulos competenciales implicados serían los referidos en el apartado anterior [sanidad interior]- que si consisten en asociaciones para articular el consumo y cultivo compartido de cannabis a las que adicionalmente se les asigna la cooperación con la política de reducción de daños como objetivo de salud pública, supuesto este segundo en el que, con arreglo a lo resuelto en una sentencia del TC de 2017, la norma autonómica estaría regulando el consumo, abastecimiento y dispensación de cannabis, materias cuya disciplina normativa se reserva al estado”.

También señala el Supremo que, por sentencia de 19 de septiembre de 2018 el Constitucional declaró la inconstitucionalidad de la Ley del Parlamento de Cataluña de julio de 2017, de las asociaciones de consumidores de cannabis.

Tags: , , , , , ,