1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Los agricultores se niegan a pagar la guerra comercial UE-EEUU

Airbus

El Airbus 380 recibió ayudas ilegales de la UE según la OMC

El Gobierno norteamericano impondrá aranceles a productos europeos desde el 18 de octubre tras un fallo de la OMC sobre subvenciones a Airbus

Al final va a tener razón Donald Trump, que lleva algún tiempo quejándose del sistema de subvenciones europeo. El presidente de los EEUU defiende que muchas de las ayudas europeas a la industria «burlan» las leyes comerciales.

Y el fallo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) parece darle la razón. Según el árbitro de la OMC, las subvenciones a Airbus por parte de la Unión y especialmente de Alemania, Francia, el Reino Unido y España, son merecedoras de «contrapartidas» de los EEUU.

Washington presentó en 2004 una queja ante la OMC alegando que las ayudas al fabricante de aviones comerciales y militares europeo perjudicaban a la norteamericana Boeing. Estas subvenciones concedidas para fabricar el Airbus 380 entre diciembre de 2011 y 2013 ascienden a 7.496.623 millones de dólares al año.

Tras este «histórico» laudo arbitral la Administración norteamericana podrá imponer a partir del próximo 18 de octubre aranceles a la Unión Europea (UE) por valor de casi 6.900 millones de euros respecto a todos los servicios excepto los financieros.

La Oficina de Comercio Exterior explicó ayer que se incrementarán los aranceles en el 10% a las grandes aeronaves civiles que la UE vende a EEUU y en el 25% para los productos del textil, la metalurgia, la maquinaria y el sector agroalimentario. Puede leer aquí la lista completa -en inglés- de los productos sobre los que subirán los aranceles.

Entre los bienes agrícolas más afectados por la medida destacan el aceite de oliva, las aceitunas, los productos porcinos como el jamón, los vinos y licores, quesos, yogures, mantequilla, fruta, (naranjas, limones, melocotones, clementinas y cerezas), zumos de fruta y vegetales, gelatinas de fruta y galletas, entre otros.

Esto, claro, ha caído como un jarro de agua fría sobre los agricultores españoles que lamentan que, una vez más, el sector agrario pague las consecuencias de una guerra comercial que nada tiene que ver con el campo español.

EEUU es el principal destino comercial fuera de la UE de los productos agroalimentarios españoles, con un volumen de exportaciones de 2.032 millones de euros (principalmente, frutas y hortalizas, aceite de oliva, vino, licores y mosto, conservas de aceitunas, quesos y derivados cárnicos, que suman el 75% del total de estas ventas) y también el principal origen de las importaciones, con 1.998 millones de euros (frutos secos, habas de soja y bebidas espirituosas).

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) subraya que la subida los aranceles anunciada ayer por el gobierno Trump a las importaciones de vino, aceite, aceitunas y quesos de la UE impactará sobre un volumen de exportaciones españolas de 970 millones de euros.

Durante el último año, el valor de las exportaciones españoles a EEUU se situó en torno a los 300 millones de euros en vino, 400 millones en aceite, 180 en aceitunas y 87 en productos lácteos, fundamentalmente quesos.

“Resulta totalmente injusto y desproporcionado que, una vez más, el sector agrario sea el pagano de una guerra comercial de la UE que no tiene nada que ver con nosotros», indica Miguel Blanco, secretario general de COAG, que lamenta que sea el campo español el que acabe sufriendo las consecuencias de los acuerdos con terceros países, caso del reciente UE-MERCOSUR, como de los desacuerdos, en este caso por un conflicto que tiene su origen en el sector aeronáutico.

Ante esta injusticia, una más, exige a las autoridades comunitarias y al gobierno español «que protejan los intereses de nuestra agricultura con una solución rápida y equilibrada para evitar que este conflicto acabe pasando un nueva y costosa factura a nuestros agricultores y ganaderos”.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) también exige a Bruselas y al Gobierno de España una respuesta contundente al anuncio de los Estados Unidos, que aclara, aplica la máxima del «divide y vencerás» imponiendo aranceles diferentes según el país europeo de que se trate. «Ahora Italia será más competitiva que España, por ejemplo, en el caso del aceite y para la aceituna de mesa -que lleva millones de euros perdidos- está nueva oleada arancelaria será la puntilla como sector exportador», indican.

Tags: , , , , , , ,