1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Las enfermedades vasculares, primera causa de muerte femenina

Enfermedades vasculares

Hay que cuidarse mucho…

Representan alrededor de 127.000 fallecimientos anuales en España

El 50% de las personas mayores de 50 padece alguna patología de venas y arterias

Las enfermedades vasculares son la primera causa de mortalidad femenina y la segunda masculina, representando el 30% de los fallecimientos en toda España.

Alrededor de 127.000 personas mueren cada año en España por estas patologías, es decir, uno de cada tres fallecimientos se debe a una enfermedad vascular.

En el IV Congreso de Cirugía Endovascular que se celebra en Oviedo se ha advertido del gran desconocimiento social sobre las patologías de venas y arterias a pesar de su elevada prevalencia: el 50% de los mayores de 50 años padece alguna.

Una de las más frecuentes es la enfermedad arterial periférica (EAP), conocida como “síndrome del escaparate”, pues obliga a quien la padece a pararse continuamente al andar. Esta patología afecta hasta al 8,5% de la población mayor de 55 años (10,2% en varones y 6,3% en mujeres), con un infradiagnóstico superior al 20% que viene favorecido por ese desconocimiento social.

Uno de cada diez varones mayores de 70 años padece enfermedad arterial periférica significativa. Además, es previsible que la prevalencia de esta patología siga creciendo debido al envejecimiento de la población (en 2017 la cifra de fallecimientos superó en 57.000 a la de nacimientos) y al aumento de la incidencia de diabetes, que es un factor de riesgo independiente para la enfermedad vascular periférica. La EAP es además, según los especialistas, un importante predictor de mortalidad precoz por su relación con la patología cardiovascular y cerebro vascular.

En el tratamiento de las enfermedades del sistema circulatorio, las técnicas endovasculares han supuesto una gran revolución. Se estima que la cirugía endovascular representa ya aproximadamente el 60% de toda la cirugía de venas y arterias que se realiza en nuestro país.

Desde el punto de vista cuantitativo, las intervenciones endovasculares de arterias son más frecuentes que las de venas y el grupo más numeroso de estas operaciones no invasivas se concentra en las arterias de los miembros inferiores, especialmente en la arteria ilíaca, en la femoral y la poplítea por patología oclusiva.

Desde un prisma cualitativo, en cambio, la aportación más significativa se ha producido en los aneurismas de aorta, donde las técnicas endovasculares han reemplazado casi completamente a la cirugía abierta, por sus mejores resultados operatorios y postoperatorios precoces y sus plazos más rápidos de recuperación.

Un buen ejemplo es el del aneurisma de aorta abdominal roto donde las cifras de supervivencia hace diez años eran del 5% y hoy en día con las técnicas endovasculares alcanzan el 80%.

En general, donde se ha producido un mayor cambio en las tasas de morbimortalidad postoperatoria ha sido en el tratamiento de los aneurismas de la aorta torácica descendente y toracoabdominal. La mortalidad de la cirugía abierta podía oscilar entre un 4 y un 15%, con una importante morbilidad postoperatoria, que abarcaba desde paraplejias, insuficiencia renal o complicaciones cardiorrespiratorias, entre otros. Las técnicas endovasculares han permitido bajar de forma clara estas tasas de morbimortalidad por debajo del 6%.

El 5% de los varones mayores 50 años padece un aneurisma de aorta. Y entre un 2 y un 4% de la población mayor de 60 años padece un aneurisma de aorta abdominal, uno de los más complejos de tratar, porcentaje que aumenta en el grupo de los fumadores.

Respecto a la patología venosa, el 10-20% de la población adulta presenta insuficiencia venosa severa en las extremidades inferiores y entre el 1 y el 2% de la población adulta padece úlceras en los miembros inferiores (el estadio más avanzado).

La presidenta del Capítulo de Cirugía Endovascular de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular, Mercedes Guerra, explica que «las innovaciones se suceden a velocidad frenética en la cirugía vascular, donde las técnicas endovasculares han supuesto una gran transformación que aún no ha terminado». Por este motivo, añade, «el desafío de la superespecialización relacionado con el conocimiento de nuevas técnicas y materiales tiene su reverso en el conocimiento profundo de las patologías y los pacientes”. 

Tags: , , , , ,