1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Las anchoas «del Cantábrico» no son todas del Cantábrico

Anchoas

No todas las anchoas son como las de esta imagen de Pez&Co

Las conservas de este pescado pueden proceder de las cotas de Marruecos

Ya es obligatorio especificar el origen de los productos lácteos

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte este miércoles de que las anchoas en conserva que se comercializan bajo la denominación «del Cantábrico» pueden haber sido capturadas en otros mares u océanos.

La normativa actual sólo establece que la anchoa sea de la especie engraulis encrasicolus para poder llevar el apellido «del Cantábrico» y esto permite etiquetar de manera confusa y engañosa.

Tras analizar 15 marcas de anchoas del Cantábrico, los especialistas de la organización defensora de los consumidores han descubierto que todas son engraulis encrasicolus, pero también que 11 de ellas no especificaban su origen.

Las anchoas del Cantábrico son muy reconocidas pero su conserva no cuenta con una indicación geográfica protegida, por lo que es posible encontrar latas de filetes de anchoa «del Cantábrico» aunque esté pescada en las costas de Marruecos o elaboradas en una fábrica de Madrid.

OCU avisa, además, de que actualmente ni siquiera es obligatorio especificar el nombre de la especie concreta de la anchoa en el etiquetado, por lo que los consumidores tienen difícil comprobar qué producto están comprando. Incluso corren el riesgo de pagar un precio muy alto por una anchoa que en realidad es de calidad inferior.

En el País Vasco y Cantabria han puesto remedio creando sellos de calidad exigentes, tanto con las zonas de pesca como el lugar de elaboración de la conserva. En el caso de la anchoa «vasca», para llevar este sello no sólo se exige que la anchoa sea Engraulis encrasicolus, sino que haya sido capturada en la zona habitual de pesca de la flota artesanal vasca de bajura (zona FAO 27, concretamente la región VIIIc) y las conservas elaboradas 100% en el País Vasco.

Por su parte, el sello de Calidad Controlada de Cantabria (voluntario) también exige que sea Engraulis encrasicolus y que todo el proceso de escaldado, corte, escurrido, fileteado, aceitado y cierre del envase sea realizado en una conservera ubicada en Cantabria. En este caso, la zona de captura es más amplia, abarcando el Atlántico Noreste (FAO 27), el Mar Mediterráneo (FAO 37) y el Atlántico Centro-Este (FAO 34).

OCU cree que, al igual que ocurre con las anchoas frescas, en las que es obligatorio especificar de donde proceden, las conservas de este pescado también deberían estar obligadas a indicar su origen.

Con la campaña #EatOriginal, OCU, junto con otras organizaciones europeas, exige a la Comisión Europea que se informe claramente del lugar de origen de los alimentos y que esta aparezca en el etiquetado, independientemente de que sean frescos o procesados.

De lo contrario, el cliente no está 100% informado de lo que está comprando y, por lo tanto, su decisión está siendo manipulada.

En el caso de los productos lácteos ya es obligatorio especificar en las etiquetas el origen de la leche. Algo que los productores esperan que ayude a frenar el cierre masivo de granjas lecheras. Sólo el año pasado se cerraron en España más de 800 ganaderías lácetas.

Tags: , , , , ,