1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Agricultores y ganaderos pierden 3.600 millones por la sequía

UPA

Principales cifras de la devastación provocada por la sequía

UPA califica la situación de «emergencia nacional» y exige al Gobierno que actúe

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) valora las pérdidas generadas por la sequía en la agricultura y la ganadería españolas en más de 3.600 millones de euros.

Y las lluvias no llegan. UPA sitúa al sector primario en una crisis «gravísima» y en un nuevo informe en que detalla los problemas y pérdidas que está sufriendo el sector, acusan al Gobierno de no estar haciendo lo suficiente para luchar contra este grave problema que califican de «emergencia nacional».

Ganaderos y agricultores de esta asociación aseguran que el Gobierno no ha puesto en marcha ningún plan específico de lucha contra esta lacra ni ha destinado ayudas a los más afectados.

En el documento elaborado por UPA, se detalla que el último año hidrológico ha llovido un 18% menos de lo normal, lo que ha situado los pantanos al 37% de su capacidad, el nivel más bajo desde 1995.

Según el informe, la sequía afecta ya a toda España y a todos los sectores, tanto agrícolas como ganaderos. La escasez continuada de precipitaciones, unida a las temperaturas excesivamente elevadas, ha incidido muy perjudicialmente en todos los cultivos de secano y en la ganadería, al verse mermados o suprimidos los pastos y cultivos forrajeros.

Esta sequía meteorológica ha derivado en una insuficiencia de recursos hídricos en los embalses, motivando fuerte restricciones en los regadíos en gran parte del país, y por tanto, ocasionando graves problemas en los cultivos de regadío.

Dentro de las principales problemáticas que recoge la UPA, se incluyen la falta de agua de bebida y de pastos para el ganado extensivo y el encarecimiento de los forrajes en ganadería, los problemas en los regadíos, la falta de tempero para las siembras, la enorme pérdida de rendimiento en cultivos y producciones y la posible pérdida de ayudas de la PAC (Política Agraria Común) de mantenerse la regulación actual.

Narran los portavoces de UPA que muchas fuentes de agua natural, ríos, arroyos y arroyuelos se han secado en amplias zonas de la geografía española y por ello la ganadería extensiva no encuentra dónde beber o deben recorrer grandes distancias para conseguirlo. En la mayoría de los casos los ganaderos están contratando cisternas para llevar agua al ganado con un alto coste que, para una explotación media de 50 vacas, es de más de 1.000 euros al mes.

Ante esta situación, UPA pide al Gobierno que asuma el problema y luche contra él. «Hay muchas cosas que se pueden hacer», aseguran los productores, que citan entre las más urgentes destinar ayudas directas a los afectados, convocar urgentemente la Mesa de la Sequía, «que lleva meses sin reunirse», y establecer excepciones a la normativa para no perjudicar aún más a los agricultores y ganaderos afectados.

Entre estas excepciones señalan medidas de flexibilidad para las ayudas acopladas destinadas al ovino y caprino de carne. «Entendemos que para el ovino y caprino extensivo se debería flexibilizar el requisito de producción de 0,4 corderos anuales pasando a 0,6 para garantizar que ninguna explotación familiar queda sin ayuda», dicen no sin antes alertar de que «esto debería aplicarse excepcionalmente durante el periodo en que se mantenga la sequía».

Tags: , , , , , ,