1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

La moratoria hipotecaria sólo beneficia al 10% de los afectados por la crisis

Asufin

El dinero no lo va a regalar nadie… ni el Estado

El resto quedaría excluido por no cumplir de manera simultánea con los cuatro supuestos impuestos por el Gobierno

La banca ofrece como medida alternativa el aplazamiento de hasta doce meses en la amortización del capital para aquellos afectadas económicamente por la crisis generada por el covid-19 con una hipoteca sobre primera vivienda

La moratoria hipotecaria, una de las medidas estrella del Gobierno aprobada para aliviar la carga financiera de las familias y que consiste en aplazar el pago de la hipoteca, podría alcanzar finalmente a un escaso 10% de sus potenciales beneficiarios.

El resto quedaría automáticamente excluido por incumplir alguno de los cuatro requisitos impuestos en el real decreto aprobado ‘ad hoc’ por el Ejecutivo.

Un estudio de Asufin señala que algo más del 82% se ve afectado por el primero de ellos, es decir, haber sufrido un ERTE o unas pérdidas del 40% de ingresos o facturación. Le sigue el tercer requisito, con algo más de la mitad de los solicitantes en condición de acreditar que las cargas hipotecarias y los suministros básicos ya suponen el 35% o más de los ingresos de la unidad familiar. Algo más del 30% de los solicitantes cumplen con el segundo requisito de ingresos familiares con respecto al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) y un 20% aproximado han visto multiplicado por 1,3 el esfuerzo en asumir la carga hipotecaria.

En relación al IPREM es importante tener en cuenta que se evalúan los ingresos de la unidad familiar, entendiendo como tal el deudor, su cónyuge no separado legalmente o pareja de hecho inscrita y los hijos, con independencia de su edad, que residan en la vivienda, y que en el mes anterior a la solicitud no tengan ingresos que superen, con carácter general, 3 veces el IPREM mensual, es decir 1.613,52 euros (aunque puede verse ampliado si hay miembros mayores de 65 años en la unidad familiar o familiares con discapacidades y enfermedades graves).

En suma, cerca de un 74,5% cumple con alguna de las condiciones, pero no todas.

Alguno afectados, el 3%, cumplirían con todos los requisitos pero quedarían expulsados de la ayuda ya que la situación de vulnerabilidad presentada es anterior a las circunstancias de emergencia sanitaria del Covid-19. Porcentaje que se eleva al 12%, en el caso de familias que ya se encontraban en alguno de los supuestos de vulnerabilidad con carácter previo a la emergencia sanitaria, según los datos de la Asociación de Usuarios Financieros.

Esta serie de exclusiones en serie deja a los afectados por la crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus chino ‘en manos’ de los bancos, que podrían optar por refinanciar o prestar con intereses adicionales.

Con todo, la asociación ha comprobado que una leve modificación de los supuestos podría llegar a triplicar el número de beneficiarios, alcanzando a algo más del 32,65%. Esto se obtendría tomando en consideración la combinación de dos de los requisitos que parecen más razonables: el empeoramiento profesional, formar parte de un ERTE o sufrir un 40% de reducción de ingresos o facturación, por un lado, y el aumento considerable de la carga que supone la hipoteca, del 35% o más, con respecto a los ingresos totales de la unidad familiar, por otro.

Ayer, las entidades de crédito integradas en la AEB y la CECA pusieron en marcha ‘de manera voluntaria’ un aplazamiento de hasta doce meses en la amortización del capital para aquellas personas afectadas económicamente por la situación generada por el covid-19 con una hipoteca sobre primera vivienda que así lo soliciten.

Es una medida adicional y complementaria a la ‘moratoria gubernamental’ por la que se difiere el pago del principal en contratos de préstamos personales ligados a consumo para un periodo de hasta seis meses. Esto supone que los clientes sólo pagarán los intereses correspondientes de dichos préstamos, lo que reducirá sensiblemente la cantidad que venían pagando al mes hasta ahora. El aplazamiento se instrumentaría, según los casos y en función del criterio de la entidad, mediante un préstamo personal, una modificación del préstamo hipotecario u otra fórmula financieramente equivalente.

Tags: , , , , , , , ,