1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Prohibir el motor de combustión no es sensato, según las petroleras

AOP

Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, bajo el gran logo de la AOP

La industria de la automoción también rechaza, como plantea el Gobierno, prohibir la venta de coches de combustión en 2040 

La Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) ha advertido este lunes de que prohibir el motor de combustión puede comprometer el progreso futuro, el cumplimiento de los objetivos y la competitividad de nuestro país.

Durante un acto-debate en el que han celebrado sus 25 años, el presidente de la Asociación, Luis Aires, ha subrayado que “la prohibición de la matriculación y venta de turismos y vehículos comerciales ligeros con motores de combustión interna, incluidos los híbridos e híbridos enchufables, a partir del año 2040 no es una medida sensata”.

Aires ha añadido que en el sector se considera que la medida anunciada por el Gobierno de Pedro Sánchez “restringe la libertad de los consumidores y de las empresas, crea una incertidumbre innecesaria que desincentiva las inversiones, reduce la competitividad y retrasa las decisiones de compra, lo que aumentaría más la antigüedad del parque automovilístico español y supondría mayores emisiones”.

Todo esto lo ha dicho Aires en presencia de las ministras para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que han tenido que escuchar, además, que “las tecnologías maduras pueden y deben contribuir a la reducción de las emisiones de forma económicamente eficiente hasta que las tecnologías incipientes sean más competitivas”.

El también presidente de BP España ha espetado que la equiparación de los impuestos del gasóleo y de la gasolina no es una medida de lucha contra el cambio climático, ya que los vehículos diésel emiten menos CO2 que los de gasolina; tampoco resuelve los problemas de calidad del aire, más vinculados a la antigüedad del parque automovilístico.

Aires es más proclive a vincular en toda Europa los impuestos especiales con las emisiones de GEI asociadas a cada combustible para evitar efectos negativos sobre las actividades de transporte. Al mismo tiempo aboga por dejar que sean las tecnologías más competitivas las que impulsen los productos y tecnologías que menos CO2 emiten. Es decir, dejar de subvencionar unos sectores por encima de otros, al menos, “hasta que maduren las tecnologías de vehículos y combustibles bajos en emisiones”.

Durante el debate Dario Scaffardi, consejero delegado y director general de Saras, ha precisado que los combustibles fósiles que se utilizan en los automóviles suponen una parte muy pequeña de las emisiones globales de carbono.

Pedro Miró, consejero delegado de Cepsa, ha subrayado que en el transporte las tecnologías maduras disponibles en los motores de gasolina y gasóleo son mucho más eficientes y limpias que las más antiguas, como sucede con el diésel nuevo euro 6. Por otra parte, ha puesto en valor la división de la industria petroquímica que se dedica a la fabricación de plásticos, pinturas, envases, tejidos, material hospitalario, etc.

Por su parte, Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, ha incidido en la relevancia de la tecnología para mantener la competitividad y cumplir los compromisos ambientales. Y ha manifestado que la industria del refino está involucrada en una transición baja en carbono como lo demuestran las nuevas generaciones de biocombustibles avanzados a partir de residuos o al “hidrógeno verde”, obtenido con fuentes energéticas renovables. Imaz, que fue presidente del Partido Nacionalista Vasco, ha pedido humildad a la hora de analizar los impactos de las medidas adoptadas por las Administraciones, a las que ha pedido un marco regulatorio claro, estable y adecuado.

Ante tanto “recado” la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha aclarado que la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética no es un texto definitivo y que el Gobierno está dispuesto a tener en cuenta a todos los sectores que puedan contribuir a reducir las emisiones. También la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha subrayado la capacidad de la industria del refino, “que contará con el acompañamiento del Gobierno” para cumplir con los objetivos comprometidos por España.

Para terminar, Luis Aires ha reiterado que el cumplimiento de los objetivos en materia de cambio climático debe “asegurar a los ciudadanos acceso a la energía y a la movilidad a un coste que esté a su alcance”. En este sentido, ha augurado que la refinería del futuro suministrará combustibles bajos en carbono. Pero para desarrollarla, ha rematado, “lo que más necesitamos es certidumbre regulatoria”.

Tags: , , , , , , ,