1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

La industria espacial logró cifras récord de facturación en 2018

Thales Alenia Space

El satélite Space Inspire de Thales Alenia Space

Entrevista a Jorge Potti, vicepresidente de la Comisión de Espacio de la Asociación Española de Tecnologías de Defensa, Aeronáutica y Espacio (TEDAE)

La facturación de las empresas de defensa, seguridad, aeronáutica y espacio de TEDAE alcanzó en 2018 la cifra de 11.838 millones de euros, lo que supone un incremento del 5,9% respecto al ejercicio anterior. En 2018, año en el que por primera vez se desglosan de manera independiente los resultados del sector industrial de Seguridad, se alcanzaron máximos históricos en facturación y empleo, que creció en un 1,1%.

Del total facturado el pasado ejercicio, el 44% corresponde a aeronáutica civil, el 32% a aeronáutica de defensa, defensa terrestre y naval contabilizaron el 15%, la actividad espacial un 8% y Seguridad, un sector con gran proyección de futuro sobre todo en ciberseguridad, el 1%.

En lo que respecta al empleo, de los 57.000 empleos directos de calidad y alta cualificación, el 19% corresponden a mujeres. Una cifra bastante similar a la de mujeres que se gradúan en las universidades STEM que alimentan de profesionales a nuestras industrias, que oscila, según los años, entre el 17 y el 23%.

La exportación se tradujo en un 66%, debido al incremento del mercado interior, y se contempla un ligero descenso en el I+D+i –al 9%- respecto al año anterior consecuencia de la finalización de algunos programas y no haber nuevos en marcha. Algo que reflejan las cifras de desarrollo -D- vinculado nuevos productos, y la de investigación -I- a las tecnologías, mientras que la de innovación evoluciona de manera más lineal porque va ligada a los procesos.

– La industria espacial consiguió cifras récord en facturación el año pasado, alcanzando un total de 867 millones de euros. ¿Cómo compara con ejercicios precedentes y qué supone esto en clave europea?

En efecto, la cifra de negocio de las empresas españolas en el sector espacio alcanzó la cifra de 867 millones de euros en 2018, lo que supone un incremento del 2% con respecto al ejercicio anterior. Si analizamos el conjunto de empresas españolas comparables con la asociación europea Eurospace, observamos que en el conjunto de la industria espacial europea de upstream, en el año 2018 se produce una contracción de las ventas (-3%), lo que permite a la industria española recuperar terreno y alcanzar una cuota del 7,3% de la industria europea, lo que nos acerca al objetivo del 8%.

– Estamos ante una industria que ha registrado el mayor crecimiento de empleo con respecto al volumen de actividad, ¿cuáles son las principales características que definen al talento español?

Las empresas españolas perseguimos capturar cuota de mercado en actividades de alto contenido tecnológico y alto valor añadido. Es por ello que las empresas españolas invertimos en captar y desarrollar talento como elemento diferencial y clave en la sostenibilidad y desarrollo de nuestras propuestas empresariales. No es por tanto de extrañar que en al año 2018 el empleo de las empresas espaciales españolas crezca un 5,4%, significativamente por encima del crecimiento de las ventas. Es el reflejo de una inversión en capital humano del conjunto de empresas del sector, convencido del enorme potencial de desarrollo de nuestra industria y de que afrontamos un ciclo expansivo.

– ¿Cree que la industria toma medidas para retener el talento? Y a su vez, ¿somos un país exportador de profesionales en la industria espacial europea e internacional?

Por supuesto. Las empresas españolas nos afanamos y competimos por captar y retener a los mejores profesionales. Tenemos la suerte de contar en España con un conjunto de universidades que realizan una gran labor formativa y gozan de un indudable prestigio nacional e internacional. Es por ello que la competición por captar y retener talento abarca un ámbito europeo y que un número significativo de titulados españoles son captados por empresas europeas, particularmente del centro y norte de Europa. Dado el diferencial salarial entre los países del norte y sur de Europa, España se sitúa entre los países con componente exportadora, si bien con frecuencia estos profesionales terminan retornando a nuestro país, lo que a mi juicio tiene un efecto globalmente enriquecedor para España y Europa.

– Grosso modo, ¿cómo diría que es la estructura de grandes y pequeñas empresas, instituciones y administraciones públicas que conforma el sector espacial español?

El conjunto de la industria espacial española está constituido por medio centenar de empresas activas en el segmento del upstream (lanzadores, satélites y segmento terreno) y operaciones. A ellas habría que añadir un nutrido grupo de empresas de servicios auxiliares que actúan como subcontratistas de las anteriores. La Comisión de Espacio de TEDAE engloba a las veinte principales empresas españolas del segmento del upstream y operaciones. España también cuenta con un importante grupo de empresas que operan en el downstream (aplicaciones y servicios basados en tecnología satelital). Este segmento del downstream engloba un mercado de mayores dimensiones y más complejo de caracterizar.

Dentro del conjunto de administraciones públicas con intereses y competencias en el sector espacial, cabe destacar el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, el Centro de Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) con sus diversos centros e institutos, el Ministerio de Defensa, el Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial (INTA), el Ministerio de Fomento, con el Instituto Geográfico Nacional, y a la Agencia Española de Meteorología.

– En España, donde un 95% de las empresas tiene menos de 10 empleados, ¿tienen cabida las startups en el sector espacial?

Por supuesto que sí. El sector espacial está viviendo un momento muy estimulante en el que a la inversión pública se está sumando de forma creciente inversión privada. La inversión pública ha sido y será determinante en el desarrollo de programas científicos y exploración espacial y robótica, así como para los grandes programas de infraestructura espacial tales como Galileo, Copernicus, o los programas de Eumetsat. El contexto internacional y el carácter estratégico del sector espacial, con el papel creciente que juega en la defensa, seguridad y bienestar de los ciudadanos, va a requerir intensificar la inversión pública. Al mismo tiempo, la evolución tecnológica del sector permite de forma creciente casos de negocio impulsados por la iniciativa privada, que es cada vez más activa en el sector. El común denominador de ambas corrientes es el desarrollo de nuevas y mejores tecnologías y en esto las startup tienen mucho que aportar.

– ¿Qué aspectos considera que debieran reforzarse en la colaboración público-privada de cara a poner en valor esta industria?

En España, el conjunto de las Administraciones Públicas dedican unos recursos cercanos a los 500 millones de euros anuales en provisión de servicios y desarrollo de tecnologías e infraestructuras espaciales, de los cuales las principales partidas se corresponden a la contribución española a la ESA, principal motor del sector, programas espaciales de la Unión Europea y al Ministerio de Defensa. Dicha inversión, así como la gestión de la misma y el modelo de colaboración público-privada que la sustenta, no pueden sino catalogarse de un gran éxito al haber impulsado el desarrollo de una industria espacial española pujante y muy competitiva, que tiene además un gran potencial de desarrollo.

Creo que debemos avanzar en el desarrollo de programas espaciales nacionales, dentro de un plan estratégico nacional, que permita a la industria dar un salto de calidad. Asimismo, sería conveniente avanzar en el establecimiento de un órgano dentro de la administración del Estado que, de manera semejante a otros países, lidere los programas nacionales que corresponda y juegue un papel central en la gestión y defensa de los intereses industriales en materia espacial, la cual se desarrolla en un entorno internacional complejo, competitivo y muy exigente, que incluye un buen número de organizaciones y agencias internacionales.

– ¿En qué proyectos se trabaja en España actualmente en la carrera hacia Marte?

España tiene una participación significativa en el programa Exomars, auténtico buque insignia de la exploración espacial de la ESA. Dentro del programa de exploración espacial de la ESA, existen en la actualidad un buen número de programas en fases de desarrollo inicial, incluyendo misiones a la Luna en cooperación con Rusia, estación espacial lunar y, como futuro programa estrella, la misión Mars Sample Return. Dada la magnitud de algunos de estos programas, la cooperación internacional resultará decisiva para la viabilidad de las mismas. En la próxima Conferencia Ministerial de la ESA se dotará de presupuestos a estas misiones y España debe asegurar una participación relevante, a nivel de nuestro PIB.

– ¿Por qué todos los agentes que conforman el sector han querido unirse para celebrar un encuentro como Congreso del Espacio en este 2019?

La industria espacial es muy joven. La era espacial, iniciada con el lanzamiento del Sputnik, comenzó hace 62 años, y hace sólo 50 años que el hombre puso por primera vez el pie en la Luna. En la actualidad existen cerca de 5.000 satélites orbitando alrededor de la Tierra, que prestan un número creciente de servicios a la ciencia, comunicaciones, gestión de recursos, cuidado del medio ambiente, posicionamiento, defensa, seguridad y un largo etcétera. Se estima que cerca del 10% de la economía de la Unión Europea depende de tecnología satelital. Además el sector espacial se encuentra en un momento de transformación que va impulsar su desarrollo todavía con más fuerza.

– ¿Qué motivos les daría a los profesionales de la industria para que se animen a asistir al encuentro?

Estamos convencidos de que el Congreso va a ser un gran éxito. Tenemos un magnífico apoyo institucional y confirmada la participación de potentes de una talla extraordinaria. Va a ser un encuentro sin precedentes: durante dos días concentraremos a los directores de las principales agencias espaciales internacionales, máximos representantes de la industria espacial española, de la ciencia espacial española, de los principales usuarios del espacio, de altos representantes de nuestras Administraciones Públicas, así como de la Unión Europea y la ESA. Es una cita a la que todos los profesionales de la industria deben asistir al suponer un foro de debate de máximo nivel y una oportunidad de networking excepcional.

– Por último, ¿cuáles diría que son los retos a corto plazo a los que hacer frente para escalar posiciones como cuarto país del sector espacial de la zona euro?

El extraordinario desarrollo que el sector va a vivir en los próximos años requiere redoblar el esfuerzo inversor por parte de administraciones públicas y sector privado. De ello dependerá el futuro de nuestra industria. España, como cuarta potencia económica de la zona euro debe acercar su nivel de inversión a Italia, Alemania y Francia, que en la actualidad multiplican la inversión española en espacio por 3, 5 y 6, respectivamente. De otro modo la industria española no podrá jugar un papel relevante y de liderazgo, que nos permita acometer mercados internacionales.

Este año, a finales del mes de noviembre, tenemos una cita trascendental. Se celebra la Conferencia Ministerial de la ESA los días 27 y 28 de noviembre en Sevilla. En dicha conferencia, los Estados Miembros de la ESA aprobarán los presupuestos de la Agencia para los próximos años. Como es sabido, la ESA tiene dos bloques de programas: el programa obligatorio, donde participan todos los estados miembros a porcentaje de PIB; y los programas opcionales, donde cada país es libre de decidir su porcentaje de participación. Para la industria española los programas opcionales son fundamentales y comprenden un amplio abanico de programas de telecomunicaciones, observación de la Tierra, navegación, lanzadores, exploración espacial, vigilancia del espacio, defensa planetaria y demostradores tecnológicos. Es fundamental que España realice una contribución en programas opcionales al menos a nivel de PIB. El futuro de nuestra industria depende de ello.

Tags: , , , , ,