1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

La «Conferencia de Paz» celebrada en San Sebastián acaba sin efectos

Bertie Ahern

La denominada «Conferencia de Paz» para el fin de ETA que se ha celebrado hoy en San Sebastián y a la que estaban invitados intermediarios internacionales como Kofi Annan o el ex líder del Sinn Féin, Gerry Adams, ha terminado con una declaración única en la que se pide a la banda terrorista ETA que abandone las armas y a los Gobiernos español y francés que se sienten a negociar «exclusivamente» sobre las consecuencias del conflicto.

La declaración, efectuada por el ex primer ministro irlandés Bertie Ahern, propone también que exista una compensación a «todas las víctimas».

Los invitados internacionales que han presidido la conferencia internacional han comparecido ante la prensa para, simplemente, dar a conocer un breve documento con estas meras recomendaciones mencionadas y anunciar que están dispuestos a constituir un comité de seguimiento sobre las recomendaciones.

Ahern ha sido el encargado de dar lectura al texto, acompañado a izquierda y derecha por Kofi Annan, Gro Harlem Bruntland y Gerry Adams, entre otros.

Desde el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (COVITE) se han mostrado contrarios a la celebración de esta reunión y a la presencia de intermediarios internacionales en San Sebastián.

«Desconocemos el grado de conocimiento que, sobre la situación que ha vivido y vive el País Vasco, tienen la mayor parte de los participantes en la referida Conferencia, pero si aceptan, como así parece que lo hacen, el título propuesto por la izquierda nacionalista radical, hemos de intuir que su conocimiento es nulo. Solo personas mal intencionadas o con nulo conocimiento de lo que ha ocurrido en nuestra tierra pueden admitir la falacia de denominar el terror en que ha vivido una parte de la sociedad vasca con la expresión conflicto. El uso de semejante término implica un intento de reescribir la historia, manifestando un grado de perversión e indecencia difícilmente valorable», comienza el comunicado.

Desde COVITE se insiste en que «en el País Vasco no ha existido un conflicto, no ha habido dos bandos enfrentados. Lo que ha existido es una banda de asesinos que ha masacrado y sembrado el terror en una parte de la sociedad vasca. ¿Cuántos muertos, heridos, amenazados y exiliados pueden poner sobre la mesa los que se denominan “abertzales”? ¿Cuántos niños destrozados por bombas? ¿Quieren que nosotros les digamos el grado de sufrimiento que ha tenido que soportar la sociedad no nacionalista? Aquí, en el País Vasco, mientras unos poníamos los muertos, mientras poníamos nuestras lágrimas, mientras que muchos tenían que exiliarse creando una diáspora de más de doscientas mil personas, la jauría proetarra, y quienes les apoyaban, instauraban su particular apartheid», continúa.

Para el Colectivo, «no resulta de recibo que un grupo de personas, a las que se les supone una especial cualificación, participe en un intento de buscar la impunidad para quienes han sido los enemigos de ideas tan elementales como los derechos humanos o la democracia. Nuestros derechos como seres humanos han sido violados reiteradamente y no nos merecemos de ninguna de las maneras que se nos trate de equiparar con nuestros verdugos. Queremos destacar igualmente nuestra más rotunda oposición a la postura adoptada por el Partido Socialista de Euskadi que con su asistencia a la denominada “Conferencia” vuelve a avalar a ETA y a la izquierda nacionalista radical en su pretensión de crear una situación de impunidad totalmente ajena a la realidad que nos han obligado a vivir».

«Resulta inconcebible que cuando ETA se encontraba asfixiada por la acción policial y judicial, y cuando su brazo político estaba agonizando en la ilegalidad, haya sido dicho Partido el que, tomando como propio el Acuerdo de Guernica, haya insuflado aire a una ideología contraria al espíritu que rige en nuestra democracia».

Pero además, COVITE acusa al Gobierno de «no aplicar la Ley de Partidos Políticos, cuya derogación fue exigida por los violentos, y ello a pesar de que ciertos ayuntamientos gobernados por BILDU han incurrido en delitos de enaltecimiento del terrorismo y mantienen contratadas a personas pertenecientes a la antigua BATASUNA».

También acusan al Ejecutivo socialista de «preocuparse por las manifestaciones en contra de la política penitenciaria y de la dispersión de los asesinos; de revisar o flexibilizar las medidas judiciales incurriendo con ello en una clara infracción del principio de legalidad; de intentar que se reconozcan las múltiples violencias de modo que se mezclen lo que ellos denominan las “víctimas policiales” con las víctimas del terrorismo».

COVITE acusa directamente al Partido Socialista de Euskadi de impulsar la participación internacional para “encauzar el conflicto político”.

«¿A dónde queréis llegar? Nos da la impresión que estamos ante un Gobierno pusilánime, incapaz de dar una solución a la situación de crisis en la que vive nuestro país, y que, como baza electoral, está mendigando un comunicado de ETA al precio que sea. Si de verdad ello es así nos podíamos haber ahorrado 858 muertos», terminan.

Decálogo contra la impunidad de COVITE

Tags: , , ,