- elpueblodigital.es - http://www.elpueblodigital.es -

La CNMC autoriza la fusión de Servired, 4B y Euro 6000

Cajero

Retirar dinero será más fácil en más sitios…

La operación consiste en la fusión de los sistemas de pago con tarjeta de los que son accionistas la práctica totalidad de las entidades bancarias en España

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha autorizado este jueves la concentración de las tres sociedades de medios de pago con tarjeta que operan en España: Servired, Sistema 4B y Euro 6000.

La operación está subordinada al cumplimiento de una serie de requisitos -compromisos- dirigidos a garantizar que haya mayor competencia en las aplicaciones de pago con tarjeta en España en beneficio de las entidades financieras, comercios y usuarios finales. La CNMC vigilará durante al menos cinco años que se cumplen estas condiciones.

Tras la fusión, ningún accionista, la práctica totalidad de las entidades bancarias en España, controlará el sistema de pagos resultante. Además, se posibilitará una mayor competencia en las aplicaciones de pago con tarjeta, en la medida que el nuevo sistema va a lanzar una aplicación de pago doméstica propia, que podrá competir en igualdad de condiciones con las de Visa y Mastercard. De esta manera, aumentará la libertad de elección de entidades financieras, comercios y usuarios en relación con los pagos con tarjeta.

Con la operación de concentración desaparece una de las peculiaridades del sector de pagos con tarjeta español respecto a los países de la Unión Europea, donde lo más habitual es que exista un único sistema de pagos con tarjeta doméstico, con una aplicación de pago propia, en el que se integran todas las entidades financieras que admiten pagos con tarjeta.

Para evitar que se obstaculice o retrase el acceso al sistema de nuevos miembros, o que se utilicen políticas comerciales para influir, controlar y limitar la capacidad competitiva de sus miembros y que se limite el desarrollo de soluciones innovadoras se han impuesto condiciones, que deberán cumplirse, al menos, durante los próximos cinco años. Este plazo podría prorrogarse tres años más.

Los compromisos propuestos se dividen en tres grandes bloques relacionados con el acceso al nuevo sistema, con los servicios troncales y la aplicación de pago del nuevo sistema y con los servicios opcionales.

Entre las condiciones establecidas por la CNMC destacan la que impone que las cuotas de acceso de nuevos miembros tendrán un importe en línea con la media de los sistemas de pago con tarjeta de la Unión Europea, que no puede ser disuasorio o constituir un obstáculo injustificado.

En el caso en que se deniegue el acceso al sistema, la CNMC realizará un arbitraje de cumplimiento obligatorio.

Además, se asegura que los miembros del sistema, los comercios y los usuarios finales tengan plena libertad para decidir si usan o no la nueva aplicación de pagos por tarjeta del sistema. Previsiblemente, los miembros del sistema que emitan tarjetas con la nueva aplicación de pagos doméstica incluirán también las aplicaciones de pago internacionales, como Visa o Mastercard, de cara a asegurar su aceptabilidad a nivel mundial.

En relación con las tarjetas con dos aplicaciones de pago, los comercios tendrán plena libertad para determinar en cada momento la aplicación de pago que prefieren usar por defecto, de cara a minimizar las tasas de descuento que deben pagar por aceptar pagos con tarjeta. En todo caso, los usuarios finales también tendrán asegurada su capacidad para elegir la aplicación, pudiendo cambiar la aplicación de pagos seleccionada por defecto por los comercios.

Las tarifas deben garantizar la correcta imputación de los costes vinculados a su prestación. Los servicios opcionales podrán incluir, entre otros, las modalidades de cashback, que permiten obtener efectivo aprovechando un pago con tarjeta en un establecimiento comercial. De esta manera se facilita la introducción de nuevos servicios asociados a tarjetas que ya son habituales en países del entorno.