1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Los jóvenes españoles no están tan formados ni tan capacitados como dicen

Paro juvenil 2012

La mayoría de los jóvenes españoles no están preparados

La mayoría de menores de 25 años en paro no tiene estudios superiores

Casi el 70% de los jóvenes parados sólo tiene estudios de Educación Secundaria

Uno de cada 3 menores de 25 años ha abandonado el mercado laboral

El colectivo menor de 25 años lleva destruyendo empleo consecutivamente desde octubre de 2006

España tendrá en 2020 un millón más de empleos cualificados

La inmensa mayoría de parados menores de 25 años en España no tiene estudios superiores y no puede optar a puestos cualificados. Tan sólo el 15,1% de desempleados menores de 25 años tiene estudios superiores. Si al 67,5% de jóvenes parados que sólo tiene la educación secundaria, añadimos los que sólo tienen Educación Primaria y aquellos sin estudios, el porcentaje alcanza el 84,9 por ciento.

Por tanto, los jóvenes españoles ni son la generación mejor formada de la historia (aunque sí se puede afirmar que no son analfabetos en su mayoría), ni están preparados para encarar el mercado laboral actual, en el que se busca, mayoritariamente, personal cualificado.

Son las conclusiones que se pueden extraer del último informe de ASEMPLEO (organización formada por la Asociación de Grandes empresas de Trabajo Temporal, la Asociación Estatal de Empresas de Trabajo Temporal y la firma Manpower), sobre mercado laboral correspondiente al cuarto trimestre de 2012, donde analiza la evolución de jóvenes en el mercado laboral.

Según el informe, al cierre de 2012, el total de parados menores de 25 años se acercaba al millón de personas. En concreto, alcanzaba a 930.200 personas, mientras que al inicio de la crisis (julio de 2007) únicamente eran 458.000 (un 103,1% más). Desde que comenzó la crisis este colectivo ha incrementado su número de parados en 472.200, lo que supone un 11,3% del total del incremento del paro sufrido en este periodo (4.173.500). Del total de este incremento, el colectivo masculino es responsable del 61% (+288,2 mil parados más), mientras que las mujeres son responsables del 39% (+184 mil paradas más).

Los datos no engañan, y a mayor grado de formación alcanzado, menor tasa de paro. En concreto, el colectivo de jóvenes menores de 25 años que posee estudios superiores presenta un 42,5% de tasa de paro. Le siguen aquellos con Educación Secundaria Segunda etapa (52,6%); Educación Secundaria Primera Etapa (59%), Educación Primaria (67,9%); aquellos que no tienen estudios (81,8%).

Por otro lado, mientras la tasa de actividad de este colectivo (41%) se ha reducido en 10 puntos porcentuales desde que empezó la crisis, más preocupante es si cabe la tasa de empleo de este colectivo, que se ha reducido prácticamente en un tercio desde el tercer trimestre del 2007, situándose en el cuarto trimestre de 2012 en el 18,41%.

La caída de la construcción en España es clave en estas cifras. Quienes en pleno boom inmobiliario podían acceder a un mercado laboral poco cualificado con suma facilidad, hoy no tiene oportunidades. Así, más de 850.000 jóvenes han abandonado el mercado laboral desde que comenzó la crisis.

Según Asempleo, es especialmente notoria la escasa confianza que desprende el mercado laboral español para los jóvenes, que no confían en sus probabilidades de encontrar un empleo y deciden abandonar la actividad de forma muy preocupante. Desde que comenzó la crisis (julio de 2007) la población activa menor de 25 años ha perdido 864.100 efectivos (-33,9%), mientras que de media nacional, la población activa crece en 619.900 (+2,8%).

Por CCAA, Cantabria es la que ha perdido activos menores de 25 años en una mayor proporción (-51,8%) desde que comenzó la crisis, seguida de Asturias (-42,9%), C. León (-42,7%) y Navarra (-42,6%). En el lado opuesto, Extremadura (-22,9%), Canarias (-25,8%), I. Baleares (-29,5%) y Cataluña (-29,7%) han perdido activos menores de 25 años por debajo del 30%.

Dada la complicada situación por la que atraviesa el mercado laboral español, más difícil será la situación para aquellos jóvenes con bajo nivel formativo incorporarse a un mercado laboral poco flexible y muy deteriorado. Sin duda el esfuerzo que se pide a la gente a la hora de formarse es aún más evidente si hablamos de colectivos de difícil inserción como puedan ser los menores de 25 años.

Tal y como concluye Asdempleo en su informe, el desempleo entre los menores de 25 años es un tema de capital interés, ya que el 55,1% de los jóvenes que quiere y puede trabajar está en el paro. Este dato es más preocupante si cabe, si se tiene en cuenta que de estos 930.000 jóvenes desempleados, prácticamente la mitad (45,9%) lleva más de un año en situación de desempleo, con el consiguiente problema que ello conlleva, no sólo para ellos, por la dificultad añadida de permanecer mucho tiempo alejados del mercado laboral, sino por el futuro de nuestro modelo laboral, que no puede permitirse el lujo de no integrar en el empleo a las personas que están llamadas a ser el futuro de nuestro país, y sobre la que se sustentará el modelo de bienestar.

Como se ha comentado anteriormente, el 61% de los parados jóvenes generados desde la crisis (+288,2 mil parados) son hombres, mientras que las mujeres son responsables del 39% (+184 mil paradas más) del crecimiento total de paro juvenil desde que comenzó la crisis.

Por lo tanto, se puede concluir que el perfil del parado menor de 25 años es el de un varón, con un nivel de formación alcanzado hasta secundaria, como máximo, y que lleva más de un año buscando sin éxito un empleo.

En Canarias, Andalucía y Extremadura más del 60% de los jóvenes está en situación de desempleo. La tasa de paro juvenil en regiones como Canarias, donde alcanza a siete de cada diez jóvenes (70,3%) es muy superior a la, ya de por sí alta, tasa de paro juvenil a nivel nacional (55,1%). También son preocupantes las tasas de paro entre los menores de 25 años en regiones como Andalucía (65,1%), Extremadura (61,1%) o Castilla – La Mancha (58%).

En comunidades como La Rioja (36,3%), Cantabria (41,6%), Aragón (45,9%) o País Vasco (46%) la tasa de paro juvenil está muy por debajo de la media nacional, aunque en la mayoría de los casos esta menor tasa de paro juvenil se debe, previsiblemente, a una mayor salida de la actividad de los jóvenes en la mayoría de estas regiones.

Sólo la Comunidad Valenciana crea empleo juvenil de manera interanual, a un ritmo del 5,9%. El resto de regiones españolas, exceptuando La Rioja (-6,9%), destruye empleo juvenil a ritmos de dos dígitos. Destaca, en lo negativo, Canarias, donde en el último año han desaparecido el 41,2% de empleos juveniles del archipiélago. A ésta le siguen Navarra (-35,9%) y Andalucía (-28,2%).

De los 757.200 jóvenes que actualmente están ocupados, casi cuatro de cada diez se dedica a los trabajos de servicios de restauración, personales, protección y vendedores, el 18,4% se dedica a ocupaciones elementales y el 11,4% son artesanos y trabajadores cualificados de las industrias manufactureras y la construcción.

Y si Andalucía vuelve a situarse como la Comunidad Autónoma con un mayor peso de hogares con todos sus activos en paro (ya son 1,45 millones de hogares más en esta tesitura desde que comenzó la crisis), Canarias, Extremadura y Castilla-La Mancha son las regiones con un mayor peso de parados de larga duración.

Tags: , , , , ,