1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Investigan a 30 empresas por gases de efecto invernadero

Guardia Civil

Dos agentes de las GC monitorizan los gases de un coche

Habrían lanzado a la atmósfera más de 76 millones de kg de CO2 al gestionar de manera incorrecta los gases procedentes de vehículos achatarrados

La liberación del gas R134A está prohibida por la UE debido a su alto potencial de calentamiento global

Los técnicos de Hacienda proponen recaudar 10.000 millones de euros al año gravando las emisiones contaminantes

La Guardia Civil investiga a 30 empresas que habrían emitido más de 76 millones de kilos de gases de efecto invernadero a la atmósfera por la inadecuada gestión de vehículos al final de su vida útil.

La investigación se ha centrado en Madrid, Cataluña y País Vasco cuyas autoridades han colaborado con la Benemérita, que también investiga a 68 personas relacionadas con las empresas «contaminantes».

Las pesquisas se han centrado en la monitorización de la actividad de Centros de Tratamiento de Vehículos al final de su vida útil que en sus memorias habían declarado cantidades próximas a cero kilogramos de gas R 134A recuperado y ha detectado emisiones equivalentes a más de 76 millones de kilogramos de CO2 a la atmósfera, lo que supone una emisión estimada de 800 millones de kilómetros recorridos por un vehículo.

Los vehículos contienen una cantidad importante de contaminantes y residuos peligrosos que se han de gestionar adecuadamente. En el caso de los fluidos de los circuitos refrigerantes, su incorrecta gestión conllevaría la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero.

Los sistemas de aire acondicionado de los vehículos a motor emplean fluidos refrigerantes para reducir la temperatura del habitáculo interior. Estas sustancias, en función de su tipología y composición, pueden ser perjudiciales y contribuir al calentamiento climático.

Los principales gases empleados históricamente para la refrigeración en automoción se pueden clasificar en los siguientes grupos: Gases CFCs, HFCs (entre los que se encuentra el R 134A) y HFO.

Al finalizar la vida útil de los vehículos que emplean estos gases, los fluidos refrigerantes contenidos en el interior de sus circuitos deben de ser recuperados y gestionados correctamente, según la legislación. Para ello el titular del vehículo está obligado a entregar su automóvil a un gestor autorizado y obtener documentación que acredite que la gestión de los residuos se efectuará de forma adecuada.

La operación se ha desarrolla por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), con el apoyo de EUROPOL en el análisis de las comunicaciones y con el  análisis estratégico de documentación para hallar posibles relaciones con el resto de países europeos.

Tags: , , , , , ,