1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Inician una demanda colectiva contra editores de libros de texto

Francisco Giner de los Ríos

Cartel con el que la FAPA Francisco Giner de los Ríos anima a sumarse a la demanda colectiva

Por pactar precios

Este curso es el más desigual de la historia de España

La Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA) “Francisco Giner de los Ríos” demandará a las editoriales que pactando precios han perjudicado los intereses de consumidores y familias.

Lo harán en base al artículo 27.4 de la Constitución Española, que dice que la enseñanza básica es obligatoria y gratuita y alegando que dicho precepto «nunca se ha terminado de asumir» por parte de la Administración. Tampoco desde que la competencia en Educación se trasladó a las comunidades autónomas.

Desde la FAPA critican «el proceso tan oneroso y los beneficios empresariales de las editoriales al estar cambiando continuamente el ISBN de los libros con modificaciones innecesarias de textos o simplemente cambiando los mismos de una página a otra».

Y sobre todo que los grupos editoriales Santillana, Anaya, SM, Edelvives, Oxford University Press, Macmillan, Mc Graw Hill, Pearson y Algar Libros, a través de la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE), hayan pactado el precio de los libros como demuestra la multa que la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) les impuso el pasado mes de mayo.

Los padres de los alumnos quieren recuperar «el sobrecoste» que algunos calculan en el 32% y que han pagado mientras las editoriales «alteraban el mercado de libre competencia». «Por una parte, nos obligan a comprar libros y, por otra, nos imponen los precios», protestan quienes llaman a todas las demás federaciones a sumarse  a una demanda colectiva.

Quieren recuperar el dinero que les pertenece y por eso animan a todas las familias afectadas a unirse contra las casas editoras implicadas a las que, además, la multa impuesta por la CNMC les ha salido bastante económica respecto a los beneficios obtenidos. «Se han ahorrado aproximadamente 80 millones en gastos de promoción pagando una multa de tan solo de 33,88 millones de euros».

La FAPA también se queja por la baja calidad de los libros de texto con los que «tienen aseguradas altas ventas», en comparación con el coste, por ejemplo, de los libros universitarios, con un buen gramaje, alta calidad fotográfica y textos técnicos.

La demanda colectiva para recuperar el dinero perdido chirría un poco cuando ninguna asociación de padres española ha llevado al juzgado a ninguna editorial que ha publicado libros de texto con claro «seso ideológico».

No se han levantado contra el adoctrinamiento en las aulas demostrado por un trabajo de campo que se ha realizado examinando algunos de los libros más vendidos de Lengua y Literatura de 4º de ESO y de 2º de Bachillerato utilizados en Cataluña, Balares, Galicia, País Vasco y Comunidad Valenciana y comparándolos con libros de Lengua y Literatura Española utilizados por alumnos de toda España.

Este estudio demuestra de forma palpable cómo no sólo existe peligro de adoctrinamiento en materias de Geografía e Historia -como habían puesto de manifiesto estudios anteriores- sino también en los libros de Lengua y Literatura que introducen contenidos claramente ideológicos e implican un elevado riesgo de adoctrinamiento para los alumnos.

En todas las autonomías con lengua cooficial, aunque Cataluña se lleva la palma, se han detectado la repetición de conceptos y expresiones de innegable significado nacionalista, tratadas con una carga de valoración positiva, asociándose a imágenes conceptuales como libertad, democracia, integración, respeto y otros similares, mientras que el idioma español y lo español se presenta como antipático, despreciable, foráneo, dictatorial, represivo e incluso culturalmente irrelevante o como si no hubiera tenido presencia histórica en el territorio autonómico.

CNMC

Multas impuestas por la CNMC a las editoriales que pactaron precios

Se utilizan como ejemplos pedagógicos autores de dispar calidad literaria, pero todos ellos con el elemento común de un claro posicionamiento ideológico o militancia en el campo nacionalista, relegando a los autores cuya obra principal se ha desarrollado en lengua española o se han significado por ser contrarios al nacionalismo.

Se usan criterios educativos que tienden a desprestigiar el uso del español, que se considera lengua ajena e impuesta por la fuerza, frente a la lengua cooficial, que se considera propia y adecuada para utilizarse como medio de expresión de todo aquel que se considere buen catalán, gallego, valenciano, balear o vasco.

En el ámbito de Cataluña, Islas Baleares y Comunidad Valenciana, se propugna la confusión del idioma catalán como el correspondiente a todo ese ámbito citado, sin tener en cuenta el valenciano, y las variedades lingüísticas de las islas Baleares, que a lo sumo son tratadas como variedades dialectales del catalán.

De forma machacona se transmite al alumnado que si su lengua es el español tienen un déficit de identidad, son víctimas de prejucios y están actuando de forma perniciosa, ello es por no hablar la lengua y sus padres por no habérsela transmitido. Tan solo el uso del término “nuestra lengua” aplicado a una lengua que no es la de todos los alumnos sería considerado algo inaceptable en cualquier otro país con cooficialidad lingüística.

Por otra parte, se constata el contraste entre los libros de Lengua y Literatura Española y aquellos de las demás lenguas españolas oficiales. Los primeros son libros de Lengua y Literatura, los segundos son instrumentos para inocular unos determinados mensajes útiles al nacionalismo.

Bien, pues por todo esto no dicen nada las FAPAS…

Los niños que estudian en Cataluña y quieran hacer el examen final de Primaria en castellano lo podrán hacer porque así lo dice el Tribunal Constitucional

Tags: , , , , , ,