1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Hacienda perfila los impuestos de los PGE de 2019

María Jesús Montero

María Jesús Montero informó a la Cámara Alta sobre las líneas generales de su departamento

“Para revertir el deterioro sufrido por el Estado del Bienestar durante los últimos años”

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, detalló ayer en el Senado cuáles son los impuestos que van a subir en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019 “para revertir el deterioro sufrido por el Estado del Bienestar durante los últimos años”.

El Consejo de Ministros elevó el techo de gasto de los Presupuestos de 2019 hasta los 125.000 millones, un 4,4% más que en las cuentas del ejercicio anterior. Podrían ser más si la nueva senda de estabilidad propuesta que otorga a España 6.000 millones más de margen sale adelante.

La ministra de Hacienda resaltó que la nueva senda beneficia sobre todo a las Comunidades Autónomas con 2.500 millones más de recursos y a la Seguridad Social con otros 2.500 millones. Y lamentó el “sectarismo partidista” de algunos grupos que rechazan flexibilizar los objetivos de déficit e impiden dar más recursos para la sanidad, la educación, la dependencia, las pensiones o los servicios sociales.

La titular de Hacienda insistió en que la redefinición de la fiscalidad “no va a afectar a la clase media y trabajadora”.

En concreto, explicó que la intención es subir el IRPF a las rentas superiores a 140.000 ó 150.000 euros, “es decir, a aquellos que ganen más de 10.000 euros al mes”.

Además, estudia que las grandes compañías digitales declaren y tributen allí donde su negocio alcance un volumen determinado. Es la conocida como “tasa google”. Además, está planificando un tratamiento fiscal para la llamada economía colaborativa, fundamentalmente en los sectores de transporte y alojamiento donde operan empresas como Airbnb, Uber o Cabify.

El plan de Hacienda consiste en establecer un gravamen del 3% a los servicios de publicidad online, servicios de intermediación y venta de datos generados a partir de la información proporcionada por el usuario de las compañías digitales que facturen más de tres millones en España y tengan unos ingresos globales de 750 millones de euros.

El Gobierno también pretende establecer un tipo efectivo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades para las grandes corporaciones, “no para las pymes ni para las microempresas”. El objetivo es que las grandes “no se valgan del elevado número de bonificaciones y exenciones” por las que al final tributan a un tipo más bajo (entorno al 8%).

La ministra destacó que las pymes y microempresas “no solo no tendrán una subida de la fiscalidad”, sino que el Gobierno plantea “una reducción de los tipos que pagan”. En concreto, la medida supondría rebajar dos puntos el impuesto y beneficiaría a las pequeñas empresas que facturen menos de un millón de euros.

El Ejecutivo también explora distintas opciones en torno al Impuesto sobre Transacciones Financieras, en línea con Europa, para que el sector financiero aporte más.

Además, revisará la fiscalidad verde, para lo cual el Ministerio de Hacienda trabaja con el de Transición Ecológica en una nueva ley, donde se deje de primar fiscalmente al diésel frente a la gasolina. Montero aclaro que ello se hará “sin que afecte a los profesionales ni a los autónomos del transporte”.  Asimismo el Ejecutivo prepara un nuevo plan renove del parque automovilístico para 2020 dirigido a vehículos antiguos y “para aquellas personas que tienen menos renta”.

Por otra parte, Montero tiene intención de que los productos de higiene personal femenina tributen al tipo de IVA superreducido del 4%.

Y en el apartado de la financiación autonómica y local, la ministra se refirió a la posibilidad de que las Comunidades que se encuentren en una situación financiera más saneada puedan recurrir al mercado para obtener recursos. En este mismo sentido, Montero resaltó que su departamento estudiará todas las peticiones que las regiones y entidades locales presenten para refinanciar la deuda a corto plazo.

El portavoz de Hacienda del Grupo Parlamentario Popular, Guillermo Martínez Arcas, reclamó a la ministra que no vuelvan a caer en el mismo error, ya que “Sánchez pretende disparar el gasto público poniendo en riesgo la sostenibilidad del sistema financiero”.

En la Comisión de Hacienda el senador por Ceuta manifestó que el Ejecutivo socialista ha entrado en una peligrosa deriva de la mano de uno de sus socios de Gobierno (Podemos y los independentistas). “En su día ya dispararon el gasto público con esa errónea receta y las consecuencias las sufrimos todos los españoles; no vuelvan a caer en el mismo error”, dijo Martínez Arcas refiriéndose a la “herencia” que dejó el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

En este sentido, Martínez Arcas demandó a la ministra que “gasten lo que ingresen, no incrementen el déficit porque supone financiarse con deuda”. El senador popular dejó claro que incrementar la deuda significa incrementar los gastos financieros y reducir, en el medio plazo, la posibilidad de gasto público. “Sus políticas cortoplacistas nos llevan, de nuevo, a  poner en riesgo la sanidad, la educación y los servicios sociales”,  subrayó.

Durante su intervención Martínez Arcas recordó a la titular de Hacienda que en estos momentos el Gobierno está ejecutando un presupuesto equilibrado del Partido Popular. Y le aconsejó que cumplan con la senda de estabilidad pactada con nuestros socios comunitarios y “no nos vuelvan a poner en situaciones tan complicadas, como la que dejaron en 2011 con el déficit en el entorno del 10%”.

En este punto, Martínez Arcas solicitó unos Presupuestos que garanticen el crecimiento económico, la adecuada prestación de los servicios públicos y menos impuestos a nuestros ciudadanos y empresas.

En este contexto, Guillermo Martínez Arcas explicó que el Gobierno –ni sus socios- “ya no se esconden  a la hora de incrementar la presión fiscal sobre el conjunto de los españoles”. Para el senador popular, los 32.000 millones de euros adicionales que pretenden ingresar con impuestos -700 euros por ciudadano- supondrán una masacre fiscal a los españoles.

“Ustedes quieren más impuestos al diésel, más impuestos al sector financiero, más impuestos sobre la renta, más impuestos a los sectores emergentes; en definitiva,  más ingresos para financiar la campaña electoral en la que están inmersos desde que llegaron al Gobierno”, destacó.

Por ello, recomendó a la ministra simplificar el Impuesto de Sociedades para ajustar tipos a la baja, haciéndolo más equilibrado entre PYMES y grandes empresas; reducir el IRPF a un tipo máximo del 39% como en la media europea; suprimir el Impuesto del Patrimonio: y eliminar el impuesto de Sucesiones para la gran mayoría de los españoles y, desde luego, la transmisión de padres a hijos.

Una receta, indicó, que supondría un ahorro para los bolsillos de los españoles por encima de los 12.000 millones de euros.

Tags: , , , , , , ,