1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Felipe González personaliza en Adolfo Suárez el paso de la dictadura a la democracia

Adolfo Suárez

Adolfo Suárez (Foto: espanaeterna)

«El paso de una dictadura a una democracia pluralista, tantas veces frustrada en nuestro país, se debe a su tarea», afirma el ex presidente del Gobierno socialista

Reconocimiento internacional a la figura del ex presidente español

La muerte de Adolfo Suárez ha devuelto a la actualidad política los años más significativos de la historia de España. Y los elogios y agradecimientos hacia la figura del primer presidente democrático no se han hecho esperar. Entre los ex presidentes del Gobierno, José María Aznar, que acudió ayer a la clínica en la que murió Suárez para dar el pésame a la familia, afirma que tiene «un puesto de honor en la historia de nuestro país por su aportación a la democracia y a la convivencia de todos los españoles».

Felipe González ha ido un poco más allá y, a través de un comunicado, asegura que «el paso de una dictadura a una democracia pluralista, tantas veces frustrada en nuestro país, se debe a su tarea, a sus cualidades para el diálogo y el compromiso, claves para que nuestro país haya conseguido el marco de convivencia en libertad más importante de nuestra historia».

También José Luis Rodríguez Zapatero ha mostrado su respeto por Suárez diciendo que «hoy más que nunca, los españoles deben reconocer que la Transición fue un gran ejemplo colectivo, un gran ejemplo para el mundo, y que esa hazaña sólo se entiende a partir de la actitud de Adolfo Suárez, de su afán de concordia, de su determinación, de su valentía. Una valentía que dejó una huella imborrable en su gesto ante los golpistas del 23F».

El actual secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, expresó ayer la «admiración» de todos los socialistas a la figura de quien «supo unir a quienes desde posiciones políticas distintas compartían con él un compromiso por la libertad, con la firme voluntad de construir una España en la que cupieran todos». Y el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, afirmó que «Adolfo Suárez ha sido una figura clave en la historia reciente de nuestro país, un gran hombre de Estado, que luchó por la reconciliación nacional y por los ideales de paz y de concordia desde la absoluta convicción y desde un profundo amor a España».

Por su parte, el coordinador general de IU, Cayo Lara, sostiene que Suárez «tuvo un papel más que destacado para gestionar el salto desde la añoranza que aún mantenían algunos por la pervivencia de una dictadura moribunda al anhelo democrático expresado mayoritariamente por el pueblo español, verdadero y auténtico protagonista de la Transición».

Desde UPyD, Rosa Díez, afirma que «ninguno de los elogios compensará los silencios del pasado y la falta de reconocimiento hacia su tarea y hacia su persona».

En cuanto a los presidentes autonómicos, el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, asegura que Suárez «siempre será un modelo de político y un modelo de persona. Un  presidente que está ya en la historia de España y en la memoria y en el corazón de todos los españoles porque de su mano, los españoles aprendimos a entendernos, a comprendernos y a caminar juntos. Con Adolfo Suárez España deja de ser en el mundo sinónimo de conflicto o dictadura, para servir de ejemplo a muchos pueblos que desean vivir en democracia».

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha destacado «su capacidad para tejer acuerdos entre los muy diferentes». En la misma línea, el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, ha dicho que «el concedió el prestigio a la política probando que la esencia de prometer es cumplir».

Y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha aprovechado el fallecimiento de Suárez para recordar que «asumió grandes riesgos, como restaurar por decreto la Generalitat de Cataluña antes de que se aprobase la Constitución», al igual que «también hoy en Cataluña estamos asumiendo riesgos».

Dejando a un lado «salidas de banco» puntuales, el presidente de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Ricardo Blázquez, se ha sumado a los reconocimientos «limpios» hacia la figura de Suárez y en una carta de condolencias enviada a sus familiares, expresa el afecto y condolencias en nombre de todos los obispos miembros de la Conferencia Episcopal Española.

Para Blázquez, Suárez fue «un hombre de profundas convicciones cristianas, a la que España le debe mucho, por su contribución singular a la reconciliación y a la recuperación de las libertades fundamentales y a la democracia, en una etapa histórica particularmente importante de la que todos somos beneficiarios». Y recuerda que con él como presidente del Gobierno se firmaron en 1979 los Acuerdos entre la Santa Sede y el Estado español, que constituyen el marco normativo en el que se vienen desarrollando eficazmente las relaciones entre la Iglesia y el Estado.

También los líderes internacionales se han unido a las muestras de elogio hacia Adolfo Suárez. «Sin ninguna duda, ha sido un ejemplo para toda la clase política europea; supo, desde la tolerancia y ejerciendo su liderazgo, llevar a su país hacia la democracia y hacia Europa», señaló en un comunicado el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. «España ha perdido un hombre de Estado imprescindible para conducir al país hacia la democracia», escribió en las redes sociales el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, que describió a Suárez como el «arquitecto de la Transición».

El presidente francés, François Hollande, ha enviado una carta a Rajoy recordando a quien «impulsó el encuentro de los responsables de los partidos más opuestos y permitió la emergencia de una España reconciliada».

Y desde Estados Unidos, la portavoz del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca, Caitlin Hayden, ha expresado en un comunicado su «pesar» por la muerte de Suárez, a quien consideró «fundamental» para la Transición de España, al tiempo que destacó su labor para convertir al país en «un ejemplo para otros que luchan por encontrar su camino hacia una sociedad más libre y abierta».

En cuanto a los actos en honor a Adolfo Suárez, la capilla ardiente con los restos mortales del ex presidente será instalada esta mañana en el Congreso de los Diputados. El féretro será recibido en la Puerta de los Leones por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; los presidentes del Congreso, Jesús Posada, del Senado, Pío García Escudero; del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes. Sus Majestades los Reyes serán los primeros que visiten la capilla ardiente, que quedará abierta al público hasta la mañana del martes, día en que los restos del expresidente serán trasladados a la Catedral de Ávila, donde recibirán sepultura junto a los de su esposa, Amparo Illana.

Por último, el Consejo de Ministros se reunirá hoy de manera extraordinaria en el Congreso de los Diputados para aprobar la concesión de la Real y Distinguida Orden de Carlos III a Adolfo Suárez. El Gobierno ha declarado tres días de luto oficial por su fallecimiento. El funeral de Estado en su memoria se celebrará la próxima semana, posiblemente el lunes día 31, en la Catedral de La Almudena de Madrid.

Tags: , , , , , ,