1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Gobierno y Podemos pactan reformar la Ley de Estabilidad Presupuestaria

PSOE

Pedro Sánchez (PSOE) y Pablo Iglesias (Podemos) en imagen de archivo

Eliminando así la posibilidad de que el PP pueda vetar en el Senado la nueva senda de déficit propuesta por el Ejecutivo de Pedro Sánchez

Los populares anuncian que acudirán al Tribunal Constitucional para defender la «democracia parlamentaria»

El Gobierno de Pedro Sánchez ha aceptado modificar la Ley de Estabilidad Presupuestaria aprobada en 2012 y eliminar el trámite que hacía pasar por el Senado las cuentas públicas del Estado.

El artículo 15 de esta Ley dice que el acuerdo del Consejo de Ministros en el que se contengan los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública se remitirá a las Cortes Generales (…). Si el Congreso de los Diputados o el Senado rechazan los objetivos, el Gobierno, en el plazo máximo de un mes, remitirá un nuevo acuerdo que se someterá al mismo procedimiento. Esto es obligatorio porque los Presupuestos Generales del Estado tienen que contemplar los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública que se aprueben en las Cortes Generales.

La «reforma» pactada entre los socialistas del PSOE y los comunistas de Podemos –que llevan mucho tiempo intentando «reventar» la regla de gasto– elimina el trámite del Senado, donde el Partido Popular tiene mayoría absoluta. Así, la Izquierda evita que la Cámara Alta pueda vetar la nueva senda de consolidación fiscal propuesta por el Ejecutivo, que retrasa hasta 2021 el equilibrio presupuestario.

Esta era una de las condiciones impuesta por Podemos al PSOE para apoyar la nueva senda de déficit que ayer se volvió aprobar en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) tras ser rechazada en el Congreso el pasado 27 de julio.

Tras el acuerdo alcanzado Unidos Podemos ha emitido un comunicado en el que celebra haber acabado con la «anomalía democrática que permitía al Partido Popular controlar -en el Senado- las cuentas públicas». Los morados consideran que los populares, que tienen un 33,1% de los votos y 137 diputados en el Congreso, no tienen derecho a vetar en el Senado, donde tienen mayoría absoluta, las leyes aprobadas en la Cámara Baja.

Según se ha conocido Pedro Sanchez lleva algunos días negociando con Pablo Iglesias los términos de su apoyo a las cuentas públicas del Ejecutivo.

Tras la reunión que han mantenido este miércoles la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, éste ha mostrado su satisfacción «porque hoy Pablo Casado y el Partido Popular pierdan el último reducto de poder que les quedaba para poder hacer que la gente de nuestro país viva peor».

Por otra parte, Podemos considera que con este movimiento de Sánchez «se cierra la posibilidad de que el PSOE llegue a acuerdos con el PP» reforzando «la gobernabilidad progresista» de España.

Durante las negociaciones los podemitas han logrado que el Gobierno elimine el copago farmacéutico y una paga única a comienzos de 2019 para actualizar las pensiones al IPC.

El secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, ha criticado el acuerdo alcanzado entre el PSOE y los de Podemos, que lo que quieren es subir los impuestos y permitir que los gastos superen los ingresos, «un modelo que no ha funcionado en ningún país del mundo».

«Se trata de una muestra más de unos presupuestos que suben los impuestos y permiten a aquellos que gobiernan las administraciones en coalición o con Podemos o con el PSOE seguir gastando por encima de sus posibilidades, aunque sea a costa de endeudar», ha criticado el dirigente popular, que ha insistido en que «flexibilizar la senda de déficit permite que se gaste más de lo que se ingresa» y eso tiene que ir acompañado «con una subida de impuestos en un tramo concreto».

«Empiezan a conocerse los compromisos ocultos a los que llegó Pedro Sánchez con sus socios en la moción de censura contra el Gobierno del PP, como la subida de impuestos o de déficit», ha terminado García Egea.

También el portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, Ignacio Cosidó, ha criticado el acuerdo Sánchez-Iglesias que evita la mayoría del PP en el Senado afirmando que «es un peligro y supone una regresión democrática que limita la capacidad del Parlamento para controlar la acción del Ejecutivo».

Cosidó cree que «el mayor disparate de Pedro Sánchez sería entregar la política económica de nuestro país a Podemos». En este sentido, ha concretado que «estamos en la senda segura de una crisis económica de consecuencias imprevisibles». «Es el camino más seguro para volver a la situación de quiebra que ya heredó el PP cuando llegó al Gobierno en el 2011», ha aseverado.

En este punto, el portavoz de los populares en el Senado ha anunciado que el PP buscará alianzas en el Congreso y en el Senado para defender la democracia parlamentaria y el control parlamentario sobre el Ejecutivo. Pero sin esperar al resultado de esas negaciones, acudirá al Tribunal Constitucional porque, a su juicio, «lo que diferencia a las democracias parlamentarias de los regímenes autoritarios es el papel del Parlamento en el control del Gobierno».

Tags: , , , , , ,