1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Fracasa la moción de censura de Pablo Iglesias contra Mariano Rajoy

Congreso

Rajoy seguirá ocupando el banco azul del Gobierno (Foto. Congreso)

El Congreso rechaza la moción de censura contra el presidente del Gobierno con 170 votos en contra y sólo 82 a favor

La moción de censura presentada por Pablo Iglesias contra Mariano Rajoy ha fracasado.

El Congreso de los Diputados ha rechazado este miércoles la iniciativa presentada por Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, con 170 votos en contra (PP y Ciudadanos) y 82 votos a favor (Podemos, ERC y Bildu). Iglesias no ha logrado el respaldo ni del PSOE, ni de los nacionalistas vascos (PNV) y catalanes (PDeCat), ni de Nueva Canarias, que, en total, han sumado 97 abstenciones.

El debate de la moción, que incluía a Pablo Iglesias como candidato a la Presidencia del Ejecutivo, ha durado un día y medio y unas 16 horas.

Mariano Rajoy defendió ayer personalmente el trabajo realizado por su Gobierno, a quien tanto la portavoz morada, Irene Montero, como el propio candidato, Pablo Iglesias, han querido señalar como el partido de la corrupción -sobre la que versó gran parte de sus intervenciones- que intenta manipular las instituciones.

El jefe del Ejecutivo cuestionó la capacidad del líder de Podemos para ser presidente del Gobierno. «Un gobierno presidido por usted, o donde usted goce de alguna suerte de influencia, sería un gobierno letal para el bienestar general y para el modelo de convivencia que nos hemos dado», subrayó.

Apuntó Rajoy la «obsesión» de Iglesias por dividir España «entre buenos y malos, dignos e indignos, decentes e indecentes, saqueadores y explotados», lo que le incapacita para ser presidente. Asimismo, pidió a Iglesias que cuando hable de soberanía -en referencia al referéndum soberanista en Cataluña- no se esconda en «eufemismos» porque «un candidato a presidente tiene que decir con meridiana claridad si una parte de España puede tomar una decisión que afecta a todos los españoles».

Esta mañana ha sido el turno de Ciudadanos y PSOE. El portavoz socialista, José Luis Ábalos, ha recordado a Iglesias que una moción de censura es un instrumento político muy complicado de sacar adelante, más aún cuando los respaldos parlamentarios son tan exiguos. Y más aún si cabe si, como ayer ofreció Iglesias a los socialistas, quiere desalojar al PP del poder, pero con la condición de que no incluya a Ciudadanos.

El diputado socialista ha acusado al Partido Popular de ser «el máximo responsable de la degradación social e institucional que sufre España», que lo hace merecedor de la máxima crítica. Sin embargo, ha reprochado a Iglesias que intente quitar al PSOE el puesto de principal partido de la oposición en el que le situaron los españoles en las últimas elecciones con una moción imposible. «Somos la Izquierda. Somos el nuevo PSOE. Dispuesto para combatir con justicia las injusticias», ha espetado durante su intervención.

En el plano territorial, Ábalos ha dicho que «no se entiende España sin Cataluña ni Cataluña sin España» y ha afeado a Iglesias que quiera volver a «la triste historia de las dos Españas» enfrentadas entre sí.

Por último, ha retado a Iglesias a negociar con el PSOE para construir una mayoría alternativa en el Parlamento y derogar las leyes aprobadas por el Partido Popular en la anterior Legislatura para cambiar las políticas sociales de España «a golpe de BOE».

Iglesias, por su parte, ha emplazado a «este nuevo PSOE» salido de las Primarias de finales de mayo, a negociar este mismo verano la presentación de una nueva moción de censura contra Mariano Rajoy. Si puede ser antes de las próximas navidades.

Dejando a un lado las probabilidades de éxito que pueda tener una nueva moción de censura en el futuro, la tónica general del debate ha sido la crítica a las formas y al fondo de la moción de censura presentada por Podemos.

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, ha acusado a Iglesias de no «hacer nada» por cambiar las cosas y de querer sacar partido «mediático» a una moción de censura en la que no confían ni los propios proponentes. Ha criticado que en Podemos se pasen el día criticando la subida de impuestos del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y quieran, como explican en su programa electoral, subir los impuestos en 19.000 millones de euros.

También el portavoz del PNV, Aitor Esteban, reprochó ayer a Iglesias que, «por mucha distancia que uno pueda tener con el actual Gobierno, las formas y el fondo de la iniciativa de Podemos y sus intenciones cortoplacistas no generan ninguna confianza». Esteban reprochó ayer al secretario general de Podemos que no consensuara la iniciativa con los demás grupos parlamentarios; y le acusó de buscar «protagonismo» en lugar de «intentar conformar una mayoría alternativa».

Añadió, además, que el PNV es escéptico con respecto a las «promesas» del líder de Podemos en relación a su concepción de «Estado plurinacional». A preguntas de Rajoy en la primera sesión del debate, Iglesias no supo definir con claridad cuál es su proyecto para España mientras acepta un referéndum en Cataluña.

Algo parecido esgrimió Pedro Quevedo, el diputado de Nueva Canarias, que también se ha abstenido, al entender que esta moción de censura no pretendía el cambio político, sino «la búsqueda de notoriedad» por parte del líder podemita. Quevedo, que recientemente ha prestado su voto para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2017, entiende que «ha estado mal planteada desde su anuncio; y condenada al fracaso desde el primer momento».

Quevedo recordó a Iglesias que Nueva Canarias apostó claramente por el cambio político en España, apoyando la investidura de Pedro Sánchez y votando no a la de Rajoy; sin embargo, «fueron otros -en referencia a Podemos- los que lo impidieron en 2016«.

Tras celebrarse la votación, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha expresado en los pasillos del Congreso su satisfacción porque la moción de censura «ha sido rechazada por una inmensa mayoría de los diputados de la Cámara».

El presidente ha declarado que «la estabilidad es hoy muy necesaria para que la recuperación que ya estamos iniciando, con crecimientos económicos y creación de empleo importantes, continúe».

En este sentido, Rajoy ha calificado de «dato muy positivo» el pronóstico de ayer del Banco de España que apunta que la economía española crecerá en 2017 por encima del 3%: «Sería el cuarto año consecutivo de crecimiento y el tercero por encima del 3%, que es el doble que Europa».

El jefe del Ejecutivo ha añadido que el resultado de la moción de censura representa «un rechazo, que también se ha producido en otros países de Europa, a los radicales, a los extremistas y a las personas con comportamientos bastante poco saludables para la época en la que estamos viviendo».

En definitiva, batacazo parlamentario de Pablo Iglesias y Podemos, que sólo han recabado el apoyo de Compromís, Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y EH Bildu, la «antigua Batasuna» como la ha definido Albert Rivera, en una moción de censura, la tercera de la democracia española que, al igual que las otras dos, no ha salido adelante.

Tampoco salió adelante la moción de censura presentada por Podemos contra Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid

Tags: , , , , ,