1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (1 votos, media: 5,00 de 5)
| Print This Post

Fomento asume la sentencia del TJUE que ‘libera’ el transporte

Fenadismer

La flota de camiones española es la segunda de Europa (Fenadismer)

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea declara contraria a la reglamentación comunitaria la exigencia de una flota mínima para poder operar como transportista

El Ministerio de Fomento acatará la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que declara contraria a las leyes comunitarias la exigencia de una flota mínima para obtener la autorización de transporte en España.

La sentencia, que se ha hecho pública esta mañana, obliga al gabinete de Íñigo de la Serna a suprimir de la normativa actual esa exigencia tanto en el transporte de mercancías como de viajeros en autobús.

Fomento tendrá que modificar, al menos, el artículo 40 de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT) actualmente en vigor y derogar la Orden Ministerial de 2007 que desarrolla el ROTT en materia de autorizaciones de transporte de mercancías por carretera, así como volver a redactar el texto provisional de la reforma del ROTT antes de su publicación.

Fomento tiene que publicar el nuevo ROTT, actualmente en tramitación. Y hasta que eso no suceda, el requisito cuestionado por el TJUE continuará en vigor. Y para contrarrestar este “revés” Fomento elevará el rigor en el cumplimiento de otros requisitos para obtener la autorización de transporte, requisitos expresamente previstos por la reglamentación comunitaria.

La Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (FENADISMER) ha anunciado que solicitará al Ministerio de Fomento su máxima implicación para evitar una desordenación del sector del transporte español.

Como se recordará, en abril del pasado año, la Comisión Europea denunció formalmente ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea al Reino de España por posible incumplimiento de la Reglamentación europea sobre condiciones de acceso a la profesión de transportista, al considerar que el requisito de flota mínima establecido en la normativa española, esto es, la exigencia de disponer inicialmente de un mínimo de 3 vehículos de transporte para acceder por primera vez al sector del transporte pesado de mercancías, pudiera resultar desproporcionado y discriminatorio.

El Gobierno español basó la defensa del citado requisito de acceso al sector en la excesiva “dispersión” que caracteriza al sector empresarial español. Una característica, según Fomento, que contribuye a la “opacidad” del mercado y que hace necesario establecer el requisito de flota mínima. Sólo así, argumentó, se puede “dar más transparencia y mayor seguridad jurídica y económica a las relaciones comerciales entre los transportistas y sus clientes”.

Sin embargo, el TJUE ha resuelto mediante la sentencia dictada este jueves, no admitir tales argumentos, al considerar que del Reglamento europeo sobre acceso al sector (Reglamento 1071/2009, de 21 de octubre de 2009) se desprende claramente que “cualquier empresa que disponga al menos de un vehículo, debe poder obtener una autorización de transporte público, sin que los Estados miembros puedan establecer, como condición adicional, un número mínimo de vehículos distinto del fijado en esta disposición”.

FENADISMER considera que la sentencia va a suponer una “modificación muy sustancial” de la actual estructura empresarial del sector, con consecuencias “imprevisibles” y “preocupantes” respecto a la actual configuración y composición de un sector del transporte con importancia en la economía española.

Como recuerdan los portavoces de la Federación, debe tenerse en cuenta que la actual regulación española de la actividad del transporte público de mercancías por carretera, aprobada en 1999 tras la eliminación de los contingentes europeos para realizar transporte interior en los Estados miembros, ha supuesto durante sus 20 años de vigencia un crecimiento espectacular del sector empresarial español de transporte por carretera en el ranking europeo de transporte internacional, pasando de ocupar la cuarta posición en dicho año 1999 a ocupar la segunda posición en la actualidad, sólo por detrás de la flota polaca, y superando a las empresas alemanas y francesas, que en los últimos 10 años han visto disminuir su presencia internacional en más de un 50%.

Es evidente la importancia del asunto. Y también que si el Gobierno no adopta las “recomendaciones” del TJUE y pone fin al incumplimiento de la normativa europea, España podría ser multada hasta cumplir la sentencia, algo que no contemplan en el Ministerio de Fomento, que ya estuvo a punto de caer en ‘default’ con la reforma de la estiba.

Tags: , , , , ,