1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

Extremadura sale perjudicada por la subasta de renovables

Navarro

José Luis Navarro, consejero de Economía extremeño

El Ejecutivo de Guillermo Fernández Vara considera injusto que el Gobierno prime la energía eólica sobre la fotovoltaica

De los 3.000 MW adjudicados, 2.979 MW han sido adjudicados a instalaciones eólicas “al ser la tecnología que más energía produce por unidad de potencia instalada, 1 MW a instalaciones fotovoltaicas y 20 MW al resto de tecnologías

La Junta de Extremadura gobernada por el socialista Guillermo Fernández Vara considera que se ha cometido una injusticia con Extremadura con la subasta de energía renovable celebrada esta mañana.

En ella, la empresa aragonesa Forestalia se ha llevado más de la mitad de la subasta, 1.200 megawatios de eólica que se desarrollarán en Aragón, mientras que Gas Natural Fenosa se ha adjudicado más de 600 MW en la subasta, Enel Green Power España 500 MW y Siemens Gamesa con 206 megavatios.

Forestalia ya fue la mayor adjudicataria de la subasta del año pasado y ha alcanzado un acuerdo con General Electric para el suministro de un total de 1.500 MW para los proyectos eólicos que el grupo desarrollará en España.

Con esta nueva subasta, Forestalia suma 1.608,5 MW adjudicados y se consolida como referente en el nuevo “paisaje” de la generación de energías renovables.

La Compañía asegura que está cumpliendo con sus planes para aplicar los 408,5 MW adjudicados el año pasado. Para los 300 MW de energía eólica, está avanzando en la preparación de la construcción de sus parques eólicos, todos ellos en Aragón, donde han sido declarados de interés autonómico.

Para la rama de energías renovables de Endesa, Enel Green Power España, esta nueva adjudicación supone elevar la capacidad instalada hasta los 2.214 MW, 2.157 MW de potencia eólica. Gestiona más de 1.674 MW de capacidad en España, de los cuales 1.617 MW proceden de energía eólica, 43 MW de hidroeléctrica y 14 MW de otras fuentes de energía renovable, como la biomasa y la solar. Las plantas de EGPE generan alrededor de 4 TWh de energía libre de emisiones cada año.

Su director general, Enrique de las Morenas, ha destacado, tras conocerse los resultados de la subasta, que la adjudicación representa una inversión aproximada en los próximos años de 600 millones de euros para la construcción de la nueva capacidad eólica. Los proyectos, que se localizarán en Aragón, Andalucía, Castilla y León y Galicia, entrarán en funcionamiento en 2019, comercializarán su energía en el mercado español y generarán aproximadamente 1.750 GWh al año, evitando la emisión de alrededor de 1.050.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Pero el sol no ha salido para todos este miércoles y el consejero de Economía e Infraestructuras extremeño, José Luis Navarro, considera que, “nuevamente”, su región es la gran perjudicada en el desarrollo de las energías renovables, especialmente la de tecnología solar.

Para Navarro, los resultados provisionales que se conocen hasta el momento confirman sus temores de que la subasta, presentada “técnicamente neutral”, en realidad beneficiaría injustificadamente a la energía eólica al aplicarse como criterio que, en caso de empate, la eólica tendría prioridad frente a la energía fotovoltaica, la de mayor potencial de desarrollo en Extremadura.

“Desafortunadamente así ha sido ya que la práctica totalidad de la potencia ha sido adjudicada a los parques eólicos, lo que supone un daño muy grave para Extremadura. No tiene ninguna justificación ni explicación posible haber dejado fuera de la subasta a la energía fotovoltaica”, reprocha Navarro.

A la “teoría de la discriminación” se suma la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), que piensa que “resulta evidente que el diseño de la subasta, además de incumplir con el principio de neutralidad tecnológica, no ha dejado ejercer a la fotovoltaica su competitividad”.

La UNEF, que ya ha interpuesto un recurso ante el Tribunal Supremo, presentará una denuncia ante la Dirección General de la Competencia de la Comisión Europea.

Por otra parte, defienden en la UNEF que la tecnología fotovoltaica es una de las más competitivas, al haber reducido sus costes en un 80% en los últimos años, como demuestran las subastas de energías renovables llevadas a cabo a nivel internacional, donde la fotovoltaica ha alcanzado precios récord. Unos costes que podrían haber beneficiado a los consumidores, “que podrían haber apreciado una reducción mayor en su factura eléctrica si se hubiera hecho un diseño basado en la libre competencia”.

En esto no están del todo de acuerdo los miembros de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), que sostienen que la eólica es la única tecnología renovable con una industria propia en España en toda la cadena de valor, con más de 200 centros de fabricación en 16 comunidades autónomas. Esto se traduce, afirman, en que la instalación de los nuevos proyectos supondrá unas inversiones superiores a los 3.000 millones de euros, así como la creación de más de 30.000 empleos (directos e indirectos) en el periodo de instalación.

Y esto es lo que buscan en Aragón, donde la consejera de Economía, Industria y Empleo, Marta Gastón, ha mostrado su satisfacción por el hecho de que Forestalia vaya a desarrollar sus proyectos en Aragón.

Gastón ha recordado que la energía eólica registró un importante avance en Aragón con la regulación aprobada en agosto de 2016, que permitió desbloquear los proyectos paralizados desde hacía un lustro por los conflictos judiciales que había generado la anterior normativa de 2010. Con la aprobación del Decreto-Ley 2/2016, de 30 de agosto, el Ejecutivo Autonómico logró “aportar seguridad jurídica a los potenciales inversores y al sector”, ha subrayado la consejera, que estima que estos proyectos suponen 3,8 empleos creados en fase de construcción por cada megavatio instalado.

La dirigente regional ha presumido de que, gracias a “la seguridad jurídica y la agilización de los trámites” implantadas por el Ejecutivo autonómico, Aragón es considerara por el sector “Comunidad para poder apostar por estas inversiones”.

Por su parte, el Gobierno sigue empeñado en rebajar el precio de la luz subastando renovables. En este sentido, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha afirmado que sólo busca que las nuevas instalaciones renovables sean las más competitivas en costes, las más maduras en desarrollo tecnológico y, por tanto, las más baratas para todos los consumidores.

Tags: , , , , , ,