- elpueblodigital.es - http://www.elpueblodigital.es -

España vuelve a superar los 900 muertos en un día

Coronavirus España 3.04.2020 [1]

Estas cifras son las consolidadas a las 21:00 horas de ayer, jueves, 2 de abril de 2020

Ya roza los 11.000 infectados por la peste china

En España se han registrado hasta el momento 10.935 fallecidos y 117.710 contagiados por coronavirus.

Un días más, y van dos consecutivos, vuelven a registrarse 950 muertos en 24 horas [2].

Del total de positivos notificados por las autoridades sanitarias, 30.513 han superado la enfermedad.

La Rioja, Madrid, Castilla La Mancha y Navarra son las regiones con una mayor incidencia acumulada en los últimos 14 días. Madrid, con 4.483 muertos y 34.188 positivos sigue siendo la región con más incidencia del coronarias chino. Cataluña, con 2.335 decesos y 23.460 por causas asociadas a la patología del SARS-CoV-2, y Castilla-La Mancha (916 muertos y 8.523 infectados) son las siguientes en sufrir la crisis sanitaria.

El covid-19 mantiene en alerta y en confinamiento a los españoles. Las cifras que cada día remite el Ministerio de Sanidad no despejan el temor en una sociedad que lleva desde el pasado 14 de marzo en sus hogares viendo como el número de contagios y de fallecimientos no para de aumentar.

El mejor dato, como siempre, es el de número de personas (30.513) que han logrado superar la infección y han podido volver a sus casas. Todo lo demás son excusas y una falta de previsión que supera cualquier consideración.

Hoy jueves, 3 de abril, son los transportistas los que ponen el grito en el cielo ante la mala gestión con la que el Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos está encarando la crisis. Se suman así a los médicos, enfermeros, cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, agricultores y ganaderos, empleados de supermercados, farmacias y laboratorios, de los equipos de limpieza y seguridad que reclaman desde hace semanas mascarillas de protección.

Son todos trabajadores de ‘actividades esenciales’ que siguen en el tajo esperando no contagiarse mientras realizan su trabajo. Unos en primera línea y los otros inmediatamente detrás de ellos.

Las reclamaciones del sector del transporte se basan en la falta de previsión exhibida por el Ejecutivo, que decretó el estado de alarma el 14 de marzo y no fue hasta el 20 de marzo cuando anunció la compra del material de protección.

Hoy, 3 de abril, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha publicado en el BOE las instrucciones para la distribución de las mascarillas, cuya complejidad no augura que vaya a hacerse, ni mucho menos, con la urgencia que necesitan los camioneros. La realidad, cuentan, 14 días después de que José Luis Ábalos prometiera cuatro millones de mascarillas, es que siguen preguntándose dónde están y por qué tardan tanto en llegar. Y lo que es peor, con la incertidumbre de que nadie del Gobierno sea capaz de darles la más mínima respuesta. ‘Inaudito’, señalan.

‘Es inconcebible que casi tres semanas después de decretarse el estado de alarma y de que el transporte se considere como una actividad esencial para solventar esta crisis, nuestros conductores sigan acudiendo cada día a cargar y descargar las mercancías sin disponer de las medidas de protección personal que necesitan, no solo para protegerles estando tan expuestos, sino para que puedan seguir cumpliendo con su trabajo: garantizar el suministro de todo lo que se necesita para vivir’, alegan desde la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), que reclama a Ábalos que les facilite, ‘sin pretextos y con carácter inmediato’, el material de protección que necesitan.

«Estamos al límite. Nuestros conductores no pueden aguantar más tiempo sin protección a sabiendas de que pueden contagiarse en cualquier momento», clama todo el sector del transporte de mercancías, indignado con el Gobierno cada vez más y con más motivos.

Lo han repetido cien veces. ‘No queremos ser alarmistas pero nos estamos jugando el sostenimiento de la cadena de suministro. Si esta se desploma, no podremos hacer frente a esta pandemia porque, sin transporte, peligrará la salud de todos’.