1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 (Sin votos)
| Print This Post

España prolongará el espigón de El Tarajal para impedir la entrada de ilegales en Ceuta

Jorge Fernández Díaz

Jorge Fernández Díaz en la Comisión del Congreso

Lo ha anunciado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, durante la Comisión en la que ha explicado lo ocurrido en Ceuta el pasado 6 de febrero

Niega «devoluciones en caliente» ya que no hubo entrada en territorio nacional

La oposición le califica de «inhumano» y ha pedido su dimisión

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha comparecido hoy a petición propia en el Congreso de los Diputados para informar de lo ocurrido el pasado jueves, 6 de febrero, en el intento de asalto masivo a la frontera de Ceuta con Marruecos por parte de un numeroso grupo de inmigrantes. Fernández Díaz, que siente los trágicos fallecimientos ocurridos, ha justificado la actuación de la Guardia Civil ante la «creciente presión» migratoria procedente de África y la existencia de organizaciones criminales que «hacen negocio con el sufrimiento humano».

Dentro de la lucha contra la inmigración irregular, Fernández Díaz ha anunciado que, además de las últimas obras realizadas por el Ministerio del Interior en los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla, se contempla la prolongación en 2014 del espigón de El Tarajal en Ceuta y, a medio plazo, una remodelación general y ampliación del puesto fronterizo de El Tarajal. Todo ello para reforzar la seguridad de las fronteras de España, que son también las de la Unión Europea.

El ministro del Interior, que ha detallado lo ocurrido el pasado 6 de febrero en Ceuta, ha asegurado que la frontera está eficazmente protegida y cumple el Código de fronteras Schengen pero ha aclarado que el espigón, debido  a la sedimentación, no termina en la profundidad debida, lo que permite que en ocasiones sea practicable a pie sin necesidad de nadar.

«Eso es lo que ocurrió», ha dicho el ministro, que ha añadido que «ante la llegada de los inmigrantes a la playa, la Guardia Civil lanzó bolas de goma y munición de fogueo a varios metros de los «ilegales» y siempre en aguas españolas.

Fernández Díaz ha subrayado que, pese al efecto disuasorio que originaba la barrera, un grupo de 23 inmigrantes consiguió acercarse a menos de 25 metros de esa barrera, momento en que “se dio la orden tajante e inmediata de cesar el lanzamiento de medios para no poner en peligro la integridad de los inmigrantes”. Precisamente por esta circunstancia, ese grupo de personas llegó a la parte española de la playa –algunos auxiliados por la Guardia Civil- y de forma inmediata fueron rechazados y se hicieron cargo de ellos las Fuerzas marroquíes de las que habían escapado y que los estaban reclamando. En todo momento, dos embarcaciones del Servicio Marítimo de la Guardia Civil controlaron el movimiento de los inmigrantes por si fuera necesario prestarles ayuda para rescatarlos en las aguas españolas.

El ministro del Interior ha destacado que esta actuación de la Guardia Civil se ajusta a los protocolos legales y que la Guardia Civil, para salvaguardar la vida de los inmigrante, aplicó el llamado «concepto operativo» que se consolidó en 2005 con ocasión de los primeros asaltos masivos a las vallas de Ceuta y Melilla, y que se ha mantenido inalterable hasta la fecha, según el cual los inmigrantes que son contenidos y rechazados en estas líneas de vigilancia no son objeto de «devolución en caliente», ya que no se produce la entrada en territorio nacional.

«En el intento de asalto masivo a la frontera de Ceuta del pasado día 6 de febrero no se consumó ninguna entrada ilegal de inmigrantes en territorio nacional, a efectos del régimen general de extranjería, en tanto en cuanto ni en la valla terrestre, ni en la línea de vigilancia establecida en la lengua de agua en la playa del espigón de El Tarajal, ningún inmigrante rebasó dichas líneas» ha explicado el titular de la cartera de Interior.

«No estamos, por tanto, ante un supuesto de la denominada devolución en caliente«, ha afirmado el ministro del Interior, que ha añadido que todo se realizó con pleno conocimiento y aceptación por parte del Reino de Marruecos.

Durante su intervención, Fernández Díaz ha recordado que la Guardia Civil ha salvado miles de vidas de inmigrantes y realiza una encomiable labor humanitaria. «Les puedo citar, como ejemplo, las 3.454 personas rescatadas con vida en la mar en 2013 y 172 en lo que va de año», ha relatado el ministro.

Fernández Díaz ha puntualizado que la llegada de inmigración irregular al conjunto de las costas españolas descendió un 15% en 2013 respecto a 2012. «Se ha mantenido así la tendencia a la baja de 2012, que contrasta con el repunte del 18% ocurrido en 2011. En 2013, con 3.237 llegadas a nuestras costas, se ha registrado la menor cifra de la última década», ha explicado el ministro, quien ha añadido que en Ceuta y Melilla las entradas de inmigrantes irregulares fueron un 48,5% superior que en 2012 que en 2013, lo que obedece a que ambas ciudades son «objetivo prioritario de las organizaciones criminales que trafican con personas».

Las explicaciones del titular de Interior no han convencido a la oposición que le ha acusado de actitud inhumana, de practicar expulsiones ilegales y que ha pedido que se exijan responsabilidades políticas.

Ricardo Sixto

Ricardo Sixto

Es el caso del diputado y portavoz parlamentario Izquierda Unida en la Comisión de Interior, Ricardo Sixto, que ha reclamado hoy a Fernández Díaz el «cese inmediato» del director de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, por su actuación tras la muerte de los inmigrantes en la frontera de Ceuta.

Según Sixto, el máximo responsable del Instituto Armado «ha hecho un papelón acusando a las ONG que trabajan directamente con los inmigrantes de falsear datos», y ha insistido en la necesidad de exigir responsabilidades políticas por cómo se ha gestionado este tema.

«La gran pregunta que nos hacemos es hasta qué punto la actuación de los antidisturbios de la Guardia Civil en el mar fue la causa necesaria para el ahogamiento de al menos nueve personas«, ha inquirido Sixto al ministro, para añadir que «cuando un gran número de personas, con medios precarios de flotabilidad, se internan en el mar y llegan a aguas jurisdiccionales españolas no hay que responder con material antidisturbios, sino ser socorridos por quien corresponde, por salvamento marítimo o por la Guardia Civil». Así, ha recriminado al ministro que «cuando una persona está en el mar, en aguas jurisdiccionales españolas y peligra su vida, hay que socorrerla. Y para eso se llama a salvamento marítimo y no se responde con material antidisturbios».

Tags: , , , , , ,